6 importantes razones por las que no debe faltar fibra en tu dieta

¿Sabías que el consumo de fibra, además de prevenir el estreñimiento, es fundamental para combatir la inflamación abdominal, reducir el colesterol y promover la expulsión de desechos?

La fibra dietética es uno de los nutrientes esenciales que más atención científica ha recibido en las últimas décadas.

Sin tratarse de un alimento como tal, se ha ganado el interés de muchos nutricionistas, dado que su ingesta le brinda importantes beneficios al organismo.

Es un tipo de carbohidrato no digerible, cuya presencia en el cuerpo agrega volumen y retiene agua para transportar sin inconvenientes los alimentos a través del sistema digestivo.

Esto indica que, a diferencia de las proteínas y las grasas, pasa intacto por el estómago y los intestinos, facilitando su limpieza.

Gracias a esto, su incorporación en la dieta promueve el bienestar físico y mental, ya que ayuda a fortalecer el sistema inmunitario y previene el desarrollo de enfermedades.

¿Cuáles son los tipos de fibra?

Fibra

Se distinguen dos tipos de fibra:

  • La insoluble, como la celulosa, la lignina y algunas hemicelulosas abundantes en los cereales.
  • La soluble, presente en las gomas y pectinas contenidas en legumbres, frutas y vegetales.

La fibra insoluble queda casi intacta al pasar por el intestino, e incrementa su motilidad para la eliminación de los desechos.

Controla la acidez en el intestino y es uno de los mejores remedios para los pacientes con estreñimiento.

Por su parte, la soluble, se disuelve en agua y forma una especie de gel que contribuye a bajar los niveles de colesterol y de glucosa en la sangre

Su ingesta está recomendada para los pacientes con diabetes y riesgo de enfermedades cardiovasculares.

Ver también: Trucos para cocinar con menos colesterol

¿Cuál es la importancia de incorporar fibra en la dieta?

El consumo habitual de alimentos ricos en fibra es una excelente forma de cuidar el organismo tanto por dentro como por fuera.

Este nutriente es clave para un buen proceso digestivo y, por si fuera poco, ejerce otros importantes efectos en la salud.

A continuación destacamos 6 razones para no dejar de comerla:

1. Ayuda a perder peso

Ayuda a perder peso

Está comprobado que la ingesta de alimentos ricos en fibra es uno de los mejores recursos para promover la pérdida de peso saludable.

Su presencia en el organismo apoya las funciones metabólicas, controla la liberación brusca de insulina y mantiene bajo control los antojos.

Además, sirve para promover la desintoxicación del organismo a cambio de un mínimo aporte calórico.

2. Previene el desarrollo de enfermedades crónicas

Los alimentos que contienen este nutriente son útiles para evitar trastornos crónicos como la obesidad que, a su vez, está asociado con el desarrollo de enfermedades cardíacas e inflamatorias.

Consumirlo en cantidades adecuadas cada día mejora la circulación, reduce los efectos negativos de los radicales libres y ayuda a lograr un envejecimiento más sano.

Así las cosas, sus fuentes naturales, como las frutas y los vegetales, mejoran de forma considerable la calidad de vida.

3. Combate la inflamación abdominal

inflamación-abdominal

Comer entre 25 y 30 gramos de fibra todos los días mejora el movimiento intestinal y disminuye la inflamación en el abdomen.

Incluso, su incorporación en la dieta facilita la eliminación de la grasa que se acumula en esta zona del cuerpo, la cual está vinculada con el riesgo de padecer problemas cardíacos.

4. Previene el estreñimiento

Uno de los factores asociados con el desarrollo del estreñimiento crónico es una dieta con deficiencia de este nutriente esencial.

La fibra dietética de alta calidad ayuda a retener la humedad durante el proceso digestivo, por lo que facilita el movimiento de las heces a través de los intestinos.

A su vez, este efecto disminuye el riesgo de síndrome de colon irritable, hemorroides y otros trastornos asociados a la acumulación de desechos.

5. Controla los niveles de azúcar en la sangre

Reduce los niveles de azúcar en la sangre

Los pacientes con tendencia a sufrir descontroles en sus niveles de azúcar en la sangre pueden obtener muchos beneficios cuando ingieren suficiente fibra todos los días.

Esta sustancia, en particular la de tipo soluble, retrasa la absorción de azúcares y optimiza su utilización como fuente de energía.

Una dieta rica en fibra es determinante para controlar y prevenir la diabetes tipo 2.

Te recomendamos leer: Reduce el colesterol y los niveles de azúcar en la sangre con esta cerveza de jengibre

6. Mejora la salud oral

Uno de los beneficios poco conocidos de la fibra tiene que ver con sus efectos positivos en el cuidado de la salud oral.

Su ingesta adecuada equilibra el pH de la boca y reduce la presencia de las bacterias asociadas con las caries y los problemas en las encías.

Como acabas de notar, un consumo apropiado de fibra es esencial para mantener un buen funcionamiento de los principales sistemas de nuestro cuerpo.

Por lo tanto, es importante incluirla dentro de la alimentación diaria, sobre todo a través de frutas, vegetales y cereales integrales.

Te puede gustar