6 maneras de prevenir las varices

23 diciembre, 2017
Este artículo fue redactado y avalado por la médica Karla Henríquez
Tanto los hombres como las mujeres están expuestos a sufrir varices, así que no está de más que tomemos ciertas precauciones para prevenir esta alteración en las venas, que puede traer dolorosas consecuencias.

Quizá en algún momento te hayas preguntados por las maneras de prevenir las varices. Esta molesta afectación consiste en una dilatación de las venas provocada por un mal flujo sanguíneo. Puede aparecer en cualquier lugar del cuerpo, pero es más usual que se presente en las piernas.

Cuando dicha dilatación desaparece, la vena retoma su forma natural -si no lo hace- puede ser causante de edemas y úlceras varicosas. También puede producir molestias como cansancio, pesadez de piernas y calambres nocturnos.

Tanto los hombres como las mujeres están expuestos a sufrir varices. Por ello, no está de más que tomemos ciertas precauciones para prevenir esta alteración en las venas, que aunque es tratable, puede traer dolorosas consecuencias.

Por esto, en este artículo te daremos algunos sencillos consejos y te mostramos maneras de prevenir las varices. Toma nota.

1. Sigue una dieta equilibrada

Mantener una dieta equilibrada es importante para conservar en perfecto estado y estimular el correcto funcionamiento de nuestro organismo. Y es una de las maneras de prevenir las varices más básicas.

Dieta equilibrada para prevenir varices

Ahora, hablaremos especialmente de aquellos alimentos beneficiosos para el sistema cardiovascular. Lo esencial es que ayuden a reducir los niveles de colesterol y triglicéridos. Por esto, se recomienda el consumo de los siguientes alimentos:

Aguacate

Esta fruta beneficia a la circulación sanguínea. No solo eso, reduce los niveles de colesterol malo, disminuye los triglicéridos y es un excelente antioxidante. Además, es rico en fibra.

Aceite de oliva virgen

Ideal para reducir el colesterol malo y aumentar el bueno. Es rico en vitamina E, lo que lo convierte en un fuerte antioxidante.

Disminuye el riesgo de padecer trombosis, impide la coagulación de la sangre, retrasa el envejecimiento y combate la aparición y el desarrollo de células cancerosas.

Lee también: Combate las venas varices con un tratamiento casero de vinagre y tomate verde

Arroz integral

Debido a su alta cantidad de fibra dietética, el arroz integral ayuda a prevenir el bloqueo de las arterias. Y, al aportar selenio, ayuda a reducir el riesgo de trastornos cardíacos como las enfermedades vasculares y la hipertensión.

Granos

Los granos como los frijoles, los garbanzos y las lentejas son buenos para el corazón, gracias a que aportan nutrientes como folato, magnesio, complejo B y fibra. Todos son importantes para regular el colesterol y la glucosa en la sangre.

Salmón

Al brindar ácidos grasos omega-3, y minerales como el magnesio, el yodo y el zinc, el salmón evita la formación de coágulos sanguíneos y mejora los valores del colesterol bueno.

2. Realiza alguna actividad física

Mujer corriendo en el puerto

Practicar frecuentemente alguna actividad física es una de las recomendaciones más útiles para prevenir el deterioro de nuestro cuerpo. Más aún, ayuda a mejorar la circulación, tonifica los vasos sanguíneos y evita las formaciones de trombos y varices.

Si tu tiempo es limitado, dedica al menos 30 minutos a alguna actividad. Puede ser caminar, trotar, nadar, montar bicicleta o bailar.

3. No abuses de los tacones

Mujer con tacones altos

Aunque los tacones hacen que las mujeres se vean más estilizadas y puede ser la manera perfecta para completar un traje, su uso frecuente trae desventajas para la salud.

Entre esas desventajas tenemos la afectación de las venas, ya que cuando la posición natural de los pies se ve alterada, se producen problemas circulatorios. Logra aumentar la presión venosa y causa la aparición de varices y edemas.

4. Cuidar el peso, una de las maneras de prevenir las varices

Mujer en una báscula

El sobrepeso puede afectar la circulación sanguínea, por lo tanto, es indispensable que si estas evitando las varices conserves tu peso ideal.

Además, las personas con sobrepeso están más expuestas a sufrir coágulos en la sangre, ya que el exceso de peso presiona sobre las venas y sus válvulas.

Igualmente, la hinchazón y demás evidencias de las varices, cuando se presenta mucha grasa corporal, no se ven tan fácilmente. Esto hace que, a veces, el tratamiento no se realice a tiempo y sea más difícil llegar a ellas.

Ver también: 8 ejercicios recomendados para tratar las varices

5. Descansa las piernas

Mujer con las piernas en alto

Sin importar si te mantienes de pie o no durante el día, es importante que los descanses evitando sobrecargarlos. En cuanto tengas la oportunidad eleva los pies y haz movimientos como si estuvieras montando bicicleta.

Si es posible, coloca una almohada sobre tus piernas a la hora de dormir, esto también ayudará a que la circulación fluya de mejor manera. Y, si pasas mucho tiempo sentado o en una misma posición, procura flexionar y estirar las piernas unos minutos para estimular una circulación adecuada.

En conclusión…

La aparición de venas varices puede resultar de múltiples factores endógenos y exógenos; por lo tanto, no hay un método único que pueda evitar su aparición.

Lo que se puede hacer es mejorar al máximo el estilo de vida para mantener una buena circulación sanguínea y disminuir el riesgo. Por eso, asegúrate de comer bien, hacer ejercicio y evitar los malos hábitos.

  • MacKay, D. J. (2001). Hemorrhoids and varicose veins: A review of treatment options. Alternative Medicine Review.
  • Meissner, M. H. (2012). What is the medical rationale for the treatment of varicose veins? Phlebology. https://doi.org/10.1258/phleb.2012.012S17
  • Palfreyman, S. J., & Michaels, J. A. (2009). A systematic review of compression hosiery for uncomplicated varicose veins. Phlebology. https://doi.org/10.1258/phleb.2009.09s003
  • Zimmet, S. E. (2003). Sclerotherapy Treatment of Telangiectasias and Varicose Veins. Techniques in Vascular and Interventional Radiology. https://doi.org/10.1053/S1089-2516(03)00044-1