6 razones para incluir huevos en tus desayunos: ¡Muy saludable!

Los huevos pueden ser un desayuno muy completo si los acompañamos con un zumo y algo de fibra. Como ocurre con otros alimentos, hay que comerlos de forma equilibrada

Hay mucha gente que evita consumir huevos porque piensa que le hará subir de peso, y que además, favorecerá el aumento del colesterol malo o LDL en sangre.

Nada más lejos de la realidad. El secreto está en el equilibrio, en llevar una dieta lo más variada y balanceada posible.

La verdad es que cuando hablamos de incluir huevos en nuestra primera comida del día, de inmediato pensamos en el clásico “desayuno americano”, es decir, ahí donde se acompañan los huevos con beicon, salchichas, tostadas y café.

No obstante, además de ser saludables y de alzarse como una fuente estupenda de proteínas, pocos alimentos son tan versátiles como los huevos a la hora de cocinarlos. ¡Nos ofrecen posibilidades originales y sanas que van más allá del desayuno americano!

Hoy queremos descubrirte por qué incluir huevos en tu desayuno es una forma estupenda de empezar tus jornadas con toda la energía.

1. Son una fuente de nutrientes

Si eres una amante de las tortillas no dudes en prepararte una en tu desayuno. Inclúyelo de la forma que tú desees, aunque sea un huevo duro combinado con unos tomatitos cherry, un poco de avena y algo de fruta. Como más te guste.

Los huevos son ricos en proteínas, hierro calcio, riboflavina, vitamina B12, vitamina B6, selenio, ácido fólico, zinc, potasio, magnesio y otros minerales esenciales.

Descubre 3 opciones saludables para tu desayuno

 

Lo único que les faltaría a los huevos para ser un alimento completo en tu desayuno es que tuvieran vitamina C y fibra. De ahí que te recomendemos incluir una pieza de fruta, una naranja natural cortada en trocitos con miel, por ejemplo, y una rebanada de pan de centeno que te dará esa cantidad de fibra para empezar el día.

2. ¿Es verdad que si como huevos me subirá el colesterol “malo”?

Desayuno_HuevoCafe

Como todo en esta vida, hay que saber mantener el equilibrio. No vamos a desayunar, por ejemplo, dos huevos cada día, pero no pasará nada si los tomas 3 o 4 veces a la semana de forma variada: hoy con una tortilla en espinacas, mañana duros, al otro revueltos con ajos tiernos…

Comer huevos de modo regular no afectará a la salud de nuestro corazón. Es más, en su composición contienen un nutriente llamado colina que mejorará la salud cardiovascular y cerebral. Lo que hace este elemento asociado a la vitamina B es metabolizar y disminuir la homocisteína, un tipo de aminoácido que favorece el que las placas de grasa se adhieran a nuestras arterias.

Es decir, incluir huevos en tus desayunos no hará que se eleve tu colesterol malo sino que te permitirá regularlo. Así pues, recuerda que tus comidas sean siempre lo más variadas posibles, ahí donde haya fibra, vitaminas, minerales y proteína.

¿Quieres saber más? Descubre cómo reducir tu colesterol de forma natural

3. Nos dejan más saciados

Seguro que en alguna ocasión habrás leído que los huevos nos pueden ayudar a perder peso. Bien, hay que valorar toda la información con objetividad comprendiendo un poco todos los datos.

Los huevos son ricos en proteínas y contienen un índice nutricional muy elevado, por lo tanto nos van a ayudar a sentirnos muy saciadas y a aguantar en perfecto estado hasta la hora del almuerzo, sin tener que picar entre horas.

Todo ello te va a permitir tener más energía y tener que consumir menos calorías que, a largo plazo, nos pueden hacer engordar.

4. Los huevos son buenos para tu salud cerebral

¿Lo sabías? Los huevos son estupendos para mantener en buen estado nuestra memoria, para mejorar la circulación y la conexión neuronal. La razón de ello se encuentra de nuevo en la colina, ese nutriente esencial que regula a su vez nuestro nivel de ácido fólico.

Gracias a este equilibrio bioquímico, mejoran sobre todo los mensajes entre los nervios y los músculos.

5. Se reducen las inflamaciones

huevo

Basta con desayunar entre 3 y 4 días por semana un huevo en tu desayuno para que la colina te ayude a bajar los marcadores inflamatorios como, por ejemplo, la homocisteína.

A su vez, la proteína C presente en los huevos te ayudará también a reducir el riesgo de arterioesclerosis, la  enfermedad de Alzheimer y la diabetes tipo 2.

Si además combinas ese huevo con un poquito de aceite de oliva virgen extra, potenciarás estos beneficios.

6. Los huevos son una fuente natural de vitamina D

Huevo-revuelto

Conoce más datos sobre el riesgo de tener déficit de vitamina D

La vitamina D la encontraremos en la yema del huevo.

Como ya sabes, tener un nivel bajo de esta vitamina va a provocar que nuestros huesos estén débiles, que tengamos menos defensas y que ello se vea reflejado, sobre todo, en la debilidad de nuestro cabello, de nuestras uñas, en dolores musculares y en un cansancio muy acusado.

Después de estas razones… ¿Aún dudas de que los huevos no sean buenos para tu salud? Estamos seguros de que te encantan y de que, a partir de ahora, no vas a dudar en prepararte ricas recetas para tu desayuno.

Recuerda, como siempre, que la clave está en la variedad.

El incluir proteína nos va a ayudar también a que nuestros músculos estén más fuertes. En caso de que lleves una dieta de adelgazamiento podrás prevenir la clásica flacidez. Así que no lo dudes... ¡Disfruta de ellos!

 

Categorías: Buenos hábitos Etiquetas:
Te puede gustar