6 productos químicos tóxicos relacionados con la menopausia prematura

Daniela Castro 1 febrero, 2017
Si bien un uso o consumo moderado de estos productos no tiene por qué ser perjudicial, con el paso del tiempo algunos podrían llegar a provocar cambios hormonales y menopausia prematura

Una serie de datos revelados por la Organización Mundial de la Salud (OMS) aseguran que por lo menos un 1% de las mujeres desarrolla menopausia prematura.

Se trata de una condición que acelera el fin de la edad fértil, y por el que los periodos menstruales desaparecen antes de los 40 o 45 años.

Se manifiesta con las irregularidades de la menstruación y, más tarde, con la desaparición total de la misma y una serie de cambios hormonales.

A su vez, esto incrementa el riesgo de padecer varias enfermedades propias de la vejez y trastornos emocionales que impactan de forma negativa en la calidad de vida.

Hasta el momento se desconoce cuál es su causa exacta, pero su aparición está relacionada con los factores hereditarios, la obesidad y condiciones como el hipotiroidismo.

Además, de acuerdo con investigaciones de la Universidad de Washington, en St. Louis, Missouri (Estados Unidos) hay una amplia variedad de productos químicos cuyos efectos podrían estar vinculados a su desarrollo.

¡Descúbrelos!

1. Perfumes y fragancias

perfume

En los perfumes y fragancias que muchas suelen usar a menudo pueden esconderse compuestos como los ftalatos que, según los expertos, son unos químicos que podrían estar asociados con los desbalances hormonales.

Estas sustancias se utilizan en la industria para suavizar y aumentar la flexibilidad del plástico, pero también para prolongar los aromas de este tipo de productos.

Exponerse de forma continua a sus efectos puede acelerar la aparición de la menopausia, no solo porque afecta la actividad hormonal, sino también porque tienen un impacto negativo  sobre la fertilidad.

Para evitarlo se aconseja la elección de un perfume con menos aditivos químicos, preferiblemente elaborado con ingredientes de origen orgánico.

¿Quieres conocer más? Lee: 7 hábitos “inocentes” que te causan desequilibrios hormonales

2. Ambientadores y velas perfumadas

Los ambientadores químicos y las velas perfumadas contienen ftalatos y otros compuestos químicos que podrían acelerar la aparición de la menopausia.

Estos suelen añadirse a sus demás ingredientes como conservante y potenciador del olor, haciéndolas mucho más agradables.

El problema es que, al inhalarlos, se absorben partículas de químicos agresivos que, aunque al principio parecen inofensivos, con el paso del tiempo pueden estar relacionados con los cambios hormonales bruscos.

La forma de evitar estos efectos es elegir velas de cera de abejas, perfumadas con aceites esenciales naturales y libres de plomo.

3. Contenedores plásticos

recipientes de plástico

Los contenedores plásticos que se utilizan para almacenar los alimentos pueden contener agregados químicos que conducen al desarrollo de esta condición.

Como ya lo mencionamos, los ftalatos se utilizan en el proceso de producción de los plásticos para hacerlos más flexibles y fáciles de moldear.

Aunque es poco probable que se transfieran al alimento, sometidos a altas temperaturas podría liberar pequeñas partículas químicas.

Por lo tanto, no es conveniente utilizarlos para calentar en el microondas o para almacenar alimentos demasiado calientes.

En su lugar se pueden emplear recipientes de vidrio o cerámica que son mucho más seguros.

4. Productos de higiene personal y belleza

Una amplia variedad de productos de higiene personal y belleza que se comercializan en los mercados contienen sustancias químicas añadidas que influyen de forma negativa en la salud.

Su absorción o inhalación continua está relacionada con el desarrollo de problemas tiroideos y cambios hormonales repentinos.

El gel de baño, algunos champús y las lociones hidratantes corporales están cargados con ftalatos y otras sustancias que están vinculadas con la menopausia precoz.

Cabe mencionar que no todos son dañinos, dado que en algunos países han prohibido el uso de estos elementos durante el proceso de fabricación.

Lo ideal es revisar con cuidado las etiquetas, o bien, elegir alternativas elaboradas con ingredientes naturales y orgánicos.

5. Carnes procesadas

Carnes procesadas

El hecho de que las carnes procesadas o embutidas luzcan siempre frescas no es una coincidencia.

Detrás de ese aspecto tan agradable se esconden una amplia variedad de sustancias químicas de conservación que, lejos de ser saludables, están relacionadas con muchos problemas de salud.

Los nitratos y nitritos, además de otros químicos, provocan cambios hormonales y, en algunos casos, influyen en el desarrollo de la menopausia prematura.

Por si fuera poco, está comprobado que son perjudiciales para la salud metabólica y, de hecho, se han vinculado con la aparición de varios tipos de cánceres.

Visita este artículo: Signos y síntomas de la menopausia precoz

6. Leche y productos lácteos industriales

Por desgracia para todos, en la actualidad es muy difícil encontrar leche y productos lácteos orgánicos que estén libres de hormonas.

Aunque algunos lo siguen ignorando, estos alimentos contienen toxinas y hormonas derivadas de los tratamientos que les realizan a las vacas para que incrementen su producción de leche.

Si bien en mínimas dosis han demostrado ser inofensivos, algunas enfermedades y cambios corporales se han relacionado con su consumo habitual.

Por ahora se requieren más estudios científicos para determinar y comprobar la relación entre estos productos y la menopausia precoz.

Sin embargo, algunos expertos aconsejan evitarlos, dado que las primeras pruebas parecen demostrar que sí ejercen efectos negativos.

Ante cualquier sospecha de esta condición lo mejor es acudir al médico para recibir un tratamiento adecuado.

 

 

Te puede gustar