6 harinas saludables para remplazar la de trigo refinada

Entre las harinas disponibles para sustituir la tradicional de trigo encontramos alternativas mucho más saludables. Algunas de ellas no contienen gluten, por lo que son perfectas para personas celíacas o intolerantes.

¿Sabes que existen y puedes consumir harinas saludables en vez de la harina de trigo refinada?

El consumo de harinas refinadas ha aumentado de forma notable en las últimas décadas.

Esto ocurre porque una amplia variedad de productos que venden en el mercado las contienen.

Su consumo es tan habitual que muchas personas las incluyen de forma desmedida en las comidas.

Y es que, a pesar de ser conscientes de que no son saludables, algunos no pueden resistirse a consumirlas varias veces al día para calmar el hambre.

harinas saludables

El problema es que su ingesta, a largo plazo, está relacionada con la aparición de enfermedades metabólicas como la obesidad y la diabetes.

Además, se ha determinado que el exceso de gluten puede ocasionar reacciones inflamatorias en el organismo, independientemente de si la persona es celíaca o no.

La buena noticia es que existen varias harinas que constituyen una alternativa saludable.

Se pueden utilizar de la misma forma sin causarle problemas al organismo y, además, obteniendo beneficios adicionales.

Harinas saludables para el consumo habitual

1. Harina de almendra

Harina de almendra harinas saludables

Se obtiene de las almendras finamente molidas, sin su cáscara.

Como la mayoría de frutos secos, se caracteriza por su bajo índice glucémico y su significativo contenido en proteínas, grasas saludables y vitamina E.

Es ideal para recetas de repostería como los bizcochos densos y los panes.

También remplaza las migas de pan en recetas como las albóndigas y los empanados.

Es primordial darle un buen almacenamiento en el refrigerador ya que, si se deja expuesta al aire, adquiere un sabor muy desagradable.

2. Harina de arroz

La harina de arroz se elabora a partir de los granos de este cereal finamente molidos o triturados.

Se puede hacer con arroz blanco, aunque también es válido utilizar el integral.

Ya que pertenece al grupo de harinas saludables puedes sustituirla por otras como la de trigo.

Asimismo, aporta una textura similar en panes horneados, con la ventaja de estar compuesta por carbohidratos complejos, vitaminas y minerales.

En la cocina japonesa la utilizan para la elaboración de fideos y postres tradicionales.

3. Harina de garbanzo

Harina de garbanzo

La harina de garbanzo es una fuente significativa de proteínas de alta calidad, fibra, minerales y sustancias antioxidantes.

En Oriente Medio y la India la utilizan desde hace cientos de años y, combinada con agua, podemos conseguir rápidamente una pasta parecida al hummus.

Tiene un índice glucémico bajo y se emplea solo en recetas saladas porque en las dulces no suele quedar bien.

4. Harina de castaña

Se caracteriza por su bajo contenido de grasa y su significativo aporte de proteínas y carbohidratos complejos.

Se puede utilizar como sustituto de la harina de almendras, pero se debe tener en cuenta que su sabor a nuez es más fuerte.

Contiene ácido fítico (47 mg/100g), una sustancia vegetal a la que se le atribuyen propiedades antioxidantes y digestivas, que podrían ayudar a reducir la absorción de colesterol.

Contiene 53 gramos de hidratos de carbono por cada porción de 100 gramos y también aporta vitamina C, potasio, manganeso y cobre.

No tiene gluten y se puede utilizar para la elaboración de postres.

Lee más sobre: Cómo rebozar algunos alimentos si no puedes comer gluten

5. Harina de coco

harina de coco harinas saludables

Se obtiene de los restos de pulpa de coco que quedan tras preparar la leche a través del proceso de prensado.

Es rica en fibra, absorbente y, como las harinas saludables, también se incorpora con más facilidad en ciertas recetas.

Cada taza aporta hasta 10 gramos de fibra, frente a los 3 gramos que aporta la de almendras.

En la cocina se utiliza una poca cantidad de la harina mezclada con agua y huevos para proporcionarle humedad.

Su sabor dulce la hace idónea para la elaboración de panecillos, masa de pizza, bizcochos o tartas, entre otras delicias.

6. Harina de quinoa

La harina de quinoa contiene proteínas, aminoácidos esenciales y vitaminas que mejoran la salud tanto de los niños como de los adultos.

Contiene minerales como el hierro, calcio y fósforo, además de fibra, vitamina E y vitaminas del complejo B.

Se obtiene del grano molido de quinoa lavado.

Es muy fácil de preparar y puede sustituir la harina tradicional en sopas, postres, bebidas y recetas de panadería.

¿Sabías de la existencia de estas harinas saludables?

Como acabas de notar, estas provienen de alimentos muy beneficiosos y de alta calidad nutricional.

Anímate a utilizarlas en casa y disfruta de recetas deliciosas sin temor a exponer tu salud y la de tu familia.