6 razones para permitirte llorar

Erika Petit · 17 octubre, 2017 · Última actualización: 23 diciembre, 2018 23 diciembre, 2018
Al llorar canalizamos nuestras emociones y podemos incluso evitar que estas se somaticen y se transformen en enfermedades de mayor cuidado, como depresiones o cuadros de ansiedad

Muchas personas asocian las lágrimas con debilidad. Nada más lejos de la realidad. Al permitirte llorar, te desahogas y descargas sentimientos reprimidos. Además, no solo es un signo negativo, también podemos llorar de felicidad.

Siempre hemos tenido la convicción de que debemos ser fuertes y no mostrar nuestros sentimientos ante nadie. Cuando nos quitamos esa dura coraza, nos sentimos vulnerables y expuestos, y eso nos aterra.

6 razones por las que debes permitirte llorar

Hombre llorando

A lo mejor también has escuchado el dicho “los hombres no lloran”. Pues déjanos decirte que los hombres muchas veces son igual o hasta más sensibles que las mujeres. Tienen sentimientos al igual que todos, pero es debido al machismo e idiosincrasia que no los demuestran.

Reprimirse constantemente hace que generemos problemas psicosomáticos, y nos debilita aun más. Nunca podremos curar el sufrimiento si no lo admitimos o expresamos.

Las lágrimas no deben avergonzarte, ya que llorar es algo normal. Significa que eres humano. Y debes saber que permitirte llorar tiene múltiples beneficios para tu salud emocional y física.

Por eso hemos creado una pequeña lista con algunas razones por las que es bueno hacerlo. Ya sabes, de ahora en adelante, no te reprimas ni guardes todo eso que llevas por dentro. Libérate de esa enorme carga emocional, debes permitirte llorar.

1. Disminuye el estrés

Mujer llorando y chillando para liberar estrés

Existen miles de situaciones estresantes a las que nos enfrentamos día a día, frecuentes pensamientos negativos y problemas en nuestras relaciones laborales e interpersonales.

Si no sabemos manejar bien nuestros sentimientos, podemos llegar a explotar por toda esa carga que llevamos encima, y hacer o decir cosas de las que nos podemos arrepentir luego.

Una buena forma de liberar nuestra presión en relación con el estrés es llorar. De esta forma podremos desahogar todos esos sentimientos negativos y preocupaciones que tenemos. No importa de qué manera, solos o acompañados de alguien para sentirnos un poco comprendidos.

Las lágrimas liberan una sustancia llamada adrenocorticotropina (hormona relacionada con el estrés), también prolactina y leucina encefalina, analgésicos naturales. Es la razón por la que después de llorar nos sentimos más tranquilos.

Visita este artículo: 5 ejercicios de respiración que te ayudan a controlar la ansiedad y el estrés

2. Nos ayuda a superar el dolor

No hay nada más doloroso que la pérdida de un ser querido o un corazón roto. Y es que en esos momentos nuestros sentimientos están a flor de piel y tenemos pensamientos caóticos.

Cuando sentimos pena, aflicción o dolor, es completamente normal llorar. Y ten por seguro que es la mejor manera de dejar salir todo. Convertimos nuestras emociones negativas en algo tangible, algo que podemos manejar o a lo que podemos hacerle frente.

Y es mucho más fácil lidiar con nuestros sentimientos de esta manera, no con algo que no podamos definir. Llorar es el primer paso para superar el dolor emocional y físico.

Toma un ejemplo simple. Es como cuando un niño se cae de su bicicleta y se lastima. Por lo general, su primera reacción es llorar por el dolor físico que le provocó la caída. Lo mismo ocurre con nuestras emociones: tratamos de exteriorizar aquello que nos duele.

3. Mejora el estado de ánimo

Mujer triste que necesita llorar

Al llorar, nuestro cerebro produce endorfinas, que hacen que el estado de ánimo mejore considerablemente. Como ya hemos dicho, nuestras lágrimas nos dan una sensación de alivio y desahogo al liberar toda la presión que teníamos en nuestro interior.

Esto nos ayuda a sentirnos mejor con nosotros mismos, y nuestros cambios de humor no se alteran frecuentemente.

  • Si bien es cierto que si lloramos por tristeza, después no nos sentimos totalmente felices, sí hay un cambio considerable en nuestro ánimo.
  • Vemos todo de forma más clara o con una mejor perspectiva. Puedes pasar por momentos difíciles, puedes derrumbarte, pero tras ello te levantarás con más fuerza.

4. Reduce los problemas psicosomáticos

Si el cerebro cree que algo está mal, genera una repuesta negativa al cuerpo. La mente es poderosa y puede llegar a ser un arma de doble filo. No liberar emociones, sentimientos o pensamientos puede derivar en problemas psicosomáticos. Podemos sufrir de depresión, ansiedad y baja autoestima.

Y todos estos problemas desencadenan reacciones en el cuerpo humano. Por ejemplo, las personas que constantemente están deprimidas o tristes (sin manifestar o exteriorizar nada) tienden a padecer de problemas gastrointestinales y son más propensas a enfermedades respiratorias y cardiovasculares.

¿Quieres conocer más? Lee: 6 razones por las que llorar es bueno

5. Ayuda a mejorar nuestras relaciones

Mujer llorando

Cuando estamos bajo situaciones de estrés tendemos a comportarnos de forma diferente a lo normal. Si estamos tristes, enojados, frustrados o incluso deprimidos y no hacemos nada para desahogarnos, hacemos o decimos cosas inadecuadas hacia los demás.

Pensamos que nadie sabe en realidad cómo nos sentimos en esos momentos, que no necesitamos de nadie para superar el dolor o sufrimiento que nos aqueja, y alejamos a quienes intentan ayudarnos.

No podríamos estar más equivocados. No hay nada más confortable que sentirse comprendido por quienes nos importan. La mayoría queremos, al menos, un poco de tiempo para que los demás escuchen nuestros problemas. Sin embargo, por miedo a ser lastimados, no confiamos en los demás.

Confiar en otras personas mejora nuestras relaciones interpersonales, ya que involucra compartir y saberse protegido y comprendido por nuestros semejantes. Implica que a alguien le importa tu bienestar. Y en esos casos también debes permitirte llorar.

6. Mejora nuestra visión

Al llorar evitamos la deshidratación de las membranas mucosas de los ojos, ya que los lubrica y los mantiene en condiciones óptimas. Si no lloramos, nuestra visión se vería afectada gravemente, pues su función principal es la de mantener los globos oculares humedecidos.

Recuerda que las lágrimas son el resultado de un montón de reacciones químicas hacia los estímulos provenientes de múltiples áreas como:

  • La condición del entorno del individuo.
  • Agentes externos que interfieren con la delicada mucosa que recubre el ojo humano.
  • La relación bioquímica entre el cerebro (recuerdos, emociones, sensaciones) y el estado anímico determinado por la cultura y la personalidad del sujeto.

Por todas estas razones debes permitirte llorar, sin miedo y sin vergüenza. Los sentimientos deben salir para que puedas sentirte bien física y emocionalmente, no lo olvides.