Tóxicos que se esconden en los productos de limpieza

Los productos de limpieza industrializados pueden contener productos tóxicos. Conoce cuáles son los tóxicos presentes en productos de limpieza y cómo podrían afectar la salud.

A la hora de limpiar el hogar, mucho se habla de la conveniencia de usar productos de limpieza naturales por sobre los industrializados. Sin embargo, la mayoría de las personas no considera seriamente los efectos nocivos de los productos de limpieza.

Te contamos cuáles son los ingredientes tóxicos que se esconden en los productos de limpieza y los posibles daños a la salud. Los principales afectados son el sistema respiratorio, particularmente los pulmones debido a las toxinas liberadas y que quedan en el aire.

Si bien es posible que no generen un daño inmediato, a la larga pueden provocar efectos. Por supuesto, en personas alérgicas o sensibles a determinadas enfermedades, las consecuencias pueden aparecer en un lapso más corto.

Algunos de los trastornos que pueden desencadenarse a corto o largo plazo son:

  • Asma.
  • Problemas hormonales.
  • Enfermedades neurotóxicas (afectan el sistema nervioso).
  • Problemas de infertilidad.

Ingredientes tóxicos en los productos de limpieza

1. 2-butoxietanol

Este poderoso elemento es un disolvente que puede ser peligroso para los glóbulos rojos. Lo encuentras en productos de limpieza para la cocina, limpiavidrios y en los desinfectantes multiuso. Puede causar dolores de garganta y otros padecimientos pulmonares. En dosis demasiado altas, puede generar incluso daños hepáticos.

También se encuentra el hidróxido de sodio o potasio que normalmente se usa para los limpiadores de hornos. Pueden causar lesiones o quemaduras en la piel, además de afectar a los pulmones y los ojos.

También lee 8 trucos de limpieza que puedes hacer con sal y otros productos caseros

2. Ftalatos

Este componente se utiliza en todos aquellos productos de limpieza con fragancias sintéticas, como pueden ser los limpiadores multiuso, los desinfectantes para el baño, el suelo o los lavavajillas. Incluso se encuentra también en algunas marcas de papel higiénico.

Provocan desequilibrios a nivel hormonal. Esto, a largo plazo, puede conducir a una disminución de espermatozoides en los hombres, así como también al padecimiento de migraña o asma.

3. Hipoclorito de sodio

Puede sonarte conocido, dado que es uno de los componentes principales de la lejía o lavandina. También está presente en blanqueadores y purificadores, como el cloro de las piscinas.

Desde ya, su ingesta, que puede ser accidental, puede provocar daños estomacales serios. En este caso, se debe buscar atención médica inmediata.

Por otro lado, nunca debe combinarse con amoníaco, ya que genera gases tóxicos que pueden ser sumamente nocivos para las vías respiratorias.

El contacto con este químico puede ocasionar irritación, ardor y enrojecimiento de la piel o los ojos, tos, sensación de náuseas, dolor en la boca o en la garganta. En casos más graves, los síntomas pueden ser dolor torácico, presión arterial baja, vómitos y hasta delirio. Remarcamos que, si se ha ingerido este componente, lo más apropiado es acudir a emergencias cuanto antes.

4. Amonio cuaternario

Se trata de un químico que se incluye en desinfectantes y detergentes. Asimismo, debido a su efectividad para combatir bacterias, virus, hongos y algas, suele ser utilizado como pesticida.

¿De qué manera afecta nuestra salud el amonio cuaternario? Tiene una capacidad de irritación muy importante para la piel y las vías respiratorias. Esto se da como resultado de la exposición a la inhalación o el contacto de la piel con el productos de limpieza.

Además, la utilización periódica de este elemento, como la que hacen las personas encargadas de la limpieza de un hogar o establecimiento, puede facilitar la aparición de enfermedades respiratorias crónicas.

Lee también: 5 fórmulas para hacer tus propios productos de limpieza

5. Glutaraldehído

En general, provoca consecuencias muy parecidas a las del amonio cuaternario. También se encuentra en desinfectantes y puede provocar enfermedades respitarorias, irritación en la piel, rinitis y conjuntivitis.

6. Hipoclorito

Es uno de los ingredientes tóxicos que se esconden en los productos de limpieza más conocidos. El cloro, como se lo denomina comúnmente, está presente en muchos productos de limpieza. Además, se usa para la purificación y conservación, entre otras cosas, del agua de las piscinas. No obstante, sus efectos dependerán de la dosis y el tipo de exposición.

Entre los problemas más comunes que suele causar, encontramos las irritaciones cutáneas (ardor, enrojecimiento), dolor de pecho, alteraciones en la respiración, tos, dolor de garganta y otros problemas respiratorios. La mayoría son causados por una exposición a los gases del cloro.

Si los efectos se dan por el contacto directo o la ingesta del producto, debes realizar una consulta médica inmediata.

En resumen, podemos ver que los compuestos químicos que usamos cotidianamente pueden generar problemas para la salud. Hay que estar atentos y, en lo posible, usar productos de limpieza naturales y caseros.