6 mascarillas faciales refrescantes que debes probar este verano

Si bien el limón es ideal para aclarar la piel, es importante evitar el contacto con el sol, puesto que podría favorecer la aparición de manchas

El verano es una temporada esperada de vacaciones, pero también es la etapa más caliente por lo que puede afectar la piel.

Las mascarillas faciales refrescantes caseras son geniales para devolver a tu rostro la humedad perdida por los efectos del calor.

Es buena idea aplicar estas mascarillas para combatir los daños causados por la exposición solar, el sudor y el aire acondicionado.

Sin importar los planes que tengas para el verano, te recomendamos aplicar alguna de estas mascarillas faciales refrescantes.

1. Mascarilla de té verde con pepino

La primera de las mascarillas faciales refrescantes es ideal para las pieles grasas. Además de dar brillo y elasticidad, humecta y disminuye la grasa facial.

Es rica en minerales como el silicio, magnesio, potasio y ácido fólico que, en conjunto, regeneran la piel.

Ingredientes

  • ¼ de taza de té verde frío (62 ml)
  • ½ pepino sin piel ni semillas

Preparación

  • Pela el pepino hasta eliminar toda la piel y retira las semillas.
  • Licua el pepino y el té.
  • Aplica sobre el rostro limpio con un algodón y cubre con un paño suave.
  • Deja reposar por 20 minutos y enjuaga con agua fresca.  

Los dos ingredientes son tan neutrales y frescos que puedes aplicarlos a diario si lo deseas.

Ver también: El pepino y sus bondades para tu salud y belleza

2. Mascarilla de leche y avena

Mascarilla de leche y avena

La leche es un alimento rico en grasas animales que resulta genial para evitar el envejecimiento de la piel y contrarrestar los daños que pueda dejar en ella el verano.

La segunda de las mascarillas faciales refrescantes es rica en vitamina A, B12, C y D y minerales (fósforo y potasio).

Ingredientes

  • ¼ de taza de leche tibia (62 ml)
  • 5 cucharadas de avena (50 g)

Preparación

  • Coloca en un bol la leche tibia y agrega la avena sin dejar de remover para ir notando la consistencia.
  • Si con menos cantidad ya espesó, puedes dejar de lado el resto.
  • Una vez lista la mascarilla, expande en tu rostro y cuello.
  • Deja actuar por 30 minutos, lava con agua tibia y seca con un paño suave.

3. Mascarilla de limón con yogur

La tercera de las mascarillas faciales refrescantes puede sonarte un poco rara, pero en verdad es muy efectiva.

No solo te dejará un rostro fresco, además ayudará a eliminar manchas y reducir la apariencia de pecas o cicatrices.

Ingredientes

  • El jugo de medio limón
  • 1 yogur frío (125 g)

Preparación

  • Empapa un algodón con el jugo de limón y aplica sobre todo el rostro.
  • Espera 6 minutos o hasta que sientas que el jugo se ha absorbido.
  • Con ayuda de una brocha aplica el yogur sobre el rostro y deja reposar otros 10 minutos.
  • Enjuaga con agua fría y aplica tu crema hidratante de siempre.

Nota: Puesto que el limón puede ocasionar manchas, es recomendable que no pases demasiado tiempo bajo el sol.

4. Mascarilla de rosas

crema-de-rosas

Las rosas son flores ideales para refrescar la piel. Puedes cambiar las dos rosas y el agua fría por agua de rosas.

Asimismo, en caso de que no encuentres vitamina C en gotas, puedes usar jugo de limón.

Ingredientes

  • 2 rosas sin importar su color
  • ½ taza de agua fría (125 ml)
  • 6 gotas de extracto de semillas de pomelo
  • 6 gotas de vitamina C
  • 3 hojas de menta

Preparación

  • Cola en un bol todos los ingredientes uno a uno y tritura hasta crear una pasta.
  • Lleva la mezcla a la refrigeradora por 6 horas (si no hay apuro es mejor dejarla macerar 24 horas).
  • Una vez lista, cuela y aplica el líquido resultante sobre el rostro.
  • Deja actuar por 15 minutos y retira con agua fría.

5. Mascarilla de granada

Las semillas de la granada son difíciles de romper pero vale la pena el esfuerzo por sus beneficios. Estas semillas son ricas en antioxidantes y vitamina C, por lo que consumirlas cuando puedas es una buena idea.

Al incorporarlas en la mascarilla, su textura ayudará a remover células muertas para dejar tu piel más suave y tersa. Aplica una vez por semana.

Ingredientes

  • 2 cucharadas de semillas de granada (30 g)
  • 1 taza de avena natural (150 g)
  • 2 cucharadas de miel (50 g)
  • 2 cucharadas de mantequilla (40 g)

Preparación

  • Lleva todos los ingredientes a la licuadora y procesa para obtener una pasta.
  • Añade la mezcla en un frasco de cristal y deja reposar por 30 minutos en el refrigerador.
  • Aplica la mascarilla fría con ayuda de los dedos dando un masaje circular.
  • Deja reposar por 10 minutos y lava con agua fresca

Te recomendamos leer: Tratamiento facial con granada para combatir el envejecimiento

6. Mascarilla de arándanos y uvas

arandanos

La última de las mascarillas faciales refrescantes es una verdadera delicia para la piel.

Ingredientes

  • 1 taza de arándanos frescos (150 g)
  • 1 taza de uvas sin semilla (150 g)
  • 2 cucharaditas de jugo de limón (10 ml)

Preparación

  • Lleva a la licuadora todos los ingredientes y combina muy bien.
  • Deja reposar la mascarilla por 20 minutos en el refrigerador.
  • Aplica sobre el rostro con un pincel y deja reposar por 25 minutos o hasta que esté seca.
  • Retira con agua tibia

Te recomendamos que apliques esta mascarilla dos veces al mes para mantener la hidratación y frescura. Opta por los frutos frescos para aprovechar mejor sus antioxidantes y vitaminas.

Te puede gustar