6 remedios naturales para tratar las uñas infectadas

Carolina Betancourth·
24 Julio, 2020
Este artículo ha sido verificado y aprobado por el médico Nelton Abdon Ramos Rojas al
19 Noviembre, 2019
Los traumatismos, la exposición constante a la humedad y el uso de calzado cerrado son factores que contribuyen con el desarrollo de infecciones en las uñas.

Las uñas infectadas son un problema que puede presentarse no solo por higiene deficiente, sino por otros malos hábitos. En algunos casos, pueden cursar con dolor y otras molestias, por ello, es fundamental tratarlas desde el primer momento. 

No tratarla podría derivar en una infección cuyos síntomas podrían ir desde el endurecimiento de la zona adyacente hasta el quiebre de la uña afectada.

Aunque lo más adecuado es acudir a un podólogo, a nivel popular se han llegado a recomendar diversos remedios que, aunque no están científicamente comprobados, podrían contribuir con la mejora.

1. Vinagre de manzana

Vinagre de sidra de manzana
El vinagre de manzana debe emplearse diluido, ya que puede ser irritante. Úsalo durante 2 o 3 días, hasta calmar las molestias.

Según la sabiduría popular, el vinagre de manzana tiene propiedades antibacterianas que lo convierten en un recurso útil para combatir infecciones en las uñas.

El remedio consiste simplemente en remojar una mota de algodón en vinagre y aplicarlo sobre la zona afectada. 

En vista de lo antiguo que es el remedio, se han realizado diversas investigaciones en torno al uso del vinagre en la salud. Sin embargo, no siempre enfocado hacia el ámbito dermatológico.

Por ejemplo, en una investigación titulada Vinagre: usos medicinales y efecto antiglicémicolo único que se comenta al respecto es lo siguiente:

“Investigaciones científicas recientes demuestran claramente las propiedades antimicrobianas del vinagre, pero principalmente en el contexto de la preparación de alimentos. Los expertos desaconsejan el uso de preparados de vinagre para el tratamiento de heridas”.

2. Vicks VapoRub

En el ámbito popular, este conocido ungüento que se usa para aliviar los síntomas de afecciones respiratorias, se considera que podría ser útil para tratar las uñas infectadas y aliviar otras molestias. Sin embargo, no existe evidencia de su eficacia.

Aplicación

  • Toma una pequeña cantidad de la pomada y frótala sobre la uña afectada.
  • Cúbrela con un vendaje o unas medias o calcetines.
  • Deja actuar toda la noche.
  • Enjuaga la zona con agua y jabón a la mañana siguiente.
  • Seca bien los pies.

3. Ajo

El ajo es un alimento que se ha estudiado en varias ocasiones, pues parece tener potencial para diversas cuestiones.

Aunque está científicamente comprobado que las propiedades antimicrobianas y antibacterianas del ajo solo funcionan en ciertas condiciones de laboratorio, hay quienes insisten en utilizar el ajo machacado, en pasta, para combatir infecciones de las uñas.

Para preparar el remedio solo haría falta un diente de ajo fresco.

  • Tritura el ajo hasta obtener una pasta.
  • Aplícala sobre la uña afectada.
  • Cubre con una venda limpia o una gasa estéril.
  • Deja actuar toda la noche y repite la noche siguiente.

Nota: en algunos casos, el ajo podría causar irritación en la piel, por lo que hay que tener precaución a la hora de aplicarlo sobre la piel lesionada.

4. Baño con sales

A pesar de que lo más recomendable es evitar exponer los pies a la humedad, en el ámbito popular se recomiendan los baños con sales, puesto que estos podrían ayudar a calmar el dolor y la inflamación de la piel alrededor de las uñas infectadas. Además, se le atribuyen propiedades antibacterianas a la sal.

Resulta interesante saber que en un estudio publicado en el año 2015 se observó que, tanto en ratones como en seres humanos, “el almacenamiento cutáneo de Na+ (ion de sodio) refuerza la función de barrera antimicrobiana de la piel y aumenta las defensas del huésped impulsadas por los macrófagos”.

Materiales

  • Alcohol.
  • 2 litros de agua.
  • 1 lima metálica.
  • 1 mota de algodón.
  • ½ taza de sales (125 g).

Aplicación

  • Calienta el agua hasta que llegue a una temperatura soportable para los pies y añade las sales. También puedes utilizar sal de mesa.
  • Sumerge los pies durante 15 o 20 minutos.
  • Pasado ese tiempo, seca muy bien los pies.
  • Con mucho cuidado, levanta la punta de la uña enterrada utilizando la lima metálica.
  • Coloca el pedazo de algodón impregnado con alcohol, de tal forma que la uña quede separada de la piel en la que está encarnada.
  • Repite este mismo procedimiento cada día hasta que puedas cortarla.

Nota: si no estás seguro de cómo realizar este procedimiento, acude al podólogo para evitar lesionarte y agravar el problema.

5. Jugo de cebolla

Cebolla cancer

Hay quienes consideran que el jugo de cebolla puede ser una alternativa para el tratamiento de las uñas infectadas, puesto que a este alimento se le atribuyen propiedades antiinflamatorias y antibacterianas. Sin embargo, no existe evidencia de su eficacia.

Dado que no es recomendable sustituir el tratamiento pautado por el dermatólogo por este jugo, lo más aconsejable es que se utilice a modo de complemento, previa consulta con el profesional.

Ingredientes

  • ½ cebolla.
  • 1 mota de algodón.

Aplicación

  • Extrae el zumo de la cebolla.
  • Aplica con ayuda del algodón en la zona afectada.
  • También podrías frotarlo de forma directa en la uña.
  • Si lo usas todos los días, evitarás infecciones y que se desarrollen hongos.

Te interesa: 10 beneficios poco conocidos de la cebolla

6. Limón, ¿el mejor candidato para las uñas infectadas?

Se cree que el zumo de limón, por su acidez, podría ayudar a eliminar las bacterias o los hongos que han causado la infección en las uñas. En caso de querer probarlo, se recomienda hacerlo con mucha precaución y siempre en poca cantidad.

Por otra parte, hay que recordar que el remedio, en todo caso, podría ser un complemento al tratamiento pautado por el médico.

Resulta interesante saber que un estudio publicado en el 2019 se observó que el crecimiento de las bacterias que habían sido aisladas en la mezcla de limón sal y alcohol se inhibía.

Sin embargo, es importante destacar que dicha inhibición fue posible gracias a varios factores en el laboratorio, no solo la mezcla como tal. Por ende, aún queda por determinar la eficacia del zumo de limón, la sal y otras sustancias como tratamientos para las bacterias y hongos en las uñas y la piel.

El remedio más popular para las uñas infectadas consiste en tomar un poco de zumo de limón y aplicarlo con un poco de algodón durante unos minutos, al igual que el jugo de cebolla.

Ingredientes

  • Unas gotas de zumo de limón.
  • 1 mota de algodón.

Aplicación

  • Humedece el algodón con el zumo de limón.
  • Frótalo sobre la uña durante un par de minutos.
  • Puedes fijarlo con un vendaje para que actúe durante varias horas, o bien puedes repetir el mismo procedimiento varias veces al día.

Descubre: Consecuencias para la salud del abuso de zapatos de tacón

Otros cuidados para las uñas infectadas

Si deseas recurrir a estos remedios caseros, debes tener en cuenta que hay otros aspectos que debes cuidar para poder notar una mejoría. Por ejemplo:

  • Evitar usar calzado cerrado y ajustado durante periodos de tiempo largos.
  • Evitar sumergir los pies en agua, bañarse en piscinas, tomar baños de tina y cuestiones así, puesto que la humedad es el ambiente idóneo para la proliferación de bacterias (y agravamiento de infecciones en las uñas).
  • Después de la ducha o un lavado de pies, asegúrate de secarlos bien.
  • Utiliza calcetines de algodón, limpios. No reutilices nunca los calcetines.
  • Mantén tus uñas limpias y bien recortadas.

En caso de que tengas dificultades o consideres que el problema no mejora, consulta con un podólogo. 

  • Champoon, R.H. (ed.). (1998). Texbook of dermatology. San Diego: CMEA Multimedia Group.
  • De Becker, D.A.R. (1994). What do beau’s line mean? London: Elsevier.
  • Veer, P.; Patwardhan, N.S., and Damle, A.S. (2007). “Study of onychomycosis: prevailing fungi and pattern of infection”, Indian J. Med Microbiol, 25 (1): 53-56.