6 remedios naturales contra la ansiedad

Este artículo ha sido verificado y aprobado por Valeria Sabater el 15 noviembre, 2018
Cada uno tenemos nuestras formas de mitigar la ansiedad, pero hay determinados rituales, como el ejercicio físico y la meditación que son de lo más efectivo

Sigmund Freud solía decir que la ansiedad es el claro resultado de nuestros conflictos mentales. Esta tensión física y psicológica es ese caballo de batalla al que hacemos frente en diversas épocas de nuestra vida.

Hay quien la sufre de manera puntual, otras personas experimentan esta condición de manera recurrente. En estos últimos casos, es vital que contemos siempre con ayuda experta y especializada.

Asimismo, y de manera complementaria a la terapia psicológica, siempre nos será de utilidad mejorar al máximo nuestros hábitos de vida.

Para ello podemos llevar a cabo una serie de prácticas y remedios de origen natural que pasamos seguidamente a detallar.

¿Cómo saber que tengo ansiedad?

Los síntomas de la ansiedad varían mucho entre cada persona. Los más comunes suelen ser:

  • Pensamientos negativos y sensación de amenaza.
  • Preocupación excesiva.
  • Problemas para concentrarnos.
  • Taquicardia
  • Aumento de la presión arterial
  • Problemas digestivos.
  • Sudoración excesiva
  • Presión en el pecho
  • Insomnio
  • Cansancio o fatiga
  • Tensión muscular

Tal y como hemos señalado al inicio, lo más adecuado en estos casos es pedir ayuda a un profesional de la psicología. Así, y de forma complementaria al enfoque clínico, podemos hacer uso de los remedios naturales.

Veamos las mejores opciones:

Ver también: 5 ejercicios que te ayudarán a tratar tu insomnio

Yoga y la meditaciónhombre practicando yoga para combatir la ansiedad

El yoga y la meditación son prácticas muy idóneas para reducir la sintomatología de la ansiedad. Así, estudios como el llevado a cabo en la Universidad de Boston nos indican que estas estrategias nos permiten tomar contacto con nuestras emociones, canalizarlas y manejarlas mucho mejor.

Es sin duda opción que seguramente nos ofrecerá un mayor bienestar con un mínimo de esfuerzo, ya que solo necesitas de 20 a 30 minutos cada día.

Esto relajará tu cuerpo y lo liberará del estado de tensión que la ansiedad causa.

También verás efectos positivos sobre la circulación de tu sangre, una mayor oxigenación del cerebro y una relajación plena.

Ejercítate regularmente

Reducir la ansiedad es mucho más fácil cuando haces ejercicio. Este efecto se potencia si, además, practicas una actividad que te agrade realmente.

En este sentido, no importa el ejercicio que elijas. Lo importante es que sea algo que te guste, te divierta y te obligue a moverte de la silla.

Ejercitar no solamente te permite mantener tu cuerpo sano, sino que tu mente y espíritu también se ven beneficiados. Así, estudios como el llevado a cabo en la Universidad de Wisconsin nos demuestran sin duda esta relación tan significativa.

Al hacer ejercicio, tu cuerpo produce serotonina. Este químico es indispensable en la función cerebral y genera sensación positivas.

Come alimentos nutritivos

Aunque comer de forma saludable es un recomendación general, cuando pasas por épocas de gran ansiedad la dieta es vital.

Existen muchas hierbas que pueden ayudarte en este proceso que también puedes incluir en tu dieta diaria para mantenerte más relajado.

Algunas son:

  • El tomillo
  • El clavo de olor
  • La lavanda
  • La manzanilla
  • La valeriana

También es importante que incluyas altas raciones de alimentos ricos en magnesio, como espinacas y almendras. Este mineral es ideal para disminuir la tensión.

Lleva una vida social sana

saludar a las personas, clave para reducir la ansiedad

No hay peor enemigo para la inestabilidad emocional que el sedentarismo o el aislamiento. Partiendo de esto, te recomendamos que te mantengas ocupado en cosas que te generen interés.

También sería buena idea practicar actividades que te relajen como dibujar o escribir.

Algo que también es importante potenciar son las relaciones sanas. Procura tener cerca a amigos y familiares que aporten cosas positivas a tu vida.

En ocasiones, las situaciones de ansiedad se agravan porque quienes nos rodean traen emociones negativas.

Quizás suene un poco radical, pero alejarte de las personas tóxicas es sano y necesario. Una vida social activa y sana te mantendrá lleno de energía y te permitirá expresar lo que sientes.

Busca satisfacción mental

Pasar tiempo con personas que necesitan de ti supondrá un impacto positivo en tu vida. Te da la satisfacción de estar haciendo lo correcto, al tiempo que ayudas a tu entorno.

Date el tiempo y la oportunidad de:

  • Apoya alguna causa social
  • Conoce personas que te enriquezcan psicológica y emocionalmente.
  • Levántate cada día con una ilusión.
  • Sitúa metas esperanzadoras en tu horizonte.

Una de las razones por las que esto te ayuda a lidiar con la ansiedad es que te darás cuenta de que la vida siempre merece la pena. Mejora tu enfoque, cuídate y no dudes en buscar ayuda experta cuando lo necesites.

Te recomendamos leer: 9 formas de mejorar tus habilidades mentales

Toma baños de agua caliente

baño de especias para la ansiedad

Este es quizás uno de los remedios más fáciles de aplicar cuando quieres disminuir los altos niveles de estrés. Un buen baño de agua caliente puede cambiar tu forma de pensar y darte una sensación de satisfacción en tu cuerpo.

Una buena copa de vino mientras estás sumergido en el agua, acompañado de música suave y con  aceites esenciales aromáticos de tu elección en el agua puede ser de gran ayuda.

Este remedio puede parecer banal, pero es justo lo contrario. Una de las razones por las que la ansiedad se ha instaurado en nuestras vidas es que nos olvidamos de nosotros mismos.

Así las cosas, toma tu tiempo para preparar un baño con:

  • Una vela aromática
  • Sales relajantes
  • Una buena copa de vino
  • Música relajante

Cualquiera de estos remedios puede ser de gran utilidad para lidiar con los síntomas que genera la ansiedad.

Lo más importante en todo esto es que te tomes el tiempo para determinar cuál es el que mejor se adapta a tus necesidades y gustos.

Recuerda que, si los síntomas no disminuyen, es mejor que busques la ayuda de un especialista. En algunas ocasiones tomar medicamentos es una necesidad.

No obstante, no te preocupes. Es posible eliminar este problema y tener una vida plena y cómoda.

  • Alcalde Lapiedra, M. T. (1991). Los trastornos de conducta en la infancia y sus relaciones con las vivencias de ansiedad y depresión. Zaragoza: Universidad.
  • Arce, E. A. (2000). El hombre del siglo XXI: ansiedad o plenitud? Buenos Aires: Editorial Argenta Sarlep.
  • Brinkerhoff, S. (2004). Drug therapy and anxiety disorders. Philadelphia: Mason Crest Publishers.
  • Cano-Vindel, A., & Fernández-Castro, J. (1999). Procesos Cognitivos y Emoción. (Monografía de 'Ansiedad y Estrés'). Murcia: Compobell.
  • Friedman, S. (1997). Cultural issues in the treatment of anxiety. New York: Guilford Press.