6 palabras mágicas para disfrutar más de la vida

Valeria Sabater·
24 Julio, 2020
Una vida llena de pequeños momentos. Recordemos algunos de los fundamentos que hay detrás de esta expresión.
 

Ser un poco más feliz requiere en ocasiones ser conscientes de diferentes aspectos que nos rodean. Pero las prisas o los compromisos diarios a veces nos impiden cuidar con más esmero de nuestra calidad de vida. Por ello, te invitamos a que seas consciente de estas 6 maravillosas palabras.

Palabras importantes en nuestra vida

1. Valoración personal

En la vida el amor propio es de lo más importante para poder ser felices.

La primera y más esencial es la cuestión de valorarse uno mismo. Empecemos por cuidar de nosotros para poder también atender a nuestros seres queridos.

En la medida en que prestemos atención a las propias necesidades, nos sentiremos más satisfechos y con mayor disposición para compartir lo mejor de nosotros con los demás.

En este sentido, son importantes los espacios personales en los que tenemos la oportunidad de saborear la soledad, reorganizar ideas y seguir creciendo con actividades que nos divierten.

Sigue leyendo: ¿Qué podemos hacer para cuidar de nosotros mismos?

2. Escucha activa

Disfrutar de la familia es uno de los mayores placeres de la vida.

 

Parte del camino consiste en aprender a escuchar y, a su vez, sentirnos escuchados. Este intercambio es un potente recurso para expresar pensamientos y emociones, así como para dar a otros la oportunidad de hacerlo.

Igualmente, existen otros estímulos que merece la pena experimentar, como es el mismo silencio o la música. Démosles su sitio y recibamos agradecidos los bellos matices que nos trasladan.

Tal vez te interese: 3 razones por las que deberíamos aprender a escuchar

3. Sentir la vida

Dos niños abrazándose.

Si nos detenemos un instante en esa calle por la que cada día pasamos de vuelta a casa, a lo mejor podemos empezar a sentir al viento. Y si hacemos una pausa al asomarnos a la ventana, quizás notemos las caricias del sol en nuestra piel.

¿Y qué hay de los abrazos de tus hijos o de tus amigos o de tus padres? ¿O de esos besos madrugadores que le “robamos” por las mañanas a nuestra pareja? ¿O acaso hemos visto el cariño de esa mascota cada vez que llegamos a casa?

La vida está llena de bonitas y sencillas sensaciones con las que disfrutar. Parémonos al menos un momento a admirarlas.

Ver también: 10 beneficios de un abrazo para nuestra salud.

 

4. Movimiento

El ejercicio en general ayuda a mejorar la calidad de vida.

La evidencia empírica es consistente respecto al hecho de que quienes llevan una vida más activa físicamente son más felices. Por ejemplo, recientes estudios como el realizado por el Departamento de Psicología de la Universidad de Cambridge obtienen resultados en este sentido.

Así que, intentemos estar en movimiento, ya sea saliendo a caminar, bailando o arreglando las plantas en casa. Existen múltiples formas de incorporar la actividad física a nuestras rutinas, ¿lo intentamos?

No dejes de visitar: El ejercicio es bueno para la salud cerebral

5. Confianza

La confianza en nuestro seres queridos es un gran aliciente para la vida.

En la medida en que creamos en nuestros recursos para hacer frente a diversas situaciones, será viable disfrutar de un mayor bienestar. Así lo afirma la investigación de Nicholas R. Burns y colaboradores, en la que se halla que la autoconfianza mantiene una asociación directa con la estabilidad emocional.

 

Nos encontramos ante uno de los sentimientos positivos más reconfortantes y poderosos que hacen posible que contemos con el impulso necesario para asumir retos. Se trata del motor diario que nos empujará en nuestros proyectos.

Por ello, no dejemos de valorar los logros que alcancemos, por pequeños que estos sean, para seguir alimentando la confianza en nosotros mismos.

Descubre: Consejos para fortalecer la autoconfianza.

6. Vínculos sociales

Familia reencontrándose y disfrutando de la vida.

El apoyo social y la oportunidad de establecer vínculos son factores que pueden relacionarse de manera significativa con la felicidad, tal y como se señala en una publicación del equipo del profesor Milad Heydari Ara.

La vida nos ofrece la fabulosa aventura de sentirnos acompañados y compartir miles de experiencias con otras personas, más o menos cercanas. Disfrutemos, pues, de esa grata calidez y complicidad que nos aportan la familia y los amigos.

Leer más: Distanciamiento social: todo lo que debes tener en cuenta

¿Qué le dicen a nuestra vida estas 6 palabras?

Cultivando estos 6 elementos que hemos comentado, encontraremos que es más fácil deleitarnos con aspectos básicos de nuestra existencia. Aunque parezcan simples, estas cuestiones llegan a ser determinantes en la mayoría de las ocasiones.

 

Recordemos que, partiendo del cuidado de la propia autoestima, nuestro entorno nos regala cada día numerosas muestras de afecto y sensaciones físicas maravillosas. ¿Te las vas a perder?

  • Burns, K. M., Burns, N. R., & Ward, L. (2016). Confidence—More a Personality or Ability Trait? It Depends on How It Is Measured: A Comparison of Young and Older Adults. Frontiers in Psychology, 7, 518. https://doi.org/10.3389/fpsyg.2016.00518
  • Garaigordobil, M. (2015). Predictor variables of happiness and its connection with risk and protective factors for health. Frontiers in Psychology, 6, 1176. https://doi.org/10.3389/fpsyg.2015.01176
  • Lathia, N., Sandstrom, G. M., Mascolo, C., & Rentfrow, P. J. (2017). Happier People Live More Active Lives: Using Smartphones to Link Happiness and Physical Activity. PLoS One, 12(1), e0160589. https://doi.org/10.1371/journal.pone.0160589
  • Moeini, B., Barati, M., Farhadian, M., & Ara, M. H. (2018). The Association between Social Support and Happiness among Elderly in Iran. Korean Journal of Family Medicine, 39(4), 260–265. https://doi.org/10.4082/kjfm.17.0121
  • Richards, J., Jiang, X., Kelly, P., Chau, J., Bauman, A., & Ding, D. (2015). Don’t worry, be happy: cross-sectional associations between physical activity and happiness in 15 European countries. BMC Public Health, 15, 53. https://doi.org/10.1186/s12889-015-1391-4