6 motivos por los que tus dientes lucen amarillos

Aunque lo podamos relacionar con una higiene bucal deficiente, los dientes amarillos responden a muchos otros factores que pueden incluso estar relacionados con la genética

Unos dientes blancos y saludables nos permiten lucir una sonrisa más brillante y atractiva. Debido a esto, cada vez son más los que buscan conservarlos en perfecto estado mediante la aplicación de diversos tratamientos.

Sin embargo, aunque es posible blanquearlos hasta cierto punto, es primordial tener en cuenta que estos no son blanco perla por naturaleza debido a los componentes responsables de su color.

Entre estos se destaca la dentina, una sustancia que les da un tono amarillento pero que luce más blanca gracias al esmalte dental que la recubre.

El problema es que hay ciertos factores que le causan deterioro al esmalte, lo que hace que las piezas dentales empiecen a lucir más amarillas de lo que deberían.

Por fortuna, hoy en día se han desarrollado muchos productos y técnicas profesionales que permiten desmancharlos para devolverles una apariencia bonita.

No obstante, para elegir el método más apropiado, es primordial conocer cuáles pueden ser los motivos de las manchas y color amarillo.

En esta ocasión te compartimos 6 de ellos para que identifiques tu caso y lo consultes con tu dentista. ¡Infórmate!

1. Mala higiene dental

Mala higiene dental

Tener una higiene dental deficiente conduce a la acumulación de placa bacteriana y cálculos en la superficie de los dientes.

Esto no solo incrementa el riesgo de infecciones, sino que hará que los dientes se manchen y sea vean mucho más amarillos.

Lee también: La mejor técnica para cepillarse los dientes

2. Genética y envejecimiento

Los factores genéticos tienen mucho que ver con la coloración natural de los dientes, ya sea por la poca cantidad de esmalte o por el desgaste que sufren con el paso del tiempo.

Hay una serie de alteraciones genéticas que afectan la dentina y su recubrimiento, incluso desde la infancia.

Por otro lado, es casi inevitable sufrir un desgaste en estos debido a los cambios que sufrimos con el envejecimiento.

3. Algunos fármacos

Algunos fármacos

El consumo de algunos fármacos, como los antibióticos, puede influir en la predisposición a los dientes amarillos o grisáceos.

Esto ocurre en especial cuando la madre los consume durante el embarazo o se le suministran a los niños en edades muy tempranas.

También hay medicamentos antidepresivos y antihipertensivos que ocasionan este efecto secundario.

4. Traumatismos o enfermedades

Sufrir una caída o golpe que comprometa la salud dental hace que estos cambien con más facilidad de color.

Esto se produce por el traumatismo porque el esmalte dental se ve afectado o alguno de los nervios muere.

Algunas enfermedades o infecciones en los primeros años de vida son causas principales de la tendencia a tener dientes amarillos.

Lo mismo ocurre en aquellos que son sometidos a tratamientos para el cáncer como la radioterapia y quimioterapia.

5. Consumo excesivo de flúor

Consumo excesivo de flúor

El flúor es un mineral presente en el agua, los enjuagues bucales y las cremas dentales.

Si bien las pequeñas cantidades protegen los dientes de infecciones bacterianas, su uso excesivo puede provocar manchas amarillas o marrones porque le causan agresiones al recubrimiento y parte interna de las piezas dentales.

6. Hábitos alimenticios

Los colorantes de algunos alimentos y bebidas son una de las causas más comunes de las manchas en los dientes.

Aunque casi siempre es fácil limpiarlas con una buena higiene dental, en ocasiones afectan de forma directa el esmalte y es muy difícil volver a blanquearlos.

Algunos de los alimentos que provocan este efecto son:

Café

Café

El consumo excesivo de café provoca, con el tiempo, manchas difíciles de remover. Para reducir sus efectos se puede combinar con leche o beber con cañita.

A pesar que la mayoría de los tés están cargados con beneficios para la salud, algunos como el negro o verde provocan dientes amarillentos.

Visita este artículo: 10 asombrosos beneficios del té verde

Vino tinto

Vino tinto

El vino tinto es una bebida ácida con muchas moléculas de pigmentos que alteran el color natural de las piezas dentales.

Es importante evitar el cepillo y la crema momentos después de ingerirlos, ya que los ácidos sensibilizan el esmalte y lo pueden alterar.

Bebidas carbonatadas

Tomar demasiadas gaseosas o refrescos no solo hace que los dientes pierdan su tono natural, sino que aumenta las probabilidades de sufrir infecciones y debilitamiento.

Salsa de soja

Salsa de soja

La salsa de soja es deliciosa pero debe utilizarse con moderación para evitar que altere el tono de los dientes.

Bebidas deportivas

Los ácidos que contienen las bebidas deportivas corroen el esmalte dental y crean un ambiente propicio para el sarro y las bacterias.

Para conservar los dientes más blancos es primordial reducir el consumo de estos alimentos y procurar mantener una higiene dental completa.

Si estos ya lucen muy amarillos, lo más conveniente es consultar al experto en salud dental para recibir el tratamiento más apropiado.