6 remedios caseros para tratar las aftas bucales

Aunque las aftas bucales pueden ocasionar que la persona sienta cierta sensación de dolor o ardor, no suponen ningún peligro para la salud.

Las úlceras o aftas bucales son pequeñas erosiones de color blanco rodeadas por una zona enrojecida, las cuales suelen aparecer en la cara interna de las mejillas, la lengua o el paladar. A diferencia del herpes labial, no son contagiosas.

En la gran mayoría de los casos, así como aparecen, las aftas bucales suelen desaparecer por sí solas. No obstante, para acelerar el proceso, es conveniente poner en práctica una serie de medidas que van desde evitar alimentos picantes hasta el mantenimiento de una buena higiene del área.

Causas de las aftas bucales

Las causas de estas pequeñas llagas pueden ser muy variadas. Hasta el momento, no se ha determinado una causa exacta de su aparición, por lo que podrían derivarse de diferentes factores, según el caso.

De acuerdo con varios expertos, su desarrollo puede ser el resultado de problemas en el sistema inmunitario, bacterias o virus; además, podría haber una mayor incidencia por causa de:

  • El estrés.
  • El tabaquismo.
  • Las lesiones en la boca.
  • La mala higiene bucal.

Remedios caseros para las aftas bucales

Por suerte, existen varios remedios caseros que pueden ayudar a acelerar el proceso de curación de las aftas bucales. A continuación te mencionamos algunos de los más sencillos, pero eficaces.

1. Agua con sal

Agua y sal para las aftas.

La sal cuenta con propiedades antisépticas que pueden ser aprovechadas en el tratamiento de las aftas. Al aplicarla, puede que se sienta cierta sensación de ardor; se trata de algo completamente normal, pues la sal está actuando contra las bacterias. En pocos minutos, la molestia desaparecerá.

Se puede sustituir la sal por bicarbonato de sodio que, si bien puede escocer al principio, también ayudará a curar las heridas y a cicatrizas las aftas.

Ingredientes

  • ½ cucharadita de sal (2,5 g)
  • 1 vaso de agua (250 ml)

Procedimiento

  • Diluye la media cucharadita de sal en agua para crear una solución salina.
  • Toma una pequeña cantidad del líquido y realiza gárgaras durante 30 segundos.
  • Repite, al menos, 3 veces al día.

2. Infusión de caléndula

La caléndula es una planta que tiene propiedades antiinflamatorias y antibacterianas que actúan de forma positiva en la curación de las úlceras bucales.

Ingredientes

  • 1 cucharadita de flores de caléndula (5 g)
  • 1 vaso de agua (200 ml)

Procedimiento

  • Pon a hervir un vaso de agua y agrégale la cucharadita de flores de caléndula. Pasados un par de minutos, retira la infusión y déjala reposar.
  • Cuando el líquido esté tibio, cuélalo y utilízalo para hacer gárgaras varias veces al día.

3. Leche de coco

Beneficios de la leche de coco.

Este líquido que se obtiene a partir de la pulpa blanca del coco cuenta con increíbles propiedades para curar las llagas en la boca.

Ingredientes

  • 1 taza de coco rallado (100 g)
  • ½ vaso de agua (125 ml)

Procedimiento

  • Calienta el agua e incorpórala a la licuadora con el coco rallado. Procesa todo un par de minutos y cuela.
  • Enjuágate la boca con la leche 2 o 3 veces al día hasta que las úlceras desaparezcan.

Lee también: Cómo embellecer tu rostro con leche de coco

4. Infusión de manzanilla

La manzanilla es una hierba que tiene propiedades antisépticas y antiinflamatorias que se pueden aprovechar para reducir las aftas y protegerlas contra las posibles infecciones.

Ingredientes

  • 1 cucharada de flores frescas de manzanilla (10 g)
  • 1 vaso de agua (250 ml)

Procedimiento

  • Pon a hervir el vaso de agua y, cuando llegue a ebullición, agrégale las flores de manzanilla, baja el fuego y permite que infusione 5 minutos más.
  • Deja reposar el líquido.
  • Pásalo por un colador y utilízalo para hacer gárgaras unas 3 veces al día.

5. Gel de aloe vera

Gel de aloe vera.

Las propiedades calmantes y restauradoras del gel de aloe vera se conocen desde hace cientos de años. Este producto natural tiene una acción antiséptica, bactericida, antiinflamatoria e hidratante que al ser aplicadas en la boca pueden ayudar a disminuir este problema.

Ingredientes

  • 1 cucharada de gel de aloe vera (10 ml)
  • ½ vaso de agua (125 ml)

Procedimiento

  • Introduce los dos ingredientes en la licuadora y procesa hasta obtener una mezcla líquida.
  • Utiliza el líquido resultante del licuado como enjuague bucal.

6. Hielo

Este es quizá el remedio más económico y fácil que se puede utilizar como tratamiento contra las aftas. Tiene un efecto antiinflamatorio que puede disminuir las molestias causadas por esta condición. Además, ayuda a que se entuma la zona para disminuir el dolor.

Ingredientes

  • 1 cubo de hielo pequeño
  • 1 paño limpio

Procedimiento

  • Envuelve el hielo en el paño limpio y aplícalo directamente sobra la llaga.

Te puede interesar: Cómo hacer un té antiinflamatorio de cúrcuma

Aspectos que se deben considerar

Para que estos remedios naturales tengan el efecto deseado, es esencial aplicarlos de forma constante; sin embargo, si las llagas permanecen más de tres semanas o parecen ponerse cada vez peor, lo mejor es consultar de inmediato al médico.

A pesar de que estos remedios son inocuos, lo mejor es no aplicarlos todos a la vez sino intercalarlos para conseguir un verdadero alivio. Por ejemplo, se puede realizar el enjuague bucal con el gel de aloe vera y, posteriormente, aplicar hielo durante unos minutos. Luego se deja “descansar” la zona y, en caso de molestia, se aplica el mismo u otro remedio.