6 maneras de utilizar limón en tus rutinas de belleza

Daniela Castro 11 octubre, 2015
¿Sabías que el limón es uno de los remedios más efectivos para aclarar tanto la piel? No obstante, debemos evitar el contacto con el sol para que no nos manche

El limón es uno de los frutos más utilizados en todo el mundo, tanto en lo que tiene que ver con gastronomía, como en temas relacionados con la salud.

Su delicioso sabor y aroma lo hacen perfecto para la preparación de diversas comidas y bebidas; además, tiene vitaminas, minerales y compuestos antioxidantes que se han valorado desde los tiempos más antiguos por su capacidad para prevenir y tratar diversas patologías.

Lo que muchas personas aún no saben es que este popular ingrediente, que de seguro tienen en sus hogares, también es un excelente aliado de la belleza.

Para quienes aún no han aprovechado este ingrediente en sus rutinas estéticas, hoy vamos a compartir 7 interesantes formas de utilizarlo tanto en la piel como en el cabello y las uñas. ¡No dejes de probarlo!

1. Uñas más blancas

Uñas más blancas

El contacto con diversas superficies, la mala alimentación y algunos agentes agresivos del ambiente pueden hacer que las uñas luzcan amarillentas.

Para recuperar su tono natural y darles un brillo único, frótalas con una rodaja de limón durante dos minutos, en lo posible varias veces al día.

Lee también: Cómo regenerar cabello, piel y uñas “por dentro”

2. Cabello más claro

Este truco funciona a la perfección en aquellas mujeres que tiene el cabello rubio o castaño claro. Consiste en aplicarse una buena cantidad de jugo de limón por todo el pelo y luego exponerse al sol unos minutos.

El resultado son unos mechones más claros y brillantes que el tono habitual.

¡Ojo! debes tener mucho cuidado porque si hace contacto con la piel podría mancharla.

3. Peeling natural

¿Notas que tu piel luce opaca y sucia? Es probable que esté sufriendo los efectos de los radicales libres y la contaminación.

Para limpiarla a profundidad y dejarla completamente renovada vale la pena realizar este peeling natural a base de limón.

Ingredientes

  • 1 limón.
  • 2 aspirinas.

¿Qué debes hacer?

  • Tritura las aspirinas hasta volverlas polvo y mézclalas con el jugo de un limón.
  • Aplícate la mezcla utilizando un pincel, déjalo actuar durante 10 minutos y enjuaga con agua templada.

¡Cuidado! Después de este tratamiento no debes exponer la piel al sol porque podría causarte manchas u otras alteraciones.

4. Exfoliante para labios

Exfoliante para labios

La piel de los labios es bastante delicada y suele sufrir las consecuencias de los cambios bruscos de clima.

Si ningún bálsamo logra eliminar esa piel muerta que se acumula en esta área, prueba con un exfoliante de limón.

Ingredientes

  • 1 limón.
  • 1 cucharada de azúcar.

¿Qué debes hacer?

  • Extrae el jugo de un limón y mézclalo con azúcar hasta obtener una pasta espesa.
  • Aplícate la cantidad suficiente sobre los labios y realiza suaves masajes circulares.
  • Procura hacer el tratamiento antes de ir a dormir.

5. Aclarar las axilas

Este fruto cítrico es perfecto para cuidar las axilas por un par de razones importantes: la primera es su capacidad para atenuar esas manchas oscuras que se forman en esta área.

La otra razón es que su fuerte aroma puede neutralizar esos malos olores que aparecen con la sudoración.

Aunque se puede aplicar el jugo de limón por sí solo, también se pueden potenciar sus efectos con bicarbonato de sodio.

Ingredientes

  • ½ limón
  • 1 cucharada de bicarbonato de sodio (10 g)

¿Qué debes hacer?

  • Prepara una pasta de bicarbonato de sodio y limón y resérvala hasta el momento de la ducha.
  • Antes del último enjuague, aplícate esta mezcla con suaves masajes circulares y déjala actuar durante 5 minutos.
  • También puedes untarla en áreas como los codos y rodillas para obtener un aclarado natural.

6. Contra el acné

Acne

Aunque en algunos casos no es el todo eficaz, el limón puede emplearse para tratar de forma natural los grados leves de acné.

Al tener una acción antibacteriana y astringente puede controlar los microorganismos y el exceso de sebo que originan este problema.

Solo tienes que frotar un poco de limón por las zonas afectadas y dejarlo actuar durante un par de minutos.

¡Recuerda! Este remedio se debe utilizar solo por la noche ya que en el día fotosensibiliza la piel. Para mayor seguridad no olvides aplicarte protector solar al día siguiente.

Te puede gustar