6 remedios ancestrales para aliviar las uñas encarnadas

Daniela Castro 13 agosto, 2016
Si bien estos remedios pueden ayudar a aliviar el dolor y prevenir infecciones, debemos consultar con el especialista, ya que en ocasiones la única solución para las uñas encarnadas es la cirugía

La onicocriptosis, mejor conocida en el lenguaje popular como uña encarnada, es una condición médica que se produce cuando la uña se queda incrustada en la piel del dedo.

Se trata de una dolencia muy común entre las personas, en especial cuando estas no usan un calzado cómodo, ventilado y de materiales flexibles.

Aunque también puede darse en las manos, la mayoría de los casos se dan en el dedo gordo de uno o ambos pies.

Suele venir acompañada con un enrojecimiento e inflamación de la zona, los cuales deben tratarse cuanto antes para evitar complicaciones.

Si bien no suele representar un peligro, es primordial aplicarle algún remedio para disminuir el riesgo de infección.

Como sabemos que muchos no saben qué hacer al respecto, a continuación queremos compartir 6 antiguas soluciones caseras que pueden curarlo.

1. Aceite de árbol de té

Aceite de árbol de té

El aceite esencial de árbol de té es un producto natural que ha logrado posicionarse como uno de los mejores antibióticos y antimicóticos.

Su aplicación sobre la piel que rodea las uñas puede contribuir a calmar la irritación y el enrojecimiento.

Ingredientes

  • 6 gotas de aceite esencial de árbol de té
  • 1 trozo de algodón
  • 1 vendaje

¿Qué debes hacer?

  • Intenta separar la uña encarnada de la piel con la ayuda de un trozo de algodón.
  • A continuación, aplícale el aceite esencial de árbol de té y cúbrelo con un vendaje.
  • Déjalo actuar toda la noche y repite el tratamiento hasta curarla completamente.

2. Ajo

El ajo es un condimento que, además de mejorar el sabor de las comidas, se ha reconocido como remedio natural contra múltiples enfermedades.

Dada su composición se le atribuyen efectos antibióticos, antiinflamatorios y calmantes, lo cual indica que es una buena solución contra las uñas encarnadas.

Ingredientes

  • 1 diente de ajo
  • 1 cucharadita de aceite de oliva (5 g)
  • 1 vendaje

¿Qué debes hacer?

  • Machaca un diente de ajo en un mortero y mézclalo con una cucharadita de aceite de oliva hasta formar una pasta.
  • Frota la pasta sobre la uña afectada y cúbrela con un vendaje para que actúe por algunas horas.
  • Repite su uso todos los días, hasta asegurarte de aliviarla por completo.

3. Miel de abejas

Bebida de canela y miel de abejas

La miel de abejas es un producto con propiedades antibióticas y antivirales que protegen la piel ante todo tipo de infecciones.

Si bien no es una solución para extraer la uña enterrada, representa una gran alternativa para apoyar su recuperación.

Ingredientes

  • 1 cucharada de miel de abejas (25 g)
  • 1 cucharadita de jugo de limón (5 ml)

¿Qué debes hacer?

  • Prepara una pasta homogénea con los dos ingredientes y frótalos sobre la uña afectada.
  • Espera a que actúe 20 minutos y enjuaga.

4. Sales de Epsom

Las sales de Epsom son una de las soluciones más populares para todo lo que tiene que ver con el tratamiento de los pies.

Tienen propiedades antiinflamatorias, antifúngicas y antibacterianas que contribuyen a aliviar esta condición.

Ingredientes

  • 1 cucharada de sales de Epsom (10 g)
  • 1 cápsula de vitamina E

¿Qué debes hacer?

  • Combina una cápsula de aceite de vitamina E con una cucharada de sales de Epsom y usa el preparado para exfoliar la zona afectada de los pies.
  • Deja que actúe durante 30 minutos, enjuaga con agua tibia y sécalos bien.
  • Repite su uso, por lo menos, tres veces a la semana.

5. Tintura de caléndula

Calendula

La caléndula tiene propiedades antiinflamatorias, antioxidantes y antifúngicas que calman la irritación y la infección tras sufrir de una uña encarnada.

Ingredientes

  • 10 gotas de tintura de caléndula
  • 1 litro de agua caliente

¿Qué debes hacer?

  • Pon a calentar el agua, viértela en un recipiente y agrégale la tintura de caléndula.
  • Cuando alcance una temperatura soportable para la piel, sumerge los pies durante 15 minutos.
  • Frótalos con cuidado y sécalos bien.
  • Para finalizar, hidrátalos con un poco de vaselina o crema.

6. Vinagre blanco y agua oxigenada

Una combinación de vinagre blanco con agua oxigenada nos da como resultado un tratamiento antimicótico y antibacteriano.

Úsalo para disminuir el enrojecimiento, la sensación de dolor y las posibles infecciones en las uñas.

Ingredientes

  • 2 cucharadas de vinagre blanco (20 ml)
  • 2 cucharadas de agua oxigenada (20 ml)
  • ½ taza de agua tibia (125 ml)
  • 1 trozo de algodón

¿Qué debes hacer?

  • Diluye los dos ingredientes en el agua tibia y frótalos con un algodón sobre la uña dolorida.
  • Déjalo actuar 20 minutos y repite su uso si lo consideras necesario.

¿Te sigue aquejando esta condición? Si el problema persiste y es cada vez más doloroso, consulta al médico.

Algunas veces la única solución para quitarlas es mediante una intervención quirúrgica.

 

Te puede gustar