6 recomendaciones para mejorar el funcionamiento de tu tiroides

Aunque no tengamos problemas con esta glándula, cuidar de nuestra tiroides con determinadas prácticas nos ayudará a optimizar su funcionamiento, lo cual repercutirá en nuestro bienestar general

El buen funcionamiento de la glándula tiroides desempeña un papel muy importante en nuestra salud, no solo porque regula procesos hormonales relevantes, sino porque es clave para el metabolismo, el estado de ánimo y el peso.

Si bien solemos pasarlo por alto, en este pequeño órgano, que se ubica justo en la parte frontal del cuello, se segregan hormonas que regulan la actividad de los tejidos y las células de nuestros sistemas principales.

Además, entre otras cosas, interfiere en la síntesis de proteínas, la circulación sanguínea y oxigenación, y otras labores que son claves para tener una buena calidad de vida.

El problema es que, producto de la genética y los malos hábitos, puede desarrollar una serie de trastornos que le producen alteraciones.

Como consecuencia, muchos de nuestros órganos comienzan a tener dificultades y, con el tiempo, pueden desarrollar enfermedades crónicas.

Debido a esto es fundamental tener buenos hábitos de vida, poniendo en práctica algunas recomendaciones que optimizan sus funciones de forma natural.

¡Descúbrelas!

1. Aprende a manejar el estrés

estrés

El mal manejo del estrés es uno de los factores que influyen en la aparición de desbalances de las funciones de la glándula tiroides.

Si bien pareciera que no tienen nada que ver, la continua exposición a sus efectos puede reducir la capacidad del cuerpo para utilizar las hormonas tiroideas.

Esto se debe al aumento de la producción de cortisol, una sustancia química que impide que las hormonas de la tiroides entren en las células del cuerpo.

Visita este artículo: 6 señales de cortisol alto en tu organismo

2. Ingiere aceite de coco

Los ácidos grasos de cadena media que contiene el aceite de coco son un buen complemento para mejorar la función de las hormonas tiroideas, optimizando su utilización en la actividad del metabolismo del cuerpo.

Gracias a su significativo aporte de vitaminas, minerales y antioxidantes, es un alimento que contrarresta algunos de los efectos que se producen por los descontroles en esta glándula.

3. Incluye yodo en tu alimentación

yodo

El bajo consumo de fuentes de yodo es una de las causas principales de insuficiencia de hormonas de la tiroides, trastorno conocido como hipotiroidismo.

Nuestro cuerpo no tiene la capacidad de crear este nutriente por sí mismo, por lo que debe obtenerse de alimentos saludables.

Algunos de los recomendados son:

  • Mariscos
  • Pescado azul
  • Queso
  • Huevos
  • Sal de mesa
  • Arándanos
  • Vegetales marinos
  • Fresas orgánicas
  • Yogur orgánico
  • Patatas

4. Consume alimentos con zinc

La deficiencia de zinc en el organismo puede conducir al desarrollo de los dos principales trastornos de la glándula tiroides: hipertiroidismo e hipotiroidismo.

La falta de este nutriente produce descontroles en la actividad de las hormonas tiroideas, derivando en una serie de reacciones indeseadas en varios sistemas vitales del cuerpo.

Si bien puede absorberse con el consumo de suplementos, lo más recomendado es tomarlo de alimentos como:

  • Mariscos y pescados
  • Carne magra de res
  • Carne de cerdo
  • Pollo
  • Espinacas
  • Frutos secos
  • Semillas
  • Chocolate amargo

5. Realiza ejercicio regular

ejercicio

Uno de los beneficios poco conocidos del ejercicio físico es que influye para bien en el funcionamiento de la glándula tiroides.

Está recomendado para el tratamiento del hipotiroidismo e hipertiroidismo, ya que regula la actividad de las hormonas tiroideas y permite equilibrar el trabajo metabólico del cuerpo.

Su práctica, entre otras cosas, mejora el estado de ánimo y ayuda a mantener un buen nivel de energía física y mental.

  • Puedes dedicarle como mínimo 30 minutos diarios a ejercicios cardiovasculares o rutinas combinadas.

Te recomendamos leer: Los 9 beneficios del ejercicio habitual

6. Asegúrate de obtener suficiente magnesio

El magnesio es otro de los minerales esenciales que ayudan a proteger la salud tiroidea. El problema es que es uno de los nutrientes de difícil absorción y, aunque está presente en muchos alimentos, es del que se tiene mayor carencia.

El magnesio es necesario para convertir el yodo en hormonas tiroideas y, además, su correcta absorción ayuda a mantener una buena salud metabólica y hormonal.

En la actualidad se puede adquirir en suplementos y lociones de uso externo, pero también puede obtenerse de alimentos como:

  • Aguacates
  • Huevos
  • Espinacas
  • Uvas pasas
  • Maíz
  • Bananas
  • Hierbas secas
  • Salvado
  • Cacao en polvo
  • Frutos secos
  • Semillas (calabaza, lino, girasol)

¿Tienes factores de riesgo de enfermedades de la tiroides? Si es así, incluso si no, asegúrate de poner en práctica todas las recomendaciones dadas y mejora tu estilo de vida para mantener un buen funcionamiento de la glándula.

Por supuesto, procura hacerte chequeos médicos regulares para detectar si está presentando alguna anormalidad.

 

 

 

 

Categorías: Buenos hábitos Etiquetas:
Te puede gustar