6 problemas de salud graves de los que puede alertar la vejiga

En el momento en el que observemos cambios en nuestros hábitos de micción es importante que acudamos al especialista para obtener un diagnóstico precoz y no experimentar complicaciones

La vejiga desempeña un papel muy importante en la salud general de nuestro organismo, pues su función es la de almacenar la orina que producen los riñones y que más tarde será expulsada.

Muchos piensan que tienen control sobre esta, pero se estima que más de un tercio de las personas entre 30 y 70 años padecen algún grado de incontinencia.

Esta condición es bastante vergonzosa y molesta pues genera malos olores y otros síntomas que hacen que sea evidente para otras personas.

Por suerte, existen una serie de medidas que se pueden tener en cuenta para prevenirla o minimizarla sin que afecte la calidad de vida.

Lo que muchas personas no saben es que el funcionamiento de la vejiga puede estar indicando algo más que una simple incontinencia.

La frecuencia de la micción, el color, el olor y muchas otras características podrían estar alertando un trastorno de salud más grave al que se le debe prestar mucha atención.

1. Apnea del sueño

Apnea del sueño

Se produce cuando hay pausas anormales en la respiración al dormir, lo cual puede interrumpir el sueño de forma brusca.

Esta condición cada día es más diagnosticada por urólogos, pues se ha encontrado que tiene una fuerte relación con los problemas de micción nocturnos.

Los hombres entre 55 y 75 años de edad que sufren de agrandamiento benigno de la próstata y de nicturia tienen la necesidad de levantarse varias veces a orinar.

No obstante, más de la mitad de sus despertares están atribuidos a los episodios de apnea de sueño.

Ver también: La falta de sueño y los bajos niveles de oxígeno en la sangre podrían tener una relación con la demencia

2. Diabetes

Cuando los niveles altos de azúcar en la sangre se descompensan puede haber daños graves en el sistema nervioso.

Esas señales nerviosas que se ven comprometidas suelen tener la capacidad de alterar el funcionamiento de los músculos que controlan el deseo de orinar.

Con frecuencia aparece esa necesidad de ir al baño, incluso sin tener orina que eliminar. En casos contrarios desaparece esa sensación que avisa la orina y la persona termina por orinarse en un lugar inapropiado.

3. Infección crónica del tracto urinario

Las infecciones del tracto urinario ocupan el segundo lugar como las más frecuentes en todo el organismo.

Se caracterizan por una sensación persistente de orinar, ardor, micción frecuente y, en ocasiones, acompañada de un olor y color fuertes. En casos más graves puede ocasionar fiebre, dolor localizado y una sensación de presión.

Este tipo de afecciones deben ser tratadas bajo supervisión médica ya que, por lo general, se requieren algunos antibióticos para combatirlas.

4. Cistitis intersticial

Cistitis intersticial

La cistitis es uno de los problemas que aqueja con más frecuencia la vejiga, caracterizado por una inflamación de la misma, cuya irritación compromete su revestimiento y pared.

También conocida como síndrome de vejiga dolorosa, afecta a ambos sexos, pero tiene mayor incidencia en la población femenina.

En este caso se puede notar por el deseo frecuente de ir al baño, incluso más de cinco veces por hora. Además, también produce un fuerte dolor al orinar y dolor localizado en la zona pélvica.

Casi siempre se asemeja con los síntomas de una infección urinaria, pero en las pruebas no se detectan bacterias.

5. Prolapso de la vejiga

Tras salir del periodo de parto, las mujeres quedan vulnerables a una condición conocida como prolapso de la vejiga, que consiste en la caída del órgano desde su posición habitual.

Esto se produce por un debilitamiento de la hamaca que soporta los músculos del piso pélvico y los ligamentos de la vejiga.

En algunos casos también se produce por levantar objetos pesados, tos crónica, obesidad y menopausia.

Algunos de sus síntomas incluyen:

  • Necesidad frecuente de orinar.
  • Incontinencia.
  • Insatisfacción después de orinar.
  • Malestar o dolor en la vagina.
  • Pesadez en la zona vaginal.
  • Tensión en la espalda.

Te recomendamos leer: 6 infusiones naturales para tratar los síntomas de la menopausia

6. Hipotiroidismo

Hipotiroidismo

La glándula tiroidea, que tiene como principal función regular el metabolismo y segregar hormonas, puede alterarse y causar problemas en la manera en que las señales nerviosas alcanzan los músculos.

El hipotiroidismo, que suele afectar más a las mujeres, puede ocasionar incontinencia de urgencia o esa fuerte necesidad de ir al baño cuando en realidad no hay nada que expulsar.

Otros de sus síntomas incluyen:

  • Fatiga crónica.
  • Sensación de frío.
  • Aumento de peso.
  • Piel seca.
  • Caída del pelo.

En caso de sospechar cualquiera de estas enfermedades es primordial consultar al médico y exponerle los síntomas.

Si ninguna de estas es el origen de los cambios en los hábitos de micción, es muy probable que sean señales tempranas de incontinencia. ¡Infórmate!

Te puede gustar