6 posturas para amamantar al bebé

La tarea de amamantar puede ser un poco estresante si no hay suficiente experiencia. Por suerte, hay varias posturas que lo facilitan y que previenen dolencias.

La mayoría de madres se interesan por conocer las posturas para amamantar al bebé. Dado que es un acto al que le dedicarán varias horas del día, es importante saber cuál es la posición más cómoda para que el bebé succione bien y no se generen dolores cervicales o de espalda.

La tarea requieren un poco de práctica y coordinación, sobre todo cuando la madre es primeriza. Si bien no hay una regla establecida de cuál debe ser la posición correcta, seguir algunas recomendaciones facilita la lactancia y evita que la experiencia se torne estresante.

De hecho, hoy en día hay centros en los que brindan asesoramiento sobre las diversas posibilidades para amamantar, ya que muchas tienen dudas o temen hacerlo mal. ¿Te interesa aprender las posturas para dar pecho a tu bebé? A continuación te las compartimos en detalle.

1. Postura de la cuna

La posición de cuna es una de las más frecuentes para dar de comer al bebé. Se recomienda para madres primerizas porque es muy fácil de hacer. Sin embargo, puede resultar un tanto incómoda para las mujeres que fueron sometidas a cesárea, ya que tiende a presionar la zona de la herida.

Postura de la cuna para amamantar.

¿Cómo hacerla?

  • Siéntate en una silla con apoyabrazos, o bien, en una cama con algunos cojines.
  • Sostén al bebé con un brazo, de tal manera que su cara quede frente al pezón y las rodillas pegadas a tu cuerpo.
  • En seguida, usa la mano libre para orientar el pezón hacia la boca del bebé.
  • Si te resulta doloroso, cambia la postura del bebé o inténtalo hasta que te sientas cómoda.

Nota: evita acercar al bebé al pecho empujándolo por la cabeza. Los labios del bebé deben quedar hacia afuera.

Te interesa leer: ¿Cómo hacer para que suba la leche después de una cesárea?

2. Postura de la cuna cruzada

La cuna cruzada es una de las posturas para amamantar al bebé cuando hay poca experiencia. Por lo general se utiliza cuando el recién nacido es muy pequeño y tiene dificultades para agarrar el pezón. No obstante, también se puede adoptar antes de pasar a la posición de cuna, mientras el bebé aprende.

¿Cómo hacerla?

  • Toma al bebé en tus brazos, sujetándole la cabeza con la mano y la espalda con el antebrazo. Si lo sostienes con el brazo derecho, dale el seno izquierdo y viceversa.
  • Con la mano que te queda libre, dale forma al pecho desde abajo para que el bebé se acerque con más facilidad al pezón.

3. Postura de fútbol americano

La postura de fútbol americano, también conocida bajo el nombre de “posición de balón de rugby”, es ideal para las mujeres que han tenido cesárea o gemelos. Es una alternativa ideal para alimentar a los bebés nerviosos, ya que al sostenerlos firmes contra el cuerpo se sienten más seguros.

Postura de rugby para amamantar.

¿Cómo hacerla?

  • Siéntate con la espalda erguida, lo más cómoda posible. Puedes usar una almohada para acomodar al bebé.
  • Sostén al pequeño con la mano del mismo lado del seno que vas a utilizar. Sujétalo de la cabeza con la mano y apoya su espalda en tu antebrazo.
  • El rostro del bebé debe quedar situado frente al pezón y el resto de su cuerpo queda debajo del brazo, con el estómago pegado de tu costado.

4. Postura acostada de lado

Una de las posturas para amamantar al bebé mientras descansas es “de lado”. Es ideal para darle pecho el pequeño en horas de la noche, o bien, para aquellas madres que tienen molestias de parto debido a una episiotomía o cesárea.

¿Cómo hacerla?

  • Acuéstate de lado y pon varias almohadas en la espalda y entre las rodillas.
  • A continuación, pon al bebé de costado con su cara frente al pezón.
  • Acerca su cabeza hasta que logre agarrar el seno.
  • Si lo consideras necesario, usa una mano para sostener al bebé y que no se dé la vuelta.

5. Posturas para amamantar al bebé a la inversa

Algunos definen esta posición como una combinación de la postura de lado con la de fútbol americano. Aunque es menos frecuente que las anteriores, resulta muy cómoda para algunas madres que tienen dificultades al amamantar.

Amamantar a tu bebé a la inversa.

¿Cómo hacerlo?

  • En primer lugar, acuéstate de lado con la espalda apoyada en algunas almohadas.
  • Luego, pon la cara del bebé frente al pezón y el resto de su cuerpo hacia tu hombro (a la inversa).
  • Sostén el cuerpo del bebé con una mano para que no se voltee.

6. Postura “de caballito”

Sentado o “de caballito” es una de las posturas para amamantar al bebé que pueden ayudar cuando hay dificultades en el agarre. Dado que implica sentar al pequeño, no es la más apropiada para bebés recién nacidos.

Leer también: 7 motivos por los que te pueden doler los senos

¿Cómo hacerla?

  • Siéntate en una silla cómoda con la espalda recta.
  • Pon al bebé “de caballito” sobre tu pierna, acercando su rostro al seno.
  • Procura que el pezón permanezca hacia arriba para que buena parte del pecho repose sobre el labio inferior.

Para concluir…

Hay posturas variadas para que la tarea de amamantar no sea tediosa. Además, estas ayudan a lograr un mejor agarre y succión por parte del bebé. Si los pezones se agrietan o si el bebé traga mucho aire al comer quizá es mejor probar otra posición.