6 problemas que te aquejan cuando tus bacterias intestinales están fuera de control - Mejor con Salud

6 problemas que te aquejan cuando tus bacterias intestinales están fuera de control

¿Sabías que, debido a la estrecha relación existente entre el intestino y el cerebro, un exceso de bacterias en el intestino puede derivar en problemas de memoria e incluso ansiedad?

En el intestino habita una comunidad microbiana conocida como flora intestinal.

Aunque durante mucho tiempo se ignoró su importancia, es determinante tanto para los procesos digestivos como para la salud metabólica e inmunitaria.

En un organismo saludable, este grupo de bacterias beneficiosas regulan el pH digestivo y, a su vez, crean una barrera protectora contra los agentes infecciosos que enferman el cuerpo.

No obstante, debido a los malos hábitos alimenticios, el consumo de antibióticos y el estrés, su actividad puede verse comprometida, creando un desbalance que pone en riesgo la salud.

Como consecuencia, se producen una serie de reacciones que, aunque al principio pueden parecer comunes, con los días pasan a ser problemas crónicos y difíciles de tratar.

Debido a esto es primordial conocer cómo se manifiestan cuando se salen de control y, en caso necesario, tomar las medidas oportunas para restablecerlas.

¡Descúbrelo!

1. Enfermedades digestivasTrastornos digestivos

Dado que las bacterias habitan y crecen en el intestino, sus desequilibrios ocasionan reacciones negativas en el sistema digestivo.

Esto se debe a que los microorganismos dañinos tienen la oportunidad de crecer de forma desmedida. Así, afectan los procesos que se encargan de descomponer los alimentos y absorber los nutrientes.

Como consecuencia, aumenta la presencia de jugos ácidos y toxinas que, a su vez, derivan síntomas molestos como:

  • Gases y flatulencias
  • Distensión abdominal
  • Ardor en el estómago
  • Reflujo gastroesofágico
  • Úlceras duodenales
  • Gastritis
  • Diarrea
  • Estreñimiento
  • Síndrome del intestino irritable

¿Quieres conocer más? Lee: Dile adiós al estreñimiento tomando estos 5 jugos con propiedades laxantes

2. Problemas cognitivos

Aunque muchos no lo saben, el intestino tiene un estrecho vínculo con la actividad cerebral y, por lo tanto, su desbalance puede provocar reacciones negativas en las funciones cognitivas.

La flora microbiana participa en la producción de varios neurotransmisores importantes y, cuando se desequilibra, puede derivar problemas en la memoria, ansiedad y otros síntomas que afectan el pensamiento.

3. Deficiencias nutricionalesPor qué se cae el cabello

Las bacterias saludables que habitan en el intestino son fundamentales para que el cuerpo lleve a cabo una correcta síntesis de vitaminas, minerales y demás nutrientes esenciales.

Una vez estas se salen de control y se tornan dañinas, el proceso digestivo se ralentiza y disminuye la capacidad para absorber los nutrientes de forma óptima.

Si bien al principio es difícil notarlo porque el cuerpo guarda reservas de nutrientes, con los días se derivan una serie de síntomas que indican una baja importante en estos.

Algunas de las más comunes son las deficiencias de:

  • Vitaminas D, K, B7 y B12.
  • Minerales: magnesio y calcio.

4. Trastornos cutáneos

Hasta el momento son muchos los factores internos y externos que se relacionan con la aparición de los trastornos que afectan la salud de la piel.

Entre esto, la salud intestinal ha tenido un estrecho vínculo, sobre todo por el papel que desempeña en la desintoxicación y absorción de nutrientes.

Padecer cualquiera de las siguientes enfermedades cutáneas puede estar alertando un problema de bacterias intestinales desequilibradas:

  • Acné
  • Rosácea
  • Psoriasis
  • Eczema

5. Enfermedades autoinmunitariasartritis

Las enfermedades autoinmunitarias están catalogadas como crónicas, ya que el organismo se ataca a sí mismo en su afán por luchar contra los agentes que considera peligrosos.

Esto dificulta su detección y tratamiento, sobre todo porque los síntomas iniciales suelen confundirse con algunas afecciones comunes.

Aunque su origen es diverso y debe ser analizado por un experto, no hay que descartar que tenga relación con los intestinos enfermos.

Esto se debe a que las alteraciones en sus bacterias aumenta el nivel de inflamación de los tejidos y pueden empeorar el desarrollo de los síntomas.

Algunas de estas enfermedades son:

  • Artritis reumatoide
  • Tiroiditis de Hashimoto
  • Enfermedad inflamatoria intestinal
  • Enfermedad celiaca
  • Diabetes tipo 1

Visita este artículo: 5 datos de la artritis reumatoide que debes conocer

6. Estrés crónico

El estrés es un desequilibrio emocional que suele desencadenarse por muchos factores internos y externos.

Aunque ante algunas situaciones es inevitable, también puede que se produzca como reacción de los desbalances de las bacterias intestinales.

En estos casos se produce un incremento en la segregación de los niveles de cortisol que, sumados a las toxinas, afectan la producción de las hormonas del bienestar.

Atravesar cuadros de estrés crónicos y recurrentes, pese a tomar las medidas necesarias para controlarlos, es una señal contundente de un intestino poco saludable.

Identificar cualquiera de estos problemas es una razón más que suficiente para mejorar los hábitos que ayudan a promover la salud intestinal.

Adoptar una buena alimentación y evitar la exposición constante a las toxinas son algunas de las medidas simples para evitar sus desbalances.