6 irregularidades del periodo menstrual que no debes ignorar

Para descartar complicaciones y problemas es importante que cada mujer conozca su periodo menstrual y que acuda al ginecólogo ante la menor duda para realizarse los exámenes oportunos

 

Las irregulares que se presentan con el periodo menstrual tienden a ser un motivo de preocupación en las mujeres.

Si bien no suelen representar problemas de salud graves, algunas veces son signos de desequilibrios hormonales, deficiencias nutricionales y otros trastornos a los que se les debe prestar más atención.

El ciclo menstrual normal dura de 28 a 35 días, en función de la edad, la carga hormonal y los hábitos de cada una.

Por esta razón, si el ciclo no es común o presenta alguna anormalidad, es conveniente consultar al médico para determinar si se debe a alguna complicación.

Teniendo en cuenta que muchas no saben diferenciarlo, en esta oportunidad queremos compartir en detalle 6 cambios que no deben pasarse por alto.

1. Ausencia del flujo menstrual

Ausencia del flujo menstrual

La ausencia del flujo menstrual, mejor conocida como amenorrea, se caracteriza por la detención completa, durante una temporada larga, de la menstruación.

Se considera que una mujer lo padece cuando, durante tres o más meses seguidos, tiene ausencia de sus periodos sin una causa aparente (como el embarazo).

Es habitual entre:

  • Deportistas de élite
  • Bailarinas profesionales
  • Mujeres que se someten a dietas estrictas
  • Mujeres con anorexia

2. Formación de coágulos

La formación de pequeños coágulos de sangre es bastante normal durante la menstruación. Sin embargo, si la totalidad del flujo se compone solo de estos, es fundamental prestarle más atención.

No es normal que, de repente, los sangrados menstruales presenten coágulos abundantes y de gran tamaño.

  • Estos solo son comunes durante los primeros días después de dar a luz.

3. Sangrado menstrual abundante y prolongado

Sangrado menstrual abundante y prolongado

Los sangrados menstruales abundantes, conocidos en términos médicos como menorragias, son comunes entre las mujeres y, de hecho, la mayoría los padece por lo menos una vez.

Pese a esto, se pueden convertir en un motivo de preocupación cuando se vuelven recurrentes y se prolongan por siete y más días.

  • Las mujeres que lo padecen se ven en la obligación de cambiar sus toallas o tampones con más frecuencia de lo normal, lo que, por supuesto, implica un mayor gasto.
  • En casos graves puede ser una causa de anemia por la pérdida excesiva de sangre.

4. Menstruaciones dolorosas

Es habitual que, de forma ocasional, el periodo menstrual se presente en compañía con un dolor severo en la parte baja del abdomen, algunas veces extendido hasta la zona lumbar.

Sin embargo, cuando el síntoma es recurrente, e interfiere en las actividades cotidianas de la mujer, lo mejor es solicitar ayuda médica.

  • Esta condición se conoce como dismenorrea y puede complicarse a tal punto de producir incapacidad.
  • Aunque rara vez se relaciona con enfermedades propias del útero, al parecer tiene que ver con el aumento de la producción de una hormona conocida como prostaglandina.

5. Sangrados entre períodos

Sangrados entre períodos

Los sangrados que se producen entre un periodo menstrual y otro, es decir, en una fecha ajena a la habitual, son un signo claro de que algo no está del todo bien.

Estos pueden indicar un desbalance hormonal y, en casos más complejos, alertan enfermedades en los ovarios u otras partes del aparato reproductor.

Es importante consultar al médico para verificar si se deben a:

  • Síndrome de ovario poliquístico
  • Fibromas
  • Pólipos
  • Inflamación del cuello uterino
  • Precáncer o cáncer de ovario o útero

6. Anormalidades en los signos vitales

Algunas pacientes presentan una disminución de la presión arterial en los días previos y durante la menstruación.

Aunque es un signo completamente normal, es importante chequearlo y estar atentas, dado que, en ciertos casos, el desbalance puede ser significativo y peligroso.

Lo mejor es consultar al médico si, además de tener hipotensión, se presentan síntomas como:

  • Sudoración profusa
  • Dificultades respiratorias
  • Taquicardias
  • Sensación de desvanecimiento
  • Mareos y fatiga

¿Cuándo es necesario consultar al médico?

Para resumir estas irregularidades, ten en cuenta que debes consultar a tu médico o ginecólogo si:

  • Los fluidos vaginales del periodo menstrual son abundantes
  • Hay una ausencia prolongada del periodo menstrual
  • Los sangrados tienen un olor muy fuerte o fétido
  • La menstruación se acompaña con dolor abdominal fuerte y fiebre
  • Hay excreción excesiva de coágulos de sangre
  • El periodo menstrual está retrasado
  • Durante el periodo se produce una fuerte sensación de fatiga

¿Estás atravesando alguna de estas irregularidades? Aunque te parezca que lo puedes sobrellevar, lo ideal es que busques asistencia médica para saber si estas tienen su origen en una afección de mayor cuidado.

Solicita los exámenes pertinentes y atiende las recomendaciones para su control.

 

 

 

 

Categorías: Curiosidades Etiquetas:
Te puede gustar