6 recursos naturales que puedes usar para cerrar los poros abiertos

El problema de los poros abiertos es que suelen acumular impurezas, por lo que es fundamental mantener una correcta higiene y cuidado del rostro para evitarlo

Los poros abiertos de la piel representan un problema estético para quienes los padecen. Aunque no son graves ni requieren intervención profesional, sí pueden influir en la aparición de puntos negros y granos de acné.

Su desarrollo puede ser producto de la exposición prolongada al sol, ya que los rayos ultravioleta (UV) deterioran el colágeno y reducen la elasticidad de los canales de los poros.

Sin embargo, a menudo tienen que ver con descontroles hormonales, exceso de estrés y deficiencias en los cuidados diarios que se le brindan al rostro.

Aunque hay muchos tratamientos cosméticos que ayudan a tratar esta condición, no siempre es necesario gastar grandes sumas de dinero para minimizarlo.

De hecho, a la mano tenemos una serie de recursos naturales que, aplicados de forma regular, ayudan a sellarlos sin producir reacciones indeseadas.

¿Te animas a probarlos? Descubre los 6 mejores.

1. Hielo

hielo-piel

El hielo es un tónico natural que ayuda a tensar la piel para disminuir el tamaño de los poros abiertos. Es ideal para estimular la circulación y remover los residuos de grasa que hacen lucir la piel brillante.

¿Cómo utilizarlo?

  • Envuelve varios cubos de hielo en un paño limpio y aplícalo sobre las zonas afectadas durante 15 minutos.
  • Repite el procedimiento 2 veces al día para obtener mejores resultados.

Nota: Si deseas obtener beneficios adicionales, haz los cubitos de hielo con zumo de pepino o té verde.

Lee también: ¿Es malo poner hielo a la bebida?

2. Vinagre de manzana

El vinagre de manzana orgánico es un tónico con propiedades astringentes que disminuyen la acumulación de residuos en los poros de la piel.

Sus compuestos ácidos regulan el pH cutáneo y mejoran la actividad de las glándulas sebáceas para disminuir el tamaño de los poros dilatados.

¿Cómo utilizarlo?

  • Diluye un poco de vinagre de manzana en partes iguales de agua.
  • Sumerge un disco de algodón en el líquido y frótalo sobre el rostro.
  • Deja que actúe 10 minutos y aclara con agua tibia.
  • Úsalo cada noche después de tu rutina de limpieza.

3. Claras de huevo

clara-huevo-mascarilla

La aplicación de claras de huevo tiene muchas funciones sobre la piel. Sus aminoácidos esenciales ayudan a reparar las agresiones que sufre en el ambiente, impidiendo el desarrollo de arrugas prematuras.

Tiene un efecto reafirmante y tonificante que disminuye la presencia de poros abiertos. Además, se adhiere a las impurezas y facilita su eliminación.

¿Cómo utilizarlas?

  • Bate una clara de huevo y extiéndala por todo el rostro.
  • Déjala secar durante 20 o 30 minutos y enjuaga.
  • Úsala, por lo menos, 3 veces a la semana.

4. Yogur natural

Por su alto contenido de ácido láctico, el yogur natural es un excelente recurso para hacer una limpieza profunda de la piel cuando hay problemas debido a los poros abiertos.

Su aplicación directa regula la producción de sebo y desprende las células muertas que no se notan a simple vista. De paso, nutre la dermis y previene el envejecimiento prematuro.

¿Cómo utilizarlo?

  • Extiende una fina capa de yogur natural por todo el rostro.
  • Deja que actúe 20 minutos y enjuaga.
  • Repite el tratamiento 4 veces a la semana, antes de acostarte.

¿Quieres conocer más? Lee: 6 formas de utilizar yogur natural como remedio casero

5. Jugo de pepino

mascarilla-pepino

Por su acción tonificante y limpiadora, el zumo de pepino ha sido uno de los remedios tradicionales para aliviar el exceso de grasa y la dilatación de los poros.

Sus antioxidantes protegen los tejidos contra la acción negativa de los radicales libres, minimizando la aparición de imperfecciones.

¿Cómo utilizarlo?

  • Ralla un pepino y cuélalo sobre una tela para obtener su jugo.
  • Ponlo en el refrigerador por un par de horas para que se enfríe bien.
  • Luego, sumerge un trozo de algodón en el líquido frío y ponlo sobre las zonas problemáticas.
  • Déjalo actuar 20 minutos y enjuaga.
  • Repite su aplicación cada noche antes de acostarte.

6. Bicarbonato de sodio

Por su textura, el bicarbonato de sodio ha sido empleado como exfoliante natural. Su interesante composición ayuda a absorber los residuos de grasa y disminuye el tamaño de los poros.

Se recomienda para restablecer el pH natural de la piel, dado que elimina las bacterias de su superficie y combate los puntos negros y el acné.

¿Cómo utilizarlo?

  • Humedece un poco de bicarbonato de sodio hasta obtener una pasta espesa.
  • Frota el remedio sobre el rostro y realiza suaves masajes circulares.
  • Déjalo actuar 10 minutos y enjuaga.
  • Úsalo solo 2 veces a la semana, ya que en exceso puede causar resequedad.

¿Quieres darle a tu piel un aspecto más liso y fresco? Si notas tus poros demasiado abiertos o llenos de impurezas, no dudes en probar alguno de estos recursos naturales.

 

 

Te puede gustar