6 prácticos hábitos de limpieza ecológica en el hogar

Con acciones tan sencillas como ventilar la estancia o limpiar el polvo con una mezcla de vinagre y agua podemos evitar el uso de sustancias químicas que puedan perjudicarnos

Existen muchas formas de adoptar hábitos ecológicos y amigables con el medio ambiente, en especial en lo que tiene que ver con las tareas de limpieza del hogar.

Los hábitos caseros, que por algún tiempo dejaron de ser tendencia, otra vez se están convirtiendo en las alternativas de muchas personas en todo el mundo que han tomado la decisión de decirle no a los productos químicos.

Aunque no se puede negar que los artículos de limpieza comerciales son muy eficaces y ahora están al alcance de casi todos, estos tienen, en menor o mayor medida, concentraciones de sustancias tóxicas que perjudican la naturaleza y la salud.

Por este motivo se vienen promoviendo una serie de trucos y consejos de aseo natural que pretenden ofrecer alternativas más sostenibles para no poner en riesgo el entorno.

Aunque el catálogo de hábitos y elementos de higiene natural para el hogar es muy amplio, hoy hemos querido compartir los 6 más prácticos y fáciles que puedes hacer todos los días. ¡Apunta!

1. Abre las puertas y ventanas

Abre las puertas y ventanas

Para purificar el aire de tu casa y deshacerte de los olores que se quedan encerrados no hace falta utilizar un producto en específico.

Abre todos los días las puertas y ventanas durante 5 minutos y deja que el aire circule para que se renueve de forma natural.

Lee también: Remedios caseros para eliminar los malos olores del refrigerador

2. Limpia el polvo

La acumulación de polvo en casi todas las áreas del hogar es inevitable. El gran problema es que suele ocasionar alergias y otros problemas respiratorios que disminuyen la calidad de vida.

En este sentido, es esencial hacer una limpieza general diaria que incluya la eliminación de todas esas partículas de suciedad que se van acumulando.

En lugar de utilizar un limpiador desinfectante químico, haz una solución de partes iguales de agua con vinagre de manzana y procede a limpiar.

3. Utiliza esponjas de celulosa

Utiliza esponjas de celulosa

Un 90% de las esponjas que venden en el mercado para limpiar la casa están fabricadas con poliéster o plástico que suelen ser tratados con triclosán, una sustancia química que puede producir cloroformo (un posible carcinógeno) cuando interactúa con el cloro que está en el agua del grifo.

Una forma ecológica y saludable de reemplazarlas es adquiriendo esponjas de celulosa, que son biodegradables y absorben los derrames en forma rápida.

Para la limpieza general de la casa opta por los paños de limpieza reutilizables y biodegradables, en lugar de aquellas toallas de papel que causan toneladas de contaminación.

4. Desinfectante de vinagre y limón

La mayoría de superficies en el hogar están expuestas a miles de bacterias y alérgenos que pueden causar problemas en la salud.

Para eliminarlas al máximo siempre se utilizan productos con propiedades antisépticas y antibacterianas, como es el caso de los blanqueadores y jabones.

No obstante, como el objetivo es reducir al máximo el uso de sustancias dañinas, hoy te proponemos reemplazarlos por una mezcla de vinagre con limón.

Dependiendo de la superficie a limpiar, pues hacer una solución de una parte de limón con tres de vinagre, la cual te servirá para eliminar manchas de grasa, matar varios tipos de bacterias, blanquear y de paso neutralizar los malos olores.

5. Coloca la ropa al sol

Coloca la ropa al sol

Aunque algunos tejidos aconsejan que no se les seque al sol, un buen truco para suavizar las prendas sin utilizar químicos, consiste en exponerlas a los rayos del sol durante una o dos horas.

Este hábito es una buena manera de conservarles un aroma fresco y una textura suave. Por supuesto debes extenderla por el revés para que su color no se vea afectado.

Visita este artículo: No compres más suavizantes de telas químicos, prepara uno natural y barato

6. Mantén limpias las habitaciones

Para esto evita que las mascotas entren, en especial si han estado en el jardín u otras partes donde hayan adquirido suciedad.

Como los colchones son los que más absorben suciedad, ácaros y malos olores, procura desinfectarlos una que otra ver con una mezcla de bicarbonato de sodio y aceites esenciales al gusto.

Recuerda incluir un aceite antibacteriano, como el de árbol de té. A continuación, pasa la aspiradora para retirar el polvo y deja que respire un par de horas. Cambia de forma regular las sábanas y cobertores, y no olvides limpiar las almohadas.

Como puedes ver, todos estos trucos son muy fáciles de aplicar y, aunque te cueste trabajo creerlo. son una increíble forma de generar un impacto positivo en el ambiente. ¡Ponlos en práctica!

 

 

Te puede gustar