6 propiedades y beneficios de la harina de algarroba

20 Agosto, 2020
Este artículo ha sido escrito y verificado por la farmacéutica María Vijande
La harina de algarroba es rica en fibra soluble, una sustancia que estimula el crecimiento selectivo de la microbiota y mejora el tránsito intestinal.

La harina de algarroba es un tipo de harina que se obtiene de una legumbre. La algarroba es nutritiva y saludable. Por este motivo, se utiliza como sustituto del cacao en la elaboración de múltiples recetas, como bizcochos, galletas, tartas o bebidas. ¿Conoces sus interesantes propiedades? Te invitamos a descubrirlas en este artículo.

¿Qué es la algarroba?

La algarroba es fruto del algarrobo, Ceratonia siliqua. Es un árbol originario de la cuenca del Mediterráneo y pertenece a la familia de las fabáceas. Por lo tanto, se presenta en forma de vaina con semillas en su interior.

La algarroba es una vaina de unos 10-20 centímetros de longitud. Cuando alcanza la madurez, a finales de verano, adquieren un color pardo y su interesante sabor dulzón.

Para hacer la harina de algarroba hay que retirar las semillas y posteriormente deshidratarlas. A continuación, se tuestan y se muelen para obtener un polvo muy fino. Este polvo ya esta listo para poder utilizarse en la cocina o para añadir a batidos, yogures o cualquier alimento.

Lee también: Bombones nutritivos de algarroba, avellana y coco

Composición nutricional de la harina de algarroba

La algarroba es rica en carbohidratos y fibra dietética. Además, también aporta proteínas y grasas saludables.

La harina de algarroba es rica en carbohidratos, según un artículo publicado en la revista Food Science & Nutrtition. Contiene aproximadamente un 40-50 % de azúcares, principalmente sacarosa, glucosa, maltosa y fructosa.

A pesar de ser rica en azúcares, por su contenido en fibra, estos azúcares se absorben de manera más lenta. Además, su contenido en carbohidratos sigue siendo muchísimo más bajo que el del cacao.

En su composición también hay un porcentaje de proteínas. Además, la harina de algarroba es baja en grasas y estas son de calidad, como ácido linoleico y ácido oleico. También están presentes vitaminas del grupo B, hierro, calcio y potasio.

Este producto posee un color marrón intenso, es naturalmente dulce y tiene un sabor muy peculiar. Las preparaciones elaboradas con harina de algarroba combinada con canela, esencia de vainilla o ralladura de cítricos, resultan deliciosas y saludables.

Propiedades saludables de la harina de algarroba

El contenido en grasas de la harina de algarroba es muy bajo, mientras que el cacao es rico en grasas saturadas. Además, muchos de los beneficios asociados al consumo de la harina de algarroba se deben a la presencia de fibra soluble, capaz de estimular el crecimiento selectivo de la microbiota, tal y como afirma un estudio publicado en el año 2015.

Este tipo de fibra, contribuye a regular la función intestinal y a reducir los niveles de colesterol en sangre. Es libre de gluten, por lo que resulta apta para personas celíacas e intolerantes al gluten.

También te puede interesar: Qué nos aportan los alimentos según su color

Los principales beneficios de la harina de algarroba

1. Control del peso

¿No puedes bajar de peso? Conoce por qué puede pasar esto

La harina de algarroba es prácticamente nula en grasas y, por lo tanto, las preparaciones elaboradas con ella aportan menos calorías que si llevaran cacao como ingrediente. Esto favorece el logro y mantenimiento de un peso saludable.

Por otra parte, esta legumbre también es muy rica en fibra soluble, la cual permanece un largo tiempo en el estómago, prolonga la sensación de saciedad y reduce el apetito.

2. Fuente de hierro

El hierro es un mineral esencial para mantener la función inmune, tener un buen rendimiento físico y mental y producir glóbulos rojos, tal y como afirma un artículo publicado en la revista American Family Physician. Para asimilar mejor el hierro presente en la algarroba, es necesario combinarlo con alimentos ricos en vitamina C, como los cítricos.

3. Aporte de calcio

El calcio presente en la harina de algarroba se aprovecha mejor que el de otras fuentes vegetales. Esto se debe a que la algarroba no contiene oxalatos, compuestos que inhiben la absorción intestinal de este mineral.

4. Reducción de los niveles de colesterol en sangre

Colesterol.
Por su alto contenido de fibra, este alimento puede ser un buen aliado para controlar los niveles altos de colesterol.

La fibra soluble de esta legumbre capta el colesterol e inhibe parcialmente su absorción. Como consecuencia, el colesterol no pasa a la sangre y es eliminado. Además, no contiene tiramina. Esta sustancia que si contiene el cacao, se relaciona con la aparición de dolores de cabeza y el agravamiento de las migrañas.

5. Efecto prebiótico

Sus fibras ayudan a mejorar la flora intestinal fermentativa. Se ha utilizado como antidiarréico, pero también es laxante, y favorece el peristaltismo correcto.  Además, favorece la curación de infecciones y problemas gastrointestinales.

La fibra alimentaria presente en la algarroba forma geles en el intestino, lo cual favorece la evacuación. A su vez, también tiene efecto astringente por su contenido en taninos.

6. Fuente de antioxidantes

La harina de algarroba contiene polifenoles que ayudan a reducir el daño oxidativo y a mantener las células sanas. Por eso, entre otras cosas, ayuda a prevenir los efectos del envejecimiento prematuro.

Incluye harina de algarroba en tu alimentación

¿Conocías todas estas propiedades de la harina de algarroba? Ahora que sabes cuán buena es para tu salud, no dejes de utilizarla en la elaboración de tus recetas favoritas.

De todos modos recuerda que este alimento no presenta propiedades milagrosas. Ha de ser utilizado en el marco de una dieta variada y equilibrada.

 
  • Papaefstathiou E, Agapiou A, Giannopoulos S, Kokkinofta R. Nutritional characterization of carobs and traditional carob products. Food Sci Nutr. 2018;6(8):2151–2161. Published 2018 Oct 4. doi:10.1002/fsn3.776
  • Simpson HL., Campbell BJ., Review article: dietary fibre microbiota interactions. Aliment Pharmacol Ther, 2015. 42 (2): 158-79.
  • Wang M., Iron deficiency and other types of anemia in infants and children. Am Fam Physician, 2016. 93 (4): 270-8.