6 ideas para hacer la primera cita inolvidable

Una primera cita puede ser exitosa o un completo desastre. ¡Eso depende de ti! Te damos algunos consejos para sortear todos los obstáculos.

Ser uno mismo es lo más importante al momento de hacer la primera cita inolvidable; pero, por supuesto, no es lo único, ya que se necesitan ciertos ‘ingredientes’ adicionales. En este artículo te contaremos algunas ideas para que ese encuentro inicial sea el más bonito de todos.

¿Se puede hacer la primera cita inolvidable?

Con ‘inolvidable’ nos referimos a una experiencia positiva, que recordaremos por siempre. Por supuesto, parece algo difícil de conseguir para un primer encuentro, sin embargo, la clave reside en ‘ser nosotros mismos’ y no intentar aparentar para agradar al otro.

Una primera cita está plagada de expectativas, ansiedades y miedos; principalmente, si la otra persona nos gusta mucho o si hace bastante que no salimos con nadie. Las mujeres pueden pasarse horas probándose el atuendo ideal, comprándose ropa nueva y hablando con sus amigas con respecto a cada accesorio.

Quizás los hombres sean un poco más sencillos, pero no por ello dejen de lado su aspecto: afeitarse, cortarse el cabello y usar ‘la mejor camisa’ están dentro de sus actividades previas a una primera cita.

Es que, en realidad, queremos agradar al otro ya desde el primer momento; y está bien que así sea. Sin embargo, esto solo no alcanza: también debemos caerle bien a esa persona (casi) desconocida demostrando nuestra mejor versión. Siempre y cuando no se exagere ni se interprete un personaje, es bueno sacar a relucir nuestras virtudes.

Ver también: ¿Cómo rechazar la segunda cita?

Tips para hacer la primera cita inolvidable

Una primera cita puede ser inolvidable sin ejercer demasiada ‘presión’, ya que el objetivo es conocerse y luego gustarse. No hay que pensarlo tanto, con ser uno mismo muchas veces alcanza. Echa un vistazo a estos consejos que pueden ser de gran ayuda para este encuentro tan especial.

1. Ser fiel a ti mismo

Mujer con expectativas.

Esto quiere decir que si no acostumbras a beber alcohol, no aceptes ir a un bar. Opta por una cafetería, un restaurante, un parque, un museo o el cine. Si tienes la opción de proponer el lugar, elige aquel que te identifique o donde te sientas cómodo. Por supuesto, debes conseguir la aprobación del otro, por lo cual, sería bueno que escojan un establecimiento que les guste a ambos o donde se sientan a gusto.

2. Vestirse cómodamente

Es verdad que no se suele acudir a una primera cita vestido con ropa deportiva ni de la misma forma que estamos en casa el fin de semana; pero tampoco hay que comprarse o ponerse algo que no nos representa ni es fiel a nuestro estilo.

Con sencillez y un poco de esmero podemos vernos de maravillas, gustar y estar acordes a nuestra personalidad. Por lo tanto, si prefieres unos jeans y te encantan los zapatos sin tacones… ¡No dudes en usarlos para tu primera cita!

3. Evitar quejas y lamentos

Cita de una pareja.

Dicho de otra manera: ¡No hables de tu ex! Para hacer una primera cita inolvidable los problemas no pueden ser el eje de la conversación. Nada de lamentarse, de quejarse y mucho menos de victimizarse.

Saca a la luz temas interesantes, divertidos, alegres y amenos. Ponte en el lugar del otro: ¿de verdad te gustaría pasarte dos horas oyendo como alguien sentado frente a ti se queja de todo, llora por un amor perdido o se lamenta por las cosas que no ha hecho en su vida?

Te recomendamos leer: Consejos para “sobrevivir” a la primera cita

4. No fingir

Así como no es bueno ponerse una ropa que no nos representa, tampoco es recomendable actuar o parecer alguien que no somos. Aunque seas un excelente actor, deja tus dotes artísticas para los escenarios.

En una primera cita lo que vale es la sinceridad y ser genuino; por ello, te aconsejamos que muestres tu esencia, tus gustos, tus opiniones y tus deseos. No quieras aparentar algo que no eres porque luego deberás mantener esa mentira. Y comenzar una relación a base de engaños nunca trae buenos resultados.

Si hay algo que no te gusta de ti, por el momento no lo digas ni demuestres… Ya habrá tiempo en posteriores encuentros para conocerse más en profundidad. Pero atención, porque eso tampoco significa hablar únicamente de tus virtudes, ya que puedes pecar de ‘narcisista’.

5. No querer complacer al otro siempre

Preparar una cita a ciegas

Es verdad que en una primera cita todo es galantería e intentar agradar, pero para eso también hay un límite. Por ejemplo, si el otro dice algo y tú no estás de acuerdo… ¡Dícelo! No hace falta que asientas como si fueses un robot o un muñeco.

Sin llegar a una discusión -que haría a la primera cita inolvidable, pero en el mal sentido de la palabra- puedes sutilmente argumentar en contra de esa opinión o expresión.

Si por el contrario aceptas o adhieres a todo, aunque no estés completamente de acuerdo, es lo mismo que fingir ser alguien que no eres.

6. Interesarse por el otro

La mejor manera de tener una conversación amena es mostrar interés por el otro. Sin llegar al extremo de ‘interrogar’ o ‘entrevistar’ podemos lograr una charla agradable si permitimos a nuestra cita que cuente cosas sobre ella misma. No abuses del ‘yo’ en las oraciones, el egocentrismo no va de la mano con las buenas relaciones.