6 pautas sencillas para aliviar los nervios del estómago

Además de incluir infusiones relajantes en nuestro día a día también debemos aprender a relajarnos para que los nervios no nos afecten y no condicionen nuestra salud digestiva

La vida diaria nos llena de responsabilidades, de ansiedades, de preocupaciones que, sin que nos demos cuenta, acaban almacenándose en el estómago. Hablamos de los desagradables nervios del estómago.

Existen teorías que nos dicen que es aquí donde se sitúa el segundo cerebro. Esto se explica porque existen numerosas neuronas ligadas a nuestro sistema digestivo.

La somatización es un proceso por el cual los trastornos psicológicos se convierten en trastornos orgánicos, es decir, en síntomas físicos. Los estados de ansiedad suelen provocar dolores y molestias en zonas concretas, en este caso el estómago.

En este artículo, vamos a hablar de métodos que pueden servir para aliviarlos.

Tips sencillos para aliviar los nervios del estómago

Se trata de una realidad muy común que todos hemos sufrido alguna vez. Cuando los nervios se atenazan al estómago nos cuesta más hacer la digestión, sentimos ardor, pesadez… y es común también pasar episodios de diarreas.

A menudo, los nervios del estómago se asocian al  síndrome de intestino irritable. Esto se debe a que, el estrés y la ansiedad pueden afectar también al intestino. No han sido demostrados como causa del síndrome, pero sí parecen empeorar sus síntomas.

Así que si es muy frecuente en ti el sufrir de esta realidad, ponlo en conocimiento de tu médico para que lo tenga en cuenta y te haga los exámenes pertinentes.

Veamos pues qué consejos puedes seguir para evitar los nervios en el estómago.

1. Cuidado con la ansiedad y lo que comemos

Dulces

La ansiedad produce deseo por lo dulce, por buscar bollerías, chucherías y en esencia, comida basura. El exceso de carbohidratos puede provocar que aparezca la retención de líquidos y que se de una acumulación de grasa, que además de engordar perjudica al sistema cardiovascular.

Entonces ¿qué podemos hacer cuando sentimos nervios y deseamos aliviar esa ansiedad, y esa hambre? La avena. Una taza de avena con un poco de leche vegetal puede causar sensación de saciedad y reducir la ansiedad. 

La avena tiene propiedades antiinflamatorias, digestivas y, además, puede ayudar a mantener el peso.

2. Un baño relajante

baño portada Dennis Wong
Los baños calientes pueden mejorar los nervios del estómago

Según numerosos estudios, ducharse con agua caliente ayuda a aumentar los niveles de oxitocina en sangre, lo que puede ayudar a calmar los niveles de ansiedad.

Cuando llegues a casa, date una ducha bien agradable. Deja que el agua caliente caiga por tu espalda, por tu cuello, utiliza una esponja exfoliante y hazte un masaje con ella para relajar tus músculos y tensiones. Después, termina echándote agua fresca a las piernas. Siempre es un modo muy adecuado de terminar un baño y aliviar nervios y tensiones

3. Un té de manzanilla

Te manzanilla

Hay diferentes plantas medicinales con propiedades calmantes, que nos pueden ayudar a relajar nuestro sistema nervioso. Una de ellas es la manzanilla, que parece relajar los nervios del estómago, actuando en todo nuestro sistema digestivo.

Es recomendable que tomar una taza después de cada comida, en especial por la tarde.

4. Una infusión de tila y menta

infusion-menta-lechuga

La menta es una planta recomendada para mejorar nuestras digestiones. Sus propiedades antiinflamatorias pueden servir para que actúe como sedante y relajante.

La tila, por su parte, tiene propiedades antiespasmódicas que ayudarán a relajar los músculos del estómago, si los nervios del estómago los afectan. Además, esta infusión es perfecta también para tomarla después de las comidas, ya que puede servir para mejorar la digestión y aliviar la pesadez estomacal

5. La Pasiflora o la flor de la pasión

Las sustancias químicas presentes en la Passiflora tienen efectos calmantes, inducen el sueño y alivian los espasmos musculares. (Foto: Maracujárama/Flickr.com)
Las sustancias químicas presentes en la Passiflora tienen efectos calmantes, inducen el sueño y alivian los espasmos musculares.

Es una planta recomendada para aumentar la relajación y para conciliar el sueño. Sus propiedades se basan en su acción sobre el sistema nervioso central, relajando todo el sistema muscular.

Lo adecuado sería que tomarla por la tarde, al llegar a casa. De ese modo te irá relajando para pasar unas horas tranquilas y llegar relajada a la cama.

6. El hipérico o la planta de San Juan

Infusión de hierba de San Juan

Esta planta podrás encontrarla en las herboristerías y en las farmacias. Es muy utilizada para resolver nervios y dolores en general. ¿Y por qué? te preguntarás. Porque esta planta dispone de flavonoides, ácido ascórbico y  hipericina. De esta forma, aumenta la dopamina y la serotonina, que mejoran el humor y disminuye la adrenalina.

Puedes tomar una infusión por las tardes, una cucharadita de esta planta puede servir para relajarte. También puedes encontrarla en cápsulas, así que si deseas tomarla así no tienes más que leer sus indicaciones. Si tienes dudas, pregunta siempre a tu médico o farmacéutico.

7. Infusión de Valeriana

valeriana2

Es muy fácil de encontrar: está en infusiones, en cápsulas, comprimidos…la comercializan en en farmacias y tiendas naturales, y es famosa sobre todo por ser un  tratamiento antiestrés.

8. ¿Y si practicamos un poco de yoga?

El yoga alivia el estrés y con él, los nervios del estómago.

Hacer unos sencillos ejercicios de yoga, está indicado para aliviar nervios físicos y mentales. Se trata no solo de un ejercicio físico, sino un modo de relajar la mente, de aprender a respirar y, en esencia, ver también la vida de otro modo. Si practicas por ejemplo unos sencillos ejercicios en casa, es posible que poco a poco, esa presión y esos nervios en el estómago se debiliten.

Goto, Y., Hayasaka, S., Kurihara, S., & Nakamura, Y. (2018). Physical and Mental Effects of Bathing: A Randomized Intervention Study. Evidence-Based Complementary and Alternative Medicine, 2018. https://doi.org/10.1155/2018/9521086 Hay, M. V. (n.d.). Www.Saludigestivo.Es 1, 1–3.