6 increíbles beneficios de saltar la cuerda que posiblemente desconocías

Katyusca Chacón 10 diciembre, 2016
Saltar la cuerda es una forma muy efectiva, a la par que divertida, de mantenernos en forma y optimizar nuestra capacidad pulmonar, además de aumentar nuestra resistencia física

Saltar la cuerda puede evocarte a algunos momentos de tu niñez, pero la verdad es que es uno de los ejercicios cardiovasculares más completos que puedes practicar.

Esta sencilla actividad que parece un juego de niños puede mantenerte en una buena condición y aumentar considerablemente tu resistencia física.

Además, es el complemento perfecto de algunos deportes o de rutinas de ejercicios.

Lo mejor de todo es que no necesitas ir al gimnasio, ni contar con máquinas, mancuernas o ningún otro elemento para tener buenos resultados.

Solo necesitas una cuerda y ganas de moverte y divertirte.

Saltar la cuerda, un ejercicio cardiovascular

Los ejercicios cardiovasculares son muy importantes para mantener una buena salud física. En este caso, saltar la cuerda aumenta la frecuencia cardíaca, al igual que cuando caminamos, corremos, subimos o bajamos escaleras o andamos en bicicleta.

Este tipo de ejercicio permite que el cuerpo use el oxígeno eficientemente, de modo que brinda beneficios al corazón, los pulmones y el aparato circulatorio.

Ver también: 3 jugos naturales para cuidar de tu corazón y las arterias

Coordinación y movimiento

Si saltaste la cuerda cuando eras un niño, debes recordar que este ejercicio exige coordinación y movimiento.

  • Inicialmente se aconseja practicar los movimientos de pie y brazo por separado.
  • Comienza sujetando la cuerda en una mano y los dos pies juntos.
  • Mueve la cuerda rítmicamente y salta cuando se aproxime a tus pies.

6 beneficios de saltar la cuerda que quizá no conoces

Cuerda

Además de ser sencillo y económico, saltar la cuerda nos brinda muchos beneficios. Veamos cuáles son:

1. Tonifica los músculos

Cuando saltas la cuerda trabajan todos los músculos de tu cuerpo, comenzando con el grupo muscular central, los superiores y los inferiores.

Los hombres usan en la parte superior los bíceps y el trapecio para mantener la cuerda en constante movimiento. Esta práctica endurece y tonifica estos músculos.

A su vez, los abdominales también se contraen por la fuerza de los saltos.

De los grupos musculares inferiores, es evidente que el movimiento coordinado de las piernas y la cuerda genera tensión muscular, lo que tonifica y desarrolla los cuádriceps, glúteos, femorales y las pantorrillas.

2. Mejora la circulación sanguínea

Mejora la circulación sanguínea

El movimiento que se genera cuando saltamos la cuerda beneficia directamente nuestro sistema circulatorio.

El corazón trabaja para cumplir eficazmente con el bombeo de la sangre a todo el cuerpo. Igualmente la hace circular por las arterias, lo que disminuye el riesgo de sufrir un infarto o un paro cardíaco.

3. Aumenta la capacidad pulmonar

Al saltar la cuerda nuestros pulmones reciben mayor cantidad de aire, lo que ayuda si existen problemas respiratorios.

Asimismo, mejoramos nuestra resistencia física, lo que permitirá ejercitarnos mayor tiempo sin fatigarnos.

4. Quema calorías

Quema calorías

Saltar la cuerda tan solo 30 minutos quema, aproximadamente, 400 calorías así como grasas de todo el cuerpo. Esto convierte a este ejercicio en un gran aliado cuando queremos perder peso.

5. Eliminación de toxinas

Cuando saltamos la cuerda, expulsamos las toxinas de nuestro cuerpo por medio del sudor. Esto permiten que se regeneren las células y que funcionen de forma óptima.

6. Evita el estrés y mejora la actividad cerebral

Aunque no se ha probado científicamente, se dice que la coordinación necesaria para saltar la cuerda crea nuevas conexiones neuronales.

Además, las endorfinas que se liberan mientras se hace este ejercicio nos ayudan a relajarnos y alivian el estrés y la angustia.

Esto genera una mentalidad positiva que aumenta las posibilidades de tener una mejor calidad de vida.

Te recomendamos leer: Descubre 3 fuentes de azúcares que son imprescindibles para tu cerebro

Algunos consejos para saltar la cuerda

saltar la cuerda

Aunque saltar la cuerda es un ejercicio fácil, hay que tomar algunas precauciones para evitar el impacto en las articulaciones.

Al momento de empezar, lo más recomendable es hacer algunos estiramientos. Comienza con saltos suaves y períodos cortos. Luego podrás ser capaz de saltar más rápido y por períodos más largos.

Si no estás en forma, es normal que al principio te sientas fatigado . Lo más recomendable es que aumentes el tiempo poco a poco para ir ganando más resistencia.

Otra recomendación es que combines saltar la cuerda con una rutina de ejercicios de baja intensidad. Pueden ser aeróbicos o pesas suaves: esto permitirá que puedas saltar por períodos más largos.

Indudablemente, este ejercicio es uno de los mejores que puedes hacer o incorporar a la rutina que ya tengas.

Practicarlo trae excelentes beneficios, por eso se ha convertido en uno de los preferidos de los amantes del fitness y deportistas.

Te puede gustar