6 razones por las que deberías comer limón todos los días

Además de ayudar a estimular la función hepática, el limón favorece el funcionamiento digestivo. Gracias a sus propiedades antiinflamatorias nos ayuda a combatir la distensión abdominal y la indigestión

El limón es una de las frutas más conocidas y utilizadas en todo el mundo. Y no sólo por su peculiar sabor: el limón es también una de las frutas con más usos medicinales y terapéuticos.

Cuenta con un elevado contenido en antioxidantes, vitaminas y minerales que lo convierten en un alimento sumamente nutritivo.

Además, destaca por sus propiedades antisépticas y bactericidas que ayudan a prevenir y tratar diferentes tipos de infecciones.

Desde ya el siglo XVII el limón se cataloga como un poderoso digestivo y purificador de la sangre. 

En la actualidad, sigue siendo uno de los ingredientes naturales más valorados.

Así pues, a continuación compartimos contigo 6 razones por las que deberíamos consumirlo a diario.

1. Ayuda a regular el pH de la sangre

pH de la sangre

Los limones están incluidos en el listado de alimentos con cualidades alcalinizantes, cuya función es regular el pH de la sangre para prevenir el desarrollo de diversas enfermedades.

Pese a su naturaleza ácida, el organismo puede metabolizarlo fácilmente, permitiendo que su contenido mineral alcalinice la sangre.

No olvides leer: Descubre qué ingrediente cuida de la salud de tu sangre

2. Fortalece el sistema inmunológico

Los limones son una de las mayores fuentes naturales de vitamina C. Este nutriente es esencial para fortalecer el sistema inmunológico y evitar el desarrollo de enfermedades virales.

Son una fuente de potasio, que estimula el funcionamiento cerebral y del sistema nervioso. Además, también ayudan a regular la presión arterial y los procesos inflamatorios.

El ácido ascórbico actúa como complemento para la función inmunológica, disminuye la inflamación pulmonar y favorece la absorción del hierro.

3. Mejora la digestión

Mejora la digestión

El zumo fresco de limón es un gran remedio natural para favorecer la digestión y la eliminación de toxinas.

Además, ayuda a estimular la función hepática y a producir las cantidades adecuadas de bilis, esencial para la digestión.

Contiene también compuestos antioxidantes y fibra que colaboran en la depuración de los desechos del tracto digestivo y su posterior eliminación.

Su acción antibacteriana, antiinflamatoria y digestiva es beneficiosa para el tratamiento de la indigestión, distensión abdominal y otros trastornos estomacales.

4. Para la salud cardiovascular

El ácido cítrico colabora en la eliminación de sustancias lipídicas que obstaculizan el buen funcionamiento del sistema cardiovascular.

Su ingesta diaria podría prevenir la arteriosclerosis e hipertensión arterial gracias a los antioxidantes que contiene. Es un aliado, pues, en la eliminación de sustancias tóxicas presentes en el torrente sanguíneo.

5. Aumenta la energía y mejora el estado de ánimo

El limón cuenta con increíbles propiedades que pueden cargarnos de energía.

Sus nutrientes fortalecen el cuerpo y estimulan la función cerebral para favorecer la concentración mental.

Además, su aroma se asocia a un mejor estado de ánimo, ayudándonos a disminuir la sensación de estrés.

¿Quieres conocer más? Lee: Los 9 alimentos para ganarle la batalla a la depresión

6. Mantiene la piel limpia

Mantiene la piel limpia

El aporte significativo de vitamina C, así como otros antioxidantes, parecen ser muy efectivos en la prevención del envejecimiento prematuro.

Así, puede ser beneficioso también para nuestra piel. Ayuda en la disminución de manchas y la inhibición de los radicales libres que causan daño oxidativo.

Además, contiene una pequeña cantidad de vitamina E que aporta hidratación y estimula la reparación celular para una piel suave y radiante.

Por sus propiedades antisépticas y antibacterianas, puede ayudar a disminuir el acné y otros trastornos cutáneos.

Y estos son sólo algunos de los beneficios de este maravilloso fruto. Su consumo diario nos hará sentir pronto la diferencia.

En bebida, limonada, ensalada… ¡Anímate!

Y si quieres sacar el máximo provecho a sus propiedades, lo ideal es consumirlo en ayunas diluido en agua tibia.