6 mitos sobre el acné que no te ayudarán a superarlo

Lorena González 22 noviembre, 2017
Se dice mucho en cuanto al acné y sobre las opciones para combatirlo, a partir de lo cual surgen una serie de mitos. Si evitamos las prácticas asociadas con estos mitos, podremos superar más rápidamente esta condición

Existe una serie de mitos sobre el acné que no te ayudarán a superarlo, solo si crees en ellos. En este artículo, te traemos lo que debes saber acerca del acné y lo que no debes creer en torno a este.

Algunos mitos sobre el acné

Se dice mucho sobre el acné, pero lo cierto es que hay una serie de falsas creencias en torno a este que si las acoges como ciertas, te llevará mucho más tiempo superar esta molesta condición.

1. La alimentación no influye en la aparición del acné

Alimentación integral

Se trata de un mito que surgió como consecuencia de un antiguo estudio que aseguraba que no había relación entre la dieta y el acné. Pero la ciencia se ha encargado de demostrar lo contrario. La alimentación sí afecta la aparición de acné. Sustancias como el azúcar estimulan la producción de insulina, y un exceso de insulina provoca acné.

Así, lo más recomendable es evitar los alimentos con alta cantidad de azúcar. Entre estos alimentos se encuentran el pan blanco, los refrescos, los dulces y la cerveza. El acné también puede aparecer debido a las hormonas contenidas en la leche, ya que estas aumentan la producción de grasa. El exceso de grasa obstruye los poros y provoca el acné.

Lo recomendable es que consumas alimentos que mantengan tu piel sana. Por ejemplo, puedes optar por alimentos con un bajo índice glucémico. Algunos de estos alimentos son los elaborados con trigo integral, los anacardos, la coliflor y los pepinos. Los alimentos ricos en zinc también son grandes aliados contra el acné, tales como los huevos, la carne, las setas, los pescados y los mariscos.

Igualmente, se recomienda los alimentos que contienen vitamina, por lo que la zanahoria, la col y las espinacas deben ser incluidos en la dieta diaria.

Conoce: 9 remedios naturales efectivos contra el acné juvenil

2. El tabaco causa acné

Hay personas que creen que fumar provoca acné. Aunque es cierto que fumar es un hábito nocivo, no incide en la aparición del acné. Lo que sí es cierto es que fumar perjudica a la regeneración de la piel, ya que los granos sanan más lentamente. Si dejas de fumar, el flujo de oxígeno en la piel será mayor y, por tanto, también el proceso de recuperación será más rápido.

3. Los cosméticos dañan la piel y causan acné

Cosmeticos

No todos los cosméticos dañan la piel. En el caso de las pieles con tendencia a padecer acné, lo más recomendable es usar aquellos que estén etiquetados como no comedogénicos. Estos productos son elaborados especialmente para pieles con acné. Por otro lado, es básico no utilizar productos cosméticos que contengan aceites y alcoholes. Los productos que contienen alcohol resecan en exceso la piel, causan irritación y provocan acné.

Igualmente, los productos cosméticos con aceites hacen la piel más grasienta y obstruyen los poros. Por ello, antes de comprar cosméticos, es muy importante que te fijes en su composición. Es recomendable que la composición de los cosméticos contenga áloe, retinol y péptido 10. Estos componentes mejoran el estado de la piel y favorecen la cura del acné, además de que estimulan la producción de colágeno.

Aprende sobre: Removedores de maquillaje con sábila

4. El estrés genera acné

Este es otro de los grandes mitos sobre el acné. El estrés no es responsable de la aparición de nuevos granos. Aunque si ya tienes acné, sí puede empeorar la condición, especialmente, si como consecuencia del estrés te tocas los granitos. En este caso, la recuperación será más lenta.

5. El acné desaparece con una limpieza frecuente

Por qué es importante la limpieza facial

El hecho de que laves tu rostro con frecuencia no hará que el acné desaparezca, al menos si esto es lo único que haces al respecto. El acné, incluyendo los puntos negros, no se origina por la suciedad sino por la obstrucción de los poros debido al exceso de grasa.

Evita limpiar tu rostro con demasiada frecuencia, ya que puedes generarle más irritación a tu piel. Esto debido a que las esponjas y los cepillos para lavarse pueden maltratar la piel.

6. La pasta de dientes es buena para combatir el acné

La composición de la pasta de dientes puede secar el acné, pero también puede provocar irritación y erupciones cutáneas. Por ello, si tienes granos es mejor que optes por un producto creado especialmente para tratar el acné que contenga peróxido de benzoilo.

 

En resumen, evita las prácticas asociadas a estos seis mitos y aplica los consejos que compartimos en este artículo. Verás cómo tu piel empieza a mejorar en cuanto a esta incómoda condición.

 

Te puede gustar