7 recomendaciones que debes seguir si tienes hemorroides

El consumo de fibra y agua favorece la evacuación, por lo que nos ayudará a aliviar las hemorroides, al evitar el sobresfuerzo, y a prevenir su aparición

El estreñimiento crónico, un sobresfuerzo abdominal o malos hábitos alimentarios son los motivos por los que se pueden desarrollar las hemorroides.

Este problema, que se caracteriza por la dilatación de las estructuras venosas que se sitúan en el canal anal, se ha convertido en una de las dolencias más frecuentes.

En sus primeros estadios pueden causar molestias leves como picor, inflamación de la piel y pequeños sangrados en las deposiciones.

Sin embargo, también pueden presentar complicaciones, originando unas masas carnosas que salen al exterior, lo que puede ser bastante doloroso.

Aunque hay medicamentos que pueden ayudar a acelerar su recuperación, es primordial tener en cuenta otras recomendaciones para darles un trato adecuado mientras se curan.

En esta oportunidad hemos recopilado las 7 principales para que no dudes en aplicarlas cuando te enfrentes a este problema.

¿Cuáles son las causas de las hemorroides?

Las venas que se encuentran alrededor del ano tienden a dilatarse por la presión. A menudo, los principales desencadenantes de hemorroides son:

  • Tensión durante la evacuación intestinal
  • Permanecer sentados en el baño por tiempo prolongado
  • Tener estreñimiento o diarrea crónica
  • Sufrir sobrepeso u obesidad
  • Estar en embarazo
  • Tener relaciones sexuales anales
  • Llevar una dieta baja en fibra

Ver también: Hemorroides externas: todo lo que debes saber

Síntomas de las hemorroides

hemorroides

Las formas más leves de hemorroides no producen síntomas severos. Por lo general, los pacientes experimentan una sensación incómoda en la región anal.

Los signos y síntomas pueden comprender:

  • Sangrado que no produce dolor al evacuar las heces
  • Picazón e irritación en alrededor del recto
  • Dolor y molestias
  • Inflamación alrededor del ano
  • Un bulto cerca del ano

Recomendaciones para prevenir y tratar las hemorroides

Para prevenir y tratar las hemorroides es fundamental estimular la motilidad intestinal a través de hábitos saludables. Esto ayuda a prevenir complicaciones de los síntomas por el estreñimiento o sobresfuerzos del intestino.

1. Incrementar el consumo de fibra

Alimentos ricos en fibra

La fibra es uno de los nutrientes esenciales que ayudan a mejorar el movimiento intestinal para facilitar la evacuación de las heces. Su consumo diario ablanda los desechos y aumenta su volumen para evitar la fuerza excesiva.

Asegúrate de consumir alimentos como:

  • Frutas frescas
  • Vegetales verdes
  • Cereales integrales
  • Semillas y frutos secos

2. Beber más agua

La deshidratación es uno de los factores que influyen en las complicaciones del estreñimiento (incluyendo las hemorroides). Por ello, para controlar este problema, es primordial asegurar un óptimo consumo de agua.

  • Ingiere de 6 a 8 vasos de agua al día. Si lo prefieres, consúmela en infusiones o jugos naturales.

3. Evitar los alimentos irritantes

carnes-embutidas

Hay algunos alimentos irritantes que pueden empeorar los síntomas de esta condición. Su consumo afecta la actividad digestiva y complica la irritación de la piel alrededor del recto.

Excluye de tu dieta:

  • Comidas picantes o grasosas
  • Alimentos que producen demasiados gases
  • Dulces o alimentos azucarados
  • Quesos curados
  • Carnes industriales o embutidas

4. No realizar sobresfuerzos

Las hemorroides vienen acompañadas con una dificultad para evacuar las heces. Por esta razón, los pacientes que las padecen suelen hacer esfuerzos indebidos al momento de ir al baño.

  • Es importante evitar hacer fuerza o contener el aliento al intentar evacuar. Esta situación aumenta la presión sobre las venas afectadas, aumentando su dilatación.

5. Hacer ejercicio físico

hacer-ejercicio

Para evitar la reaparición de hemorroides es conveniente hacer ejercicio físico.

Mantenerse activo regula el movimiento de los intestinos y disminuye la presión que se produce sobre las venas de la zona anal al permanecer por mucho tiempo sentados.

  • Dedica entre 20 y 30 minutos diarios a una actividad deportiva.

6. Cuidar la higiene anal

Para un óptimo proceso de recuperación es necesario tener una buena higiene anal. La zona se debe limpiar con agua tibia y jabón neutro, sobre todo tras ir al baño.

  • El exceso de lavado puede causar un desbalance del manto graso natural de esta región de la piel. Por este motivo se recomienda el uso de una pomada antihemorroidal o vaselina.

Ver también: 5 hábitos de higiene íntima que no son tan buenos como pensabas

7. Aplicar remedios naturales

aloe-vera

Hay una amplia variedad de remedios naturales que puede ayudar a tratar este problema. Los ingredientes antiinflamatorios y refrescantes combaten la irritación y mejoran la circulación para desinflamar las venas afectadas.

Algunas opciones son:

  • Compresas frías
  • Baños de asiento con infusión de manzanilla
  • Patata cruda
  • Baños con aceites esenciales
  • Gel de aloe vera
  • Baños con agua de árnica

¿Tienes una hemorroide? Aunque el problema suele ser leve, consulta al médico si los síntomas tardan mucho en curarse. A veces es necesaria su intervención para lograr un buen proceso de recuperación.