6 secretos de alimentación de un dermatólogo para que tu piel sea perfecta

En función de nuestro tipo de piel y del problema que queramos tratar deberemos adaptar nuestra alimentación. Asimismo, no podemos olvidar que una correcta hidratación es fundamental en cualquier caso

¿Quieres tener una piel perfecta y no sabes cómo lograrlo?

Te dejamos estos consejos para que, independientemente del tipo de dermis que tengas, puedas tratarlo.

1. Manchas

La manchas en la piel, también conocidas como hiperpigmentación, pueden estar provocadas por de la deficiencia de vitaminas (sobre todo, B12).

Por ello, los alimentos ricos en esta vitamina serán tus mejores aliados.

  • Para erradicar las manchas en la piel, necesitas vitaminas C y E y antioxidantes, como puede ser el ácido elágico y extracto de las pepitas de uvas.
  • Estas sustancias se encuentran en los cítricos, las fresas, los kiwi,las granadas y los tomates.

No pases mucho tiempo bajo el sol o la pigmentación será mucho mayor. Para proteger tu piel de de los rayos UV, necesitas consumir alimentos ricos en antioxidantes.

Incluye en tu dieta:

  • Bayas
  • Toronjas
  • Piña
  • Ciruelas
  • Col
    Espinacas
  • Mijo

Visita este artículo: ¿El estrés puede causar manchas en la piel?

2. Piel grasa

Cómo cuidamos la piel grasa

Si tomas alimentos con alto índice glucémico verás que provocan una secreción de las glándulas sebáceas mucho mayor.

Por ello la piel produce más grasa de la necesaria para humectar, lo que provoca brillos en la piel.

Los productos cosméticos pueden acabar con el brillo por un tiempo, pero no son el remedio infalible. Lo mejor es llevar una dieta con un alto contenido de vitamina A que ayuda a reducir la producción de grasa cutánea.

Para mejorar los efectos causados por la piel seca tendrás que incluir en tu dieta:

  • Albaricoques secos
  • Mangos
  • Zanahorias
  • Yema de huevo
  • Espinacas
  • Patatas

También debes reducir el consumo de alimentos con alto índice glucémico.

Come menos pan blanco, panecillos, patatas y pastas y próximamente te olvidarás de los problemas cutáneos.

3. Acné

Si tienes acné puede ser porque tomes demasiados alimentos con alto índice glucémico.

No todas las personas con acné tienen la piel grasa. Debido al aumento de la actividad de las glándulas sebáceas, los poros se cierran y ahí empiezan a reproducirse las bacterias e inicia un proceso inflamatorio.

Si quieres acabar con el acné, debes empezar por cambiar tu dieta. Por ello no olvides incluir en la alimentación productos ricos en grasas poliinsaturadas, que reducen la inflamación.

No dejes de incluir en la dieta:

  • Frutas
  • Verduras
  • Nueces
  • Semillas de linaza
  • Aceite de lino
  • Algas marinas
  • Mariscos y pescado

4. Piel seca

piel seca

La sequedad en la piel también es una señal de la deficiencia de vitamina E y de falta de colesterol.

Esto último se da especialmente en las personas vegetarianas, ya que la mayor parte del colesterol la obtenemos precisamente de la carne y del pescado.

Para tratar el problema de la piel seca debes incluir en tu dieta productos con grasas monoinsaturadas.

Estas se absorben mejor si consumimos alimentos como:

  • Legumbres
  • Algas marinas
  • Huevos
  • Soja
  • Aguacate
  • Cacahuate y otros frutos secos.

En cuanto al pescado, intenta comer con regularidad alimentos como el atún, el salmón, la trucha y la caballa.

¿Quieres conocer más? Lee: Cómo reducir la piel seca en el rostro

5. Arrugas

Las arrugas en la piel aparecen, entre otras causas, por el consumo excesivo de alcohol.

Esto es así porque las bebidas alcohólicas provocan deshidratación. También el azúcar puede provocar el envejecimiento prematuro de la piel porque la glucosa reduce la elasticidad de la dermis.

  • Los productos con propiedades antioxidantes serán tu mejor medicina, ya que ayudan a rejuvenecer la piel.
  • Por ejemplo, una buena ayuda puede ser consumir a diario alimentos que contengan soja.

6. Bolsas en los ojos

Descubre por qué tienes ojeras y cómo tratarlas naturalmente

Las bolsas oscuras debajo de los ojos no son solo una señal de falta de sueño, sino que también pueden indicar alguna alergia o intolerancia a ciertos alimentos.

Para acabar con esto lo primero que tendrías que ver es si tienes alguna intolerancia que desconoces. Para ello, nada como hacerte un análisis.

Tampoco estará de más que excluyas de tu dieta los alimentos potencialmente peligrosos:

  • Productos lácteos
  • Horneados
  • Patatas fritas
  • Café soluble
  • Sopas instantáneas
  • Endulzantes artificiales

En el caso de que no tengas ningún tipo de alergia, también puede ser que las bolsas oscuras aparezcan por deshidratación. Para evitarlo, bebe más agua y no tomes mucho café.

Asimismo, procura comer más carne roja, atún, yemas de huevo y mijo que te aportarán hierro. Y es que la anemia podría ser otra de las causas de estas bolsas.

Categorías: Buenos hábitos Etiquetas:
Te puede gustar