6 maneras de fortalecer tu sistema nervioso

Para equilibrar el funcionamiento del sistema nervioso basta con adoptar hábitos saludables. Te contamos qué puedes hacer para regularlo cuando sientas ansiedad, estrés y otras alteraciones.

El sistema nervioso es uno de los más complejos e importantes del organismo. Se encarga de reaccionar, a través de los sentidos, a los estímulos externos e internos, para responder a ellos con diferentes acciones corporales. ¿Sabías que puedes fortalecer tu sistema nervioso?

Considerando que su función interviene de múltiples formas en la salud, es primordial prestarle atención a partir de los hábitos. Si bien es cierto que puede verse afectado por múltiples factores, en general llevar un estilo de vida sano puede beneficiarlo.

1. Alimentos para fortalecer tu sistema nervioso

Las propiedades nutricionales de algunos alimentos contribuyen a mejorar el funcionamiento del sistema nervioso y el cerebro. Aunque no son milagrosos para protegerlo ante enfermedades, su ingesta habitual puede optimizar las tareas que desempeña en el cuerpo.

Levadura de cerveza

Levadura de cerveza

Gracias a sus aportes de vitamina B, la levadura de cerveza es una gran aliada para fortalecer tu sistema nervioso central. Por eso, tomarla en cantidades moderadas ayuda a disminuir la depresión, estrés, ansiedad y falta de apetito. 

  • Se puede consumir en polvo, agregada en zumos o yogur. Sin embargo, si te molesta su sabor amargo, también está disponible en comprimidos y suplementos.

Avena

Rica en aminoácidos esenciales, vitamina B y compuestos antioxidantes, la avena es un gran equilibrador para el sistema nervioso. Se recomienda en casos de irritabilidad, ansiedad leve e insomnio. De hecho, por su valor energético, es ideal para optimizar el rendimiento mental.

  • Se puede consumir en batidos, macedonias de fruta o con leche. También es perfecta para cremas de verduras y sopas.

Polen

Considerado como un “superalimento”, el polen es un complemento perfecto para fortalecer tu sistema nervioso. Debido a su contenido de vitaminas B y minerales esenciales, controla el nerviosismo y mejora la salud mental.

  • Se puede consumir una cucharadita diaria, agregado en agua, zumos o yogur.

Ver también: Técnicas para relajar el sistema nervioso de manera natural

2. Magnesio: el mineral para tu sistema nervioso

Las alteraciones del sistema nervioso como el insomnio, la ansiedad, la hiperactividad, la inquietud o los ataques de pánico pueden ser síntoma de una falta de magnesio en nuestro organismo. Se recomienda, en estos casos, el consumo de alimentos ricos en magnesio diariamente, como son:

  • Cacao: el chocolate negro puro tiene casi 500 miligramos de magnesio en cien gramos
  • Vegetales de hoja verde oscura: acelga, lechuga, espinaca.
  • Frutas: Plátano, albaricoque, aguacate, melocotón, ciruela.
  • Frutos secos: Almendras, anacardos, avellanas, nueces.
  • Legumbres: Guisantes, lentejas
  • Semillas
  • Cereal: Arroz integral, mijo, avena
  • Patata
  • Calabaza

También podemos optar por un suplemento de magnesio. En ese caso tomaremos unos tres gramos cada día, por vía oral, repartidos en tres tomas para que el cuerpo las pueda absorber correctamente. Es decir, un gramo con cada comida.

3. Plantas medicinales

Remedios caseros con ginkgo biloba.

Las siguientes plantas medicinales actúan como relajantes y tonificantes del sistema nervioso. Podemos tomarlas en infusión o extracto, o bien aromatizar nuestro hogar y nuestra piel con sus aceites esenciales.

  • Melisa
  • Ginkgo biloba
  • Hipérico
  • Albahaca
  • Lavanda
  • Pasiflora

4. Luz solar

La luz del sol es un excelente regulador del sistema nervioso y además nos aporta vitamina D. Para disfrutar de sus beneficios podemos tomar el sol unos 10 o 15 minutos al día, preferiblemente al amanecer o al atardecer.

5. Caminar descalzos en un entorno natural

Una sencilla caminata en entornos naturales puede fortalecer tu sistema nervioso en caso de crisis de ansiedad y estrés. Este ejercicio estimula la circulación de la sangre y mejora el proceso de oxigenación celular. Además, favorece la segregación de las sustancias químicas que equilibran la actividad de este sistema.

  • Intenta caminar sobre tierra húmeda, hierba con rocío, arena de playa y similares.

Te recomendamos leer: Algunas bebidas disminuyen el estrés

6. Terapia con agua

Desde la antigüedad se han empleado las terapias con agua como herramienta para sanar distintas dolencias físicas y mentales. En este caso en particular podemos acceder a distintos métodos con agua para equilibrar el sistema nervioso.

  • Frotaciones frías y húmedas con una toalla bien escurrida, no secada, haciendo el siguiente recorrido: mano-hombro, pie-ingle, tronco. Lo haremos rápidamente y después nos abrigaremos bien para entrar en calor.
  • Baños alternos de brazos: Empezaremos poniendo los brazos en agua caliente, brevemente, e iremos alternando. El último tiene que ser el frío. En total estaremos unos 30 segundos.
  • En general, terminar siempre un baño con una ducha fría de unos segundos es muy beneficioso. Evitaremos la zona de la cabeza.
  • Finalmente, los baños de sulfato de magnesio (cantidad de unos 100 gramos) son muy relajantes y vitalizadores.

¿Temes sufrir alteraciones del sistema nervioso? No dudes en poner en práctica estas maneras de equilibrar sus funciones. Como lo puedes notar, es muy sencillo y 100% natural.