6 mascarillas frutales para tener un rostro suave

Brunilda Zuñiga · 26 abril, 2017
Además de consumir varias piezas al día, también puedes aprovechar los beneficios de las frutas de manera externa y aplicarlas en forma de mascarilla natural para consentir tu piel

Hay un buen motivo por el que las frutas deben estar en nuestra dieta: aportan nutrientes que necesitamos para estar saludables.

No obstante, esta vez te queremos sugerir algunas mascarillas frutales para tener un rostro suave que te encantarán.

Son geniales para obtener los beneficios de esas frutas que tal vez no te gustan demasiado.

Las mascarillas frutales contribuyen directamente a eliminación de células muertas de la superficie de la piel.

Y es que, cuando estas se acumulan en gran cantidad, pueden causar manchas, acné y puntos negros.

1. Pera y jugo de limón

peras en plato

La primera de las mascarillas frutales es una excelente combinación para combatir el cutis graso.

La pera cuenta con propiedades astringentes que le brindan a tu piel una limpieza adecuada y esencial para disminuir la producción de las glándulas sebáceas.

Ingredientes

  • 1 pera sin cáscara
  • El jugo de 1 limón 

Preparación

  • En una batidora coloca la pera cortada en trozos junto con el jugo de limón y tritura hasta obtener una pasta homogénea.
  • Aplica la mascarilla sobre tu rostro limpio y deja actuar por 15 minutos.
  • Retira con agua fría.

Esta mascarilla es genial para mantener bajo control a la piel seca o mixta.

Te recomendamos que la apliques durante la noche para evitar manchas por la piel causadas por el sol en contacto con el limón. También es importante que uses bloqueador solar.

¿Quieres conocer más? Lee: Cómo preparar una crema natural para proteger tu piel de los efectos del sol

2. Manzana y hamamelis

Los minerales, vitaminas y antioxidantes de la manzana son elementos perfectos para contribuir al cuidado de la piel.

Además de comer una manzana al día, puedes utilizarla en la segunda de nuestras mascarillas frutales.

Por su parte, el hamamelis estimula la circulación sanguínea, lo que hace que tu piel luzca más sana.

Ingredientes

  • El jugo de 1 manzana
  • 2 cucharadas de hamamelis en polvo (20 g)

Preparación

  • En un recipiente mezcla el jugo de manzana con el polvo de hamamelis y revuelve bien.
  • Con ayuda de un algodón, aplica la mezcla sobre tu piel.
  • Deja actuar por 20 minutos antes de retirar con agua templada.

3. Papaya y mango

Papaya

Tanto la papaya como el mango son perfectas para combatir el acné por lo que está mascarilla es útil en pieles jóvenes que presentan los primeros brotes.

Ingredientes

  • 1 cucharada de pulpa de papaya (10 g)
  • 1 cucharada de pulpa de mango (10 g)
  • 1 cucharada de miel (25 g)

Preparación

  • En un recipiente mezcla todos los ingredientes hasta lograr una masa homogénea.
  • Aplícala sobre tu rostro limpio y deja actuar durante 20 minutos.
  • Enjuaga con agua fresca.
  • Para obtener mejores resultados, repite una vez por semana.

4. Mascarilla de naranja y miel

La naranja cuenta con propiedades refrescantes, algo que la hace útil para tratamientos faciales en cualquier tipo de piel sin importar la edad.

Puedes utilizar esta mascarilla facial durante todo el año sin afectar tu bolsillo o tipo de piel.

Ingredientes

  • 3 cucharadas de miel (75 g)
  • El jugo de 1 naranja

Preparación

  • Añade en una olla la miel y el jugo de naranja y calienta a fuego lento.
  • Cuando se haya derretido la primera y se haya mezclado con el jugo, retira del fuego.
  • Aplica esta mezcla en la piel de tu cuello y rostro limpios con cuidado de que no entre en los ojos.
  • Para acentuar el efecto, al momento de esparcir la mascarilla sobre tu rostro, da unos golpecitos suaves con la yema de los dedos.
  • Deja actuar durante 20 minutos y luego retira con algodón y agua tibia.

La cuarta de las mascarillas frutales es mucho menos agresiva que la de limón pero igual de efectiva si buscas los efectos astringentes de los cítricos.

De cualquier forma, recuerda siempre usar protector solar.

5. Plátano y miel

Mascarilla de plátano y aceite de coco

El plátano contribuye a que el cutis seco recupere su brillo natural al tiempo que combate la sequedad de la piel.

Ingredientes

  • 1 plátano maduro
  • 1 cucharada de miel (25 g)
  • 1 cucharada de yogur (12 g)

Preparación

  • Licua los tres ingredientes hasta lograr una pasta homogénea.
  • Aplica esta mezcla sobre tu cutis. Deja que actúe durante 15 minutos y enjuaga con agua tibia o fría.

6. Avena y plátano

Con esta mascarilla conseguirás exfoliar tu piel y darle un extra de suavidad.

El plátano es una fruta rica en nutrientes que ayudan a conservar la humedad natural de la piel, previniendo problemas de sequedad.

Al combinarlo con la avena, se obtiene un exfoliante delicado capaz de eliminar impurezas y darle a tu rostro una apariencia renovada.

Ingredientes

  • ½ plátano maduro
  • 1 cucharada de avena (10 g)

Preparación

  • Tritura con un tenedor el plátano y añade la avena.
  • Mezcla bien hasta obtener una pasta espesa.
  • Lava tu piel y extiende la pasta sobre tu rostro y cuello con masajes circulares.
  • Deja actuar durante 10 minutos.
  • Enjuaga con agua tibia.
  • Para lograr mejores resultados repite el proceso 2 veces por semana

La última de nuestras mascarillas frutales es apta para todo tipo de pieles. Si tu piel es delicada y tienes problemas para encontrar productos que no la dañen, esta puede ser la opción que buscas.

Visita este artículo: Motivos para consumir avena todas las mañanas

Recomendaciones finales al aplicar mascarillas frutales

  • Recuerda lavar muy bien los ingredientes paras eliminar cualquier impureza que pueda afectar tu cutis.
  • Antes de realizar cualquier tratamiento facial es recomendable hacer una limpieza facial previa con vapor para abrir los poros y acentuar el efecto que proporcionan las mascarillas frutales.
  • Recuerda enjuagar estos tratamientos con abundante agua tibia o fría.
  • Aplica las mascarillas al menos una vez por semana para obtener todos los beneficios que aportan.
  • Puedes usar las frutas que tienes en casa, incluso si parecen demasiado maduras. De hecho, este es el mejor momento para utilizarlas, pues es cuando contienen mayor cantidad de nutrientes.