6 reglas del cuidado de los pies para que siempre se vean impecables

Al igual que exfoliamos o masajeamos otras partes del cuerpo debemos hacer lo mismo con los pies, ya que de esta forma nos aseguraremos de cuidarlos

Tener unos pies impecables puede llegar a ser más fácil de lo que crees. Simplemente basta con tener un buen cuidado de los mismos y seguir una serie de reglas que harán que se vean perfectos en todo momento.

Te las contamos a continuación.

1. Asegúrate de mantener los pies secos

Para lograrlo solo tendrás que seguir estos sencillos pasos:

  • Usa siempre que sea posible zapatos hechos con materiales naturales que permitan que la piel transpire.
  • Si es posible no uses el mismo par de zapatos durante varios días seguidos.
  • Sécate siempre los pies después de ducharte para evitar la aparición de hongos.

Te recomendamos leer: ¿Hongos en los pies? ¡3 remedios para eliminarlos definitivamente!

2. Corta tus uñas correctamente

cortar-uñas

La forma en la que cortas las uñas es muy importante para evitar que se acaben encarnando. Para evitarlo solo tendrás que seguir estas recomendaciones:

  • Corta las uñas en línea recta, no redondeada.
  • No las cortes demasiado o acabarás provocando uñas encarnadas o infecciones.
  • No retires la cutícula. Si es necesario, empújala hacia la base de la uña con una espátula especial para ello y listo.

3. Preserva su salud

A veces, por mucho que lo intentemos, es imposible evitar posibles problemas como el de las uñas encarnadas. Preserva su salud de un modo sencillo siguiendo estas recomendaciones que te resultarán de lo más útiles:

  • Lo primero que tendrás que hacer será poner tus pies en agua tibia durante unos 15 o 20 minutos. Añade una cucharada del sal por cada litro de agua y así lograrás desinfectarla.
  • Usa hilo dental para hacer palanca y lograr levantar la uña ligeramente: de tal modo que podrás limpiar la zona afectada con un antiséptico y ponerle, en el caso de que lo consideres, alguna crema para que acelere su proceso de curación.
  • Repite el procedimiento hasta que la uña vuelva a la normalidad. No obstante, si observas que el enrojecimiento y la inflamación que hay alrededor de la uña encarnada son fuertes, no te automediques y acude a un médico.

4. Baños con bicarbonato para los pies

Como-eliminar-los-hongos-de-los-pies-con-bicarbonato-de-sodio
No hay nada como darse baños en los pies con esta solución a base de bicarbonato para que tus pies luzcan sanos y los talones estén siempre suaves.

  • Para que sea verdaderamente efectivo tendrás que hacerlo una vez por semana durante períodos de 15 o 20 minutos.
  • Para ello podrás usar ingredientes como la sal común, aceites esenciales e infusiones herbales.
  • Después del baño, usa una piedra pómez o exfoliante para eliminar la piel áspera de los pies y listo.

5. Cremas humectantes

Aunque no lo creamos, las cremas humectantes para los pies son tan necesarias como las de las manos y la cara, así que no dejes de aplicarla.

  • Para ello opta por productos que incluyan componentes que ayuden a suavizar la piel como son la dimeticona, lanolina y vaselina, e ingredientes hidratantes tales como glicerina y lecitina.
  • Eso sí, evita aplicar este tipo de cremas en las áreas interdigitales porque puede provocar la aparición de hongos en la piel.

Ver también: ¿Cómo prevenir los hongos en la piel?

6. Apuesta por los masajes en los pies

Flexionar los dedos de los pies

Los masajes en los pies son beneficiosos por diversos motivos: desde activar la circulación a lograr deshacerte de la fatiga y mantener los pies sanos.

  • Bastará con que le dediques tan solo 5 minutos al día. Puedes usar un buen masajeador especial para pies.
  • También puedes rodar por el suelo una pelota de tenis común o cualquier otro objeto redondo con el propio pie para activar la circulación.

7. Exfolia tus pies

Del mismo modo que te exfolias la cara también debes hacer lo propio con los pies. Esta solución puede ser útil en ambos casos.

  • Mezcla en un tarro aceite corporal y unas cucharadas de azúcar en él.
  • Aplícalo sobre los talones o las zonas que desees exfoliar mediante un suave masaje.
  • De este modo conseguirás hidratar los talones y ayudar a eliminar las células muertas debido a la fricción que realiza el azúcar sobre la piel. Así de sencillo y barato.