6 remedios naturales para el prurito cutáneo

La aplicación tópica de algunas infusiones, como la menta o el tomillo, puede ayudarnos a aliviar el prurito y la inflamación, gracias a sus propiedades anestésicas

El prurito cutáneo, es decir, esa incómoda sensación de picor en la piel, puede originarse por una reacción alérgica o por problemas como la dermatitis y los hongos.

Afecta a personas de todas las edades, aunque es más frecuente en los adultos mayores debido al exceso de sequedad que empieza a sufrir su dermis.

No representa una condición grave, pero puede desencadenar muchas molestias, en especial cuando la persona se rasca y lesiona su piel.

Si bien el síntoma suele desaparecer por sí solo en cuestión de horas, hay algunos remedios de origen natural que ayudan a calmarlo cuando tiende a ser desesperante.

En esta oportunidad queremos compartir en detalle los 6 mejores para que no dudes en tenerlos en cuenta la próxima vez que sientas picazón.

¡Apunta!

1. Avena

avena

Por sus propiedades hidratantes y regeneradoras, la avena es uno de los mejores ingredientes naturales para disminuir el prurito cutáneo.

Sus nutrientes calman la sensación de comezón y disminuyen la inflamación que sufre la piel por las reacciones alérgicas que la ocasionan.

Ingredientes

  • 3 cucharadas de avena (30 g)
  • 1 taza de agua (250 ml)

Preparación

  • Pon a remojar la avena en una taza de agua hirviendo.
  • Tapa la bebida y déjala reposar 20 o 30 minutos.

Modo de aplicación

  • Enjuaga las zonas afectadas con el agua de avena.
  • Úsala 2 o 3 veces al día, hasta sentir una mejoría.

Visita este artículo: 4 recetas de avena imprescindibles

2. Vinagre de sidra de manzana

La aplicación directa de vinagre de manzana puede ser un poco agresiva para la piel. Sin embargo, cuando lo diluimos en agua, sus ácidos naturales ayudan a restablecer el pH cutáneo para calmar la irritación y el prurito.

Ingredientes

  • 3 cucharadas de vinagre de manzana orgánico (45 ml)
  • 3 cucharadas de agua (45 ml)

Preparación

  • Combina las partes iguales de vinagre de manzana con agua.

Modo de aplicación

  • Sumerge un algodón en el líquido y frótalo por las zonas afectadas.
  • Déjalo absorber sin enjuagar y repite su uso 2 veces al día.

3. Arcilla verde

mascarilla-arcilla-3

La arcilla verde tiene múltiples aplicaciones terapéuticas y cosméticas. Desde la antigüedad se ha utilizado con diversos fines cutáneos, puesto que es calmante y promueve la regeneración de los tejidos.

Su aplicación directa disminuye el enrojecimiento, la inflamación y la comezón. Además, tonifica y previene la aparición de arrugas prematuras.

Ingredientes

  • 2 cucharadas de arcilla verde en polvo (30 g)
  • ¼ de taza de agua (62 ml)

Preparación

  • Mezcla la arcilla verde con el agua hasta obtener una pasta cremosa.

Modo de aplicación

  • Extiende el tratamiento sobre las zonas afectadas y déjalo actuar 20 minutos.
  • Enjuaga con agua tibia y aplícate crema hidratante.
  • Repite el tratamiento si el picor persiste.

4. Menta

La menta se ha hecho popular por sus propiedades para calmar problemas del sistema digestivo. Sin embargo, el mentol contenido en sus hojas cuenta con un efecto antiinflamatorio que calma el prurito cutáneo.

Ingredientes

  • 3 cucharadas de hojas de menta (45 g)
  • 1 taza de agua (250 ml)

Preparación

  • Incorpora las hojas de menta en una taza de agua hirviendo.
  • Tapa la bebida, déjala reposar 20 minutos y fíltrala con un colador.

Modo de aplicación

  • Enjuaga las zonas afectadas con el líquido.
  • Repite su uso 2 o 3 veces al día, si lo consideras necesario.

¿Quieres conocer más? Lee: 12 usos curativos de la menta

5. Bicarbonato de sodio

Bicarbonato de sodio

Por sus propiedades alcalinas, el bicarbonato de sodio es un ingrediente calmante que facilita la regulación del pH de la piel en casos de alergias, picaduras o dermatitis.

Su uso externo disminuye la sensación de picor y reduce la inflamación y enrojecimiento.

Ingredientes

  • 1 cucharada de bicarbonato de sodio (9 g)
  • 1 cucharada de aceite de coco (15 g)

Preparación

  • Combina el bicarbonato de sodio con el aceite de coco hasta obtener una pasta cremosa.

Modo de aplicación

  • Frota el tratamiento sobre la piel afectada y déjalo actuar 30 minutos.
  • Enjuaga con agua tibia y repite su uso 2 veces al día.

6. Tomillo

El timol, uno de los principios activos del tomillo, tiene propiedades anestésicas y antiinflamatorias que disminuyen la inflamación para calmar esa sensación incontrolable de picazón.

Ingredientes

  • 2 cucharadas de tomillo seco (30 g)
  • 1 taza de agua (250 ml)

Preparación

  • Agrega el tomillo seco en una taza de agua hirviendo.
  • Tapa la bebida, deja que repose 30 minutos y cuélala.

Modo de aplicación

  • Rocía el tratamiento sobre la piel con la ayuda de un pulverizador, o bien, frótalo con un disco de algodón.
  • Úsalo 2 veces al día hasta sentirte mejor.

Si tienes prurito por alguna alergia o enfermedad de la piel, no dudes en probar estos remedios como solución natural para controlarlo.