6 remedios para tratar las uñas amarillas y gruesas

¿Cuáles son las causas de unas uñas feas, gruesas o de un color amarillento? En la práctica, puede tratarse de causas externas o internas de cada persona. En cualquier caso, la buena noticia es que hay un tratamiento efectivo.

Las uñas amarillas y gruesas pueden tener distintas causas internas o externas. En todo caso, el efecto estético puede ser bastante molesto. Y tampoco es cuestión de pintarlas para ocultar la coloración, ya que a veces es el propio esmalte el causante de la misma. A continuación, veremos seis tratamientos para volver a lucir uñas sanas.

¿Tienes las uñas amarillas y gruesas?

En principio, se deberían evaluar varios factores. Comenzando con las causas internas, se puede mencionar una inflamación hepática como la causada por la hepatitis. Por otro lado, la poca disponibilidad de vitaminas A y B genera una tonalidad amarillenta en las uñas.

Chica con un cigarrillo en las manos
La nicotina y los contaminantes del tabaco acaban produciendo una coloración amarillenta en los dedos y las uñas.

En cuanto a motivos externos, el más frecuente es el consumo de tabaco, ya que sostener el cigarrillo en la mano mancha de nicotina dedos y uñas. En estos casos, los dedos más afectados son, precisamente, el índice y anular de la mano que se usa para fumar.

Otro causante de las uñas amarillas y gruesas es el uso continuado de esmalte o de uñas postizas. Entre otras cosas, porque las uñas pierden oxigenación al estar constantemente cubiertas, dañando la queratina e impidiendo la regeneración celular.

Los componentes químicos de los esmaltes de uñas pueden incluir tolueno, etilacetato o butilacetato que, a la larga, resultan tóxicos para la piel y las uñas.

Además, puedes notar tus uñas amarillas y gruesas si tienes hongos, los cuales se ubican debajo de las uñas debilitando la queratina. Otras causas internas son la psoriasis, la diabetes o el propio envejecimiento natural.

Para más info: Onicomicosis: cuando los hongos están en las uñas

Remedios contra las uñas amarillas y gruesas

Cuando la causa de la tonalidad irregular de las uñas es interna, es decir, producto de una carencia de vitaminas, una inflamación hepática o alguna enfermedad como la psoriasis, el tratamiento dependerá del seguimiento médico. No obstante, los remedios que se describen a continuación pueden ser eficaces.

  • Jugo de limón: el limón es uno de los típicos remedios caseros para mejorar las uñas de pies y manos. El ácido cítrico que posee es perfecto no sólo para exfoliar la superficie de las uñas, sino también para combatir los hongos. De modo que será útil tanto si la causa de la coloración amarillenta es interna o externa.

La forma de uso consiste en sumergir las uñas en jugo de limón durante unos 5 a 10 minutos. Al concluir, enjuaga tus manos con agua y jabón. Este tratamiento debe repetirse diariamente hasta que el color amarillo desaparezca.

Quizá te interese: Propiedades del limón y remedios naturales

Otros tratamientos naturales efectivos

Manos enseñando las uñas
Mediante la aplicación de productos blanqueantes y antioxidantes naturales, conseguiremos reducir las manchas amarillentas de las uñas.
  • Aceite esencial de limón: otra manera de usar limón es mediante el aceite esencial que se consigue en tiendas de venta de productos naturales. En este caso, el beneficio es doble ya que, además de limpiar las uñas, hidrata las cutículas.
  • Agua oxigenada: otro método muy fácil es aplicarse agua oxigenada. Sobre todo si se trata de una infección por hongos en la zona inferior de las uñas. Simplemente se debe aplicar unas gotitas en cada uña durante una o dos semanas. Este tratamiento funciona mejor si se exfolian las uñas cada dos o tres días.
  • Pastillas efervescentes para dentaduras postizas: así como sirven para blanquear las dentaduras, podrán ayudarte con tus uñas amarillas y gruesas. Sumerge los dedos en un recipiente con este producto y déjalo actuar el tiempo indicado en la caja.
  • Bicarbonato de sodio: otra receta económica para volver a lucir uñas transparentes consiste en realizar una pasta de este ingrediente y agua. Con un cepillo lo aplicas y frotas en cada uña, lo dejas actuar unos minutos y exfolias suavemente. Si lo haces con frecuencia, muy pronto las manchas amarillas habrán desaparecido.
  • Aceite de oliva, bicarbonato y limón: una combinación infalible para blanquear tus uñas, fortalecer y darles suavidad a tus manos, todo en uno. Lo único que debes hacer es una pasta con los tres elementos, aplicarlos, frotarlos y dejarlos actuar.

Por último, debemos recordar que, si bien estos remedios para deshacerte de las uñas amarillas y gruesas son muy efectivos, debes conocer primero la causa de tal fenómeno. Para ello, bastará con la visita al dermatólogo, quien podrá aconsejarte en caso de falta de vitaminas o alguna enfermedad.