6 increíbles beneficios del aceite de coco

El aceite de coco es un producto muy versátil cuyos beneficios podemos aprovechar con fines alimentarios, medicinales y estéticos.

Seguramente, debes estar familiarizado con el delicioso sabor a coco. Crudo o cocido, su sabroso olor tampoco pasa inadvertido. Lo que tal vez no sepas es que el aceite de coco puede ser tan beneficioso para la salud como útil para la belleza. 

De hecho, en el ayurveda, el aceite de coco se utilizaba como un elemento clave para el bienestar. Se lo considera como el más sano en la tierra y podría decirse que sus bondades son casi infinitas. Tanto es así que, en los años 50, solía llamarse al aceite de coco “la farmacia en una botella”.

Antecedentes científicos

Enjuague de aceite de coco

Cuando lo consumimos, el aceite de coco es absorbido directamente por el hígado desde el intestino. Luego, se convierte en cuerpos cetónicos. Estos son utilizados por el organismo como combustible para producir energía.

Esto provoca que la actividad metabólica sea mayor, circula menos grasa por el torrente sanguíneo, por lo que se acumula menos grasa en el cuerpo.

La lista de los beneficios del aceite de coco es interminable. No obstante, a continuación enunciamos unos de ellos.

Lee también: Señales del cuerpo de que tu hígado está sobrecargado.

Aceite de coco como antibiótico y antioxidante natural

El ácido láurico presente en el aceite de coco actúa como antimicrobiano frente a:

  • Estafilococos, que son los responsables de muchas infecciones de la piel y del torrente sanguíneo
  • Diversos tipos de hongos
  • Virus
  • Los efectos de la levadura común

Por otro lado, varios estudios realizados en el 2013 en la universidad de Kerala (India), demostraron que una dieta rica en aceite de coco virgen es beneficiosa para reducir el estrés oxidativo. Este es responsable del daño celular que causa trastornos que van desde el Alzhéimer hasta el cáncer.

Aceite de coco contra las enfermedades cerebraleshierbas y especias para tu cerebro

El aceite de coco tiene efectos terapéuticos en trastornos cerebrales como el Alzhéimer. El consumo de aceite de coco da lugar a una mejora inmediata en pacientes que presentan estadios leves de la enfermedad.

Los ácidos grasos que contiene están siendo estudiados como agentes que potencialmente pueden ayudar a disminuir también sus efectos.

Beneficios del aceite de coco contra la epilepsia

La dieta cetógena tiene un alto contenido de grasa, proteínas adecuadas y es baja en carbohidratos. Logra que las convulsiones en niños con epilepsia se reduzcan un 75 %.

Los triglicéridos de cadena media (TCM) que contiene el aceite de coco aumentan la concentración de cuerpos cetónicos, lo que contribuye a la reducción de la epilepsia.

Pérdida de peso y disminución del síndrome metabólico

Si lo que buscas es estar en forma, es momento de que comiences a tomar medidas y comiences a beneficiarte del aceite de coco para alcanzar tu propósito.

Los  TCM que contiene el aceite de coco hacen que el gasto de energía que tienes en tu día aumente hasta un 5 %. Esto significa que consumes alrededor de 120 calorías más diariamente.

Por otro lado, si no conoces el síndrome metabólico, debes saber que es un grupo de factores de riesgo que pueden aumentar las posibilidades de padecer enfermedades del corazón y otros problemas de salud, como la diabetes o el derrame cerebral.

Beneficios del aceite de coco como humectante natural

Puede que ya te hayas dado cuenta de que el aceite de coco está presente en muchos productos de belleza naturales.

El aceite de coco hace que tu piel sea naturalmente muy suave, radiante y saludable. También penetra en el cabello con facilidad y lo deja con un agradable aroma. Además de ser un gran agente humectante, es muy útil para tratar los eccemas y la psoriasis.

Para un cabello hermoso de manera natural

acondicionador de cabello

Como bien sabes, el aceite de coco es un gran hidratante. Si lo usas como acondicionador, dejará tu cabello sedoso y con un brillo saludable. El ácido láurico presente en este aceite, tiene una alta afinidad con las proteínas del cabello. Por esta razón, tu cabello lo absorbe incluso desde los folículos con gran facilidad.

En un estudio realizado en 2003, se descubrió que otro de los beneficios del aceite de coco es que reduce la pérdida de las proteínas del cabelloTanto si se usa antes, como durante o después del lavado, obtendrás los mismos beneficios debido a su composición y su bajo peso molecular.

Formas de aplicar el aceite de coco sobre el cabello

Una de las formas de aplicar el aceite de coco en tu cabello es calentarlo. Toma un poco con los dedos y aplícalo desde la raíz hasta las puntas. Da un masaje y deja actuar toda la noche. Al día siguiente lava tu cabello como de costumbre. Luego de la primera aplicación, notarás los cambios: tu cuero cabelludo estará mucho más nutrido y tu cabello más hermoso que nunca.

No olvides leer: 5 formas de utilizar el aceite de coco para un cabello saludable.

Estos son unos de los muchos beneficios del aceite de coco. Como puedes ver, no solo es una buena opción para la cocina. También tiene importantes aplicaciones en la estética. Encontrar este producto es muy fácil, ya que en cualquier supermercado o tienda de alimentos naturistas lo tienen en diversas presentaciones.

Eso sí, te recomendamos que si vas a utilizar el aceite de coco en tus rutinas de belleza no te olvides de que sus beneficios han de complementarse con la práctica de buenos hábitos

  • Arunina, S., and Rjamohan, T. (2013). "Effect of virgin coconut oil enriched diet on the antioxidant status and paraoxonase 1 activity in ameliorating the exidative stress in rats --a compartive study", Food Funct., 4 (9): 1402-09.
  • Meyers, D.; Maloley, P., and Weeks, D. (1996). "Safety of antioxidant vitamins", Arch Intern Med, 156 (9): 925-35.
  • Rele A. S., and Mohile R. B. (2003). “Effect of mineral oil, sunflower oil, and coconut oil on prevention of hair damage”, J Cosmet Sci, 54 (2): 175-192.
  • Salunkhe, D. K. (1992). World oilseeds : chemistry, technology, and utilization. New York: Van Nostrand Reinhold.
  • Valko, M.; Morris, H., and Cronin, M. (2005). "Metals, toxicity and oxidative stress", Curr Med Chem, 12 (10): 1161-208.