6 propiedades curativas del té de kombucha que no te puedes perder

Daniela Castro 3 octubre, 2017
El té de kombucha nos proporciona bacterias saludables que nos ayudan a cuidar de nuestra salud gástrica. Al consumirlo neutralizamos los ácidos y reducimos la formación de gases

El té de kombucha es una bebida fermentada de ligero sabor ácido que, por su alto contenido de nutrientes esenciales, se ha valorado como alimento desde hace cientos de años.

Se obtiene mediante la elaboración de un té endulzado, al cual se le agrega un cultivo simbiótico de bacterias y levaduras, mejor conocido como “hongo de kombucha”.

Durante la fermentación se genera alcohol etílico, gas carbónico y azúcares naturales (glucosa) que, en conjunto, forman en la superficie del té una sustancia gelatinosa.

Se ha vuelto bastante popular por sus propiedades probióticas, ya que sirve como complemento para regular la flora bacteriana del intestino y, de paso, mejorar las funciones inmunitarias.

De hecho, se reconoce como una importante fuente de vitaminas del complejo B, enzimas y sustancias antioxidantes que, al ser asimiladas en el organismo, mejoran muchos otros aspectos de la salud.

Teniendo en cuenta que muchos aún desconocen sus bondades, a continuación queremos compartir sus 6 principales usos curativos.

¡No te los pierdas!

1. Ayuda a eliminar toxinas

Elimina las toxinas

El té de kombucha brinda altas cantidades de enzimas digestivas y ácidos orgánicos que, en el organismo, actúan de forma similar a las sustancias químicas que producen los órganos excretores para eliminar las toxinas que viajan en el torrente sanguíneo.

  • Su aporte de ácido glucurónico fortalece la salud hepática y mejora el proceso que filtra los desechos para su posterior eliminación.
  • Contiene antioxidantes como los flavonoides, encargados de proteger las células ante el impacto negativo de las sustancias tóxicas del organismo.

Lee también: Los 6 alimentos que tienen más toxinas. ¿Lo sabías?

2. Mejora la salud intestinal

Durante el proceso de fermentación, el té de kombucha aumenta su número de levaduras y bacterias saludables, las cuales lo convierten en un alimento probiótico.

Estas cualidades brindan importantes beneficios sobre la salud intestinal, dado que ayuda a regular la actividad de los microorganismos saludables que se proliferan en el sistema.

  • Su consumo combate la inflamación abdominal y, de paso, reduce la formación de gases en el intestino.
  • Neutraliza el exceso de ácidos en el sistema gastrointestinal, manteniendo su pH en niveles estables.
  • Protege el intestino y estómago contra los agentes patógenos que provocan infecciones.

3. Protege la salud cardiovascular

salud cardiovascular

Incluir esta fuente de probióticos en la alimentación regular es un hábito que puede contribuir a fortalecer la salud cardiovascular.

  • Sus flavonoides y catequinas ayudan a impedir que las partículas de colesterol se adhieran en las arterias, evitando trastornos como la hipercolesterolemia y aterosclerosis.
  • Las bacterias saludables ayudan a disminuir las reacciones inflamatorias en los tejidos, un factor asociado con el riesgo cardíaco.
  • Disminuye las dificultades circulatorias, manteniendo el ritmo cardíaco y la presión arterial estables.

4. Es un antimicrobiano natural

Por su aporte de ácido acético y catequinas, el té de kombucha es un antimicrobiano natural que puede ayudar a prevenir y controlar varios tipos de infecciones.

Sus bacterias saludables fortalecen el sistema inmunitario y ayudan a mejorar la respuesta contra la acción de bacterias como:

  • Helicobacter pylori
  • Escherichia coli
  • Salmonella typhimurium 
  • Staphylococcus epidermis

Cabe mencionar que, adicional a esto, también tiene compuestos antifúngicos que luchan de forma eficaz contra la infección de la Candida Albicans y otros tipos de hongos.

5. Reduce la glucosa en la sangre

glucosa

Los pacientes con diabetes se benefician al consumir té de kombucha, ya que sus antioxidantes y ácidos naturales ayudan a restablecer los niveles normales de glucosa en la sangre.

  • En estudios realizados con roedores diabéticos se determinó que esta bebida tiene la capacidad de ralentizar la digestión de los hidratos de carbono, un factor que permite optimizar la transformación de los azúcares en fuentes de energía.
  • También mejora la función renal, la cual puede reducirse debido a esta enfermedad.

Visita este artículo: 7 alimentos que te ayudan a estabilizar tu glucosa

6.Previene el envejecimiento prematuro

Los antioxidantes contenidos en esta bebida natural también son un gran apoyo para prevenir el envejecimiento celular prematuro, tanto de la piel como de los órganos internos.

  • Estos ayudan a combatir los efectos nocivos de los radicales libres, unas moléculas reactivas que pueden afectar el ADN, las proteínas y otros elementos fundamentales para la salud.
  • Al proteger y optimizar la actividad celular del cuerpo, reduce el riesgo de desarrollar diferentes enfermedades cognitivas.
  • La acción de los polifenoles y catequinas mitigan el impacto del sol y las toxinas sobre la piel, previniendo la aparición de signos prematuros de la edad.

Como puedes notar, el té de kombucha no es popular por pura casualidad.

Es una bebida llena de nutrientes que, añadida en la dieta regular, nos puede brindar importantes beneficios.

Eso sí, es importante tomarlo en cantidades moderadas, preferiblemente bajo el asesoramiento de alguien que ya sabe prepararlo.

 

Te puede gustar