6 razones por las que puedes tener una menstruación irregular

Puesto que los desequilibrios en el período y la menstruación irregular pueden deberse a muchos factores es conveniente que acudamos al especialista para descartar problemas mayores y obtener un diagnóstico

El periodo menstrual es un proceso biológico y hormonal de la mujer en el cual están implicados muchos aspectos de su salud física y mental.

Por lo general, ocurre cada 28 días, con una duración entre 3 y 6 días, según la actividad hormonal en el organismo de cada una.

Durante el ciclo ocurren una serie de cambios que, aunque muchas lo ignoran, participan de forma directa en los aspectos sexuales y la fertilidad.

Inclusive, estos se manifiestan de distintas formas en cada etapa, dado que la producción de hormonas varía considerablemente desde la pubertad hasta la menopausia.

No obstante, es primordial saber diferenciar cuándo se produce algún tipo de irregularidad, ya que esto podría indicar un problema de salud o trastorno hormonal.

Es decir que, tener una menstruación antes o mucho después de la fecha habitual, puede ser una clave para detectar otras anormalidades.

Y, aunque no es necesario alarmarse por algo grave, sí es primordial prestarle atención para evitar el desarrollo de otras complicaciones.

Como sabemos que muchas desconocen por qué pueden darse estas alteraciones, en esta oportunidad hemos recopilado los 6 factores asociados a su aparición.

1. Problemas tiroideos

Tiroides

Los trastornos en la actividad de la glándula tiroidea son los principales desencadenantes de la menstruación irregular.

Dado que este órgano segrega algunas hormonas importantes, su desequilibrio está vinculado con, por lo menos, un 15% de los casos de amenorrea o periodos anormales.

Hay quienes consideran que es una “glándula maestra” porque funciona como controlador del sistema endocrino, el metabolismo y la actividad sexual.

Ver también: 7 tips para activar naturalmente una tiroides debilitada

2. Detener el consumo de anticonceptivos orales

Los anticonceptivos orales están diseñados para el control de la natalidad y, durante su ingesta, impiden la mujer quede embarazada.

Estos mantienen los niveles de estrógenos altos, lo cual es interpretado por el cuerpo como embarazo, por lo que evita que se produzca la fecundación.

Luego, al cabo de 21 días de consumo, se produce una semana de “receso” en la que se presenta la menstruación sin ningún tipo de irregularidad.

El problema es que muchas veces, cuando se dejan de ingerir, se presentan irregularidades o ausencia de la menstruación dado los cambios hormonales que ello implica.

Se estima que un 29% de las mujeres que dejan sus pastillas anticonceptivas después de algún tiempo de consumo presentan ausencia de su periodo hasta por tres meses.

3. Entrenamiento de alta intensidad

El entrenamiento físico

El entrenamiento deportivo de alta intensidad puede influir en los cambios de las glándulas suprarrenales, tiroideas y pituitarias, lo cual suele manifestarte con alteraciones en la menstruación.

Por ejemplo, las mujeres que compiten en maratones o competencias deportivas dejan de recibir su periodo uno o dos meses por las alteraciones que ocurren en su actividad hormonal.

De hecho, un 81% de las mujeres fisicoculturistas presentan amenorrea en algún momento de sus vidas.

4. Desequilibrios hormonales

Los desequilibrios hormonales, como los ocasionados por el Síndrome de Ovario Poliquístico (SOP) son una causa común de las alteraciones en el ciclo menstrual.

Esta condición altera los niveles de hormonas sexuales, incluyendo el estrógeno, la progesterona y la testosterona.

Como consecuencia cambian los ciclos del periodo menstrual y, a su vez, se producen otros síntomas como el crecimiento anormal del vello, el acné y los cambios repentinos de peso.

Otro problema hormonal implicado es la llamada “menopausia prematura”, es decir, aquella que se produce antes de los 40 años.

En este caso los periodos irregulares se acompañan con:

  • Sequedad vaginal
  • Sudoración nocturna
  • Continuos cambios en el estado de ánimo

5. Alergias y sensibilidades alimentarias

Intolerancia alimentaria

Las intolerancias y alergias alimentarias tienen mucho que ver con la aparición de irregularidades en el ciclo menstrual.

Casi siempre comprometen la actividad de las glándulas suprarrenales, por lo que aumentan los episodios de estrés y el desequilibrio de las hormonas sexuales.

Te recomendamos leer: Las mujeres son más propensas a sufrir estrés

6. Deficiencias nutricionales

Las deficiencias nutricionales tienden a alterar el buen funcionamiento de la glándula tiroidea y suprarrenal.

Una alimentación pobre en antioxidantes, vitaminas, minerales y probióticos puede aumentar los niveles de cortisol y conducir a trastornos como el hipotiroidismo y la fatiga suprarrenal.

Un nivel alto de cortisol no solo incrementa el estrés, sino que inhibe la actividad de muchas hormonas importantes, como las que se encargan de la actividad sexual.

Por lo tanto, ante la primera señal de irregularidad en la menstruación es primordial garantizar una ingesta abundante de alimentos de alta calidad nutricional.

En conclusión, es fundamental conocer los factores asociados a las irregularidades menstruales para proceder a darles un tratamiento oportuno.

Además, resulta conveniente consultar al médico para chequear de forma precisa la actividad hormonal y los factores influyentes en este problema.