6 razones por las que no conseguimos perder grasa abdominal

Aunque no lo creas, el consumo de refrescos bajos en calorías, lejos de ayudarnos a perder peso, puede aumentar nuestra grasa abdominal y aumentar el perímetro de nuestra cintura

Cuando el peso disminuye, el cuerpo activa ciertos mecanismos de defensa. Por eso, a menudo muchas personas disminuyen varios kilos al principio sin mucho esfuerzo y, luego, la pérdida de peso se detiene. ¿Sabes por qué no consigues perder grasa abdominal?

La zona abdominal es una de las más difíciles cuando de perder peso se trata. No solo es la que más tiende a acumular grasa, sino que también refleja la acumulación de líquidos y toxinas. Entonces, para reducir sus medidas es necesario hacer varios esfuerzos, especialmente en cuanto a la dieta.

El problema es que muchas personas adoptan hábitos saludables y aún así no consiguen adelgazar esta zona del cuerpo. Si bien esto también depende del funcionamiento del metabolismo de cada uno, a veces es producto de ciertos errores que se pasan por alto. ¡Descúbrelos!

Razones por las que no logramos perder grasa abdominal

Una buena alimentación y la práctica regular de ejercicio físico pueden ayudar, en gran medida, a perder grasa abdominal. Ahora bien, esto no quiere decir que ambos hábitos sean suficientes para alcanzar el objetivo. Así pues, cuando no vemos resultados, probablemente algo más está interfiriendo.

1. Nos obsesionamos en eliminar todo tipo de grasas

Beneficios-de-comer-aguacate

A la hora de bajar de peso, solemos concienciarnos de que hemos de mantenernos firmes a la tentación y reducir por completo el consumo de grasas. ¿Piensas que esto es realmente saludable? ¿Que hemos de prescindir por completo de todos esos alimentos que contienen algún tipo de grasa? No, no es del todo acertado y te explicamos por qué.

  • Existen grasas que sí son saludables y necesarias para nuestro organismo, como es el caso de los ácidos grasos monoinsaturados.
  • Generalmente, lo que suele hacer mucha gente es sustituir las grasa por hidratos de carbono, y esto, a largo plazo, no ayuda en absoluto a eliminar la grasa abdominal.
  • Para reducir el sobrepeso nuestro organismo necesita un nivel adecuado de ácidos grasos, o lo que es lo mismo, las llamadas “grasas saludables”, las cuales podemos encontrar, por ejemplo, en el aguacate, el aceite de oliva o las nueces.

Ver también: 5 tips para potenciar tu rutina para quemar grasa abdominal

2. Nuestro estado de ánimo

¿Cómo te sientes cuando estás siguiendo una dieta para perder peso? Habitualmente, sentimos desde ansiedad hasta tristeza. Se mezcla todo en un pequeño caos emocional, en el cual se combina el deseo por vernos mejor físicamente con el estrés diario y  una dieta estricta.

Según un estudio  del Rush University Medical Centerde Chicago (Estados Unidos), es habitual que las mujeres que se sienten tristes o que padecen incluso una depresión tiendan a presentar una marcada grasa abdominal. Así pues, recuerda: igual de importante es cuidar de tus emociones que de tu dieta.

3. Tenemos deficiencia de magnesio

Magnesio

Te hemos hablado en numerosas ocasiones en nuestro espacio de los grandes beneficios del magnesio, pero… ¿sabías que este mineral cumple una función esencial para ayudarnos a perder peso?

  • El consumo de magnesio es muy eficaz para equilibrar en nuestro organismo los niveles de azúcar e insulina.
  • Como ya sabes, puedes encontrar magnesio en los frutos secos, como las almendras, así como en legumbres o cereales. No obstante, también puedes tomar cápsulas o suplementes de los que venden en las farmacias o en las tiendas especializadas.

4. Ingerimos refrescos light 

Es un error en el que solemos caer muy a menudo. Cuando seguimos una dieta para perder peso, en lugar de prescindir por completo de los refrescos, empezamos a consumir los llamados refrescos light. Sin embargo, estos son un gran obstáculo para perder grasa abdominal.

Recuérdalo: cuando quieras adelgazar o perder un poco de volumen de tu cintura, deja de tomar refrescos y jamás caigas en el error de consumir los light. Aunque contienen menos calorías, están llenos de azúcares y componentes artificiales que no son para nada buenos.

5. ¿Tienes más de 50 años y no haces ejercicio?

andar para perder grasa abdominal

A partir de los 50 años nuestro metabolismo cambia y ya no es tan fácil perder grasa abdominal,  por mucho esfuerzo que hagamos en controlar todo aquello que comemos.

Es importante combinar una buena alimentación con algo de ejercicio diario pero, recuerda, el ejercicio debe ser aeróbico, es decir, que obligue a tu corazón y a tus pulmones a ponerse en marcha, a acelerar la respiración y a mejorar así sus funciones.

Este tipo de ejercicio nos va a ayudar a reducir la grasa almacenada en el abdomen, ya que el cuerpo la va a necesitar como fuente de energía o combustible. Así pues, no lo dudes: sal a andar, a correr, a ir en bici, bailar, entre otros.

Descubre: 7 alimentos que debes evitar si no quieres sufrir inflamación abdominal

6. Comemos pocos alimentos de “colores vivos”

Puede que te haya sorprendido lo de “colores vivos”. ¿A qué nos estamos refiriendo con esas palabras? Un estudio reciente publicado en la revista The Journal of Nutrition, nos explicó que todas aquellas personas que consumen diariamente alimentos de colores rojos, naranja y amarillos tienen menos barriga y presentan menos grasa abdominal.

¿Quieres saber de qué alimentos estamos hablando? Toma nota:

  • Limones.
  • Naranjas.
  • Toronjas (pomelos).
  • Pimientos rojos.
  • Sandía.
  • Agua de fresas.
  • Uvas rojas.
  • Piña.
  • Calabaza.
  • Papaya.
  • Zanahorias.

Anímate desde hoy mismo a seguir tu dieta de adelgazamiento de un modo más correcto y adecuado. Perder grasa abdominal es posible, siempre y cuando lo hagamos bien, con salud y con motivación, y sin descuidar nuestras emociones.

Recuerda también que un exceso de grasa en el abdomen es muy peligroso para nuestra salud, y que es una de las principales causas de infartos cardíacos.¿Qué tal si empezamos hoy mismo a poner en práctica estos sencillos consejos?

  • Kimokoti, R. W., Gona, P., Zhu, L., Newby, P. K., Millen, B. E., Brown, L. S., … Fung, T. T. (2012). Dietary Patterns of Women Are Associated with Incident Abdominal Obesity but Not Metabolic Syndrome. Journal of Nutrition. https://doi.org/10.3945/jn.112.162479
  • Traissac, P., El Ati, J., Gartner, A., Martin-Prevel, Y., & Delpeuch, F. (2015). Association of Soft Drink Consumption with Increased Waist Circumference Should Be Adjusted for Body Mass Index. Journal of Nutrition. https://doi.org/10.3945/jn.115.211912
  • Ma, J., Sloan, M., Fox, C. S., Hoffmann, U., Smith, C. E., Saltzman, E., … McKeown, N. M. (2014). Sugar-Sweetened Beverage Consumption Is Associated with Abdominal Fat Partitioning in Healthy Adults1–3. The Journal of Nutrition. https://doi.org/10.3945/jn.113.188599
  • Bray, G. A., Lovejoy, J. C., Smith, S. R., DeLany, J. P., Lefevre, M., Hwang, D., … York, D. A. (2002). The Influence of Different Fats and Fatty Acids on Obesity, Insulin Resistance and Inflammation. The Journal of Nutrition. https://doi.org/10.1093/jn/132.9.2488