6 señales de energías negativas que debes procurar limpiar

Puesto que solemos atraer lo que somos, es importante que aprendamos a ver la parte buena de las cosas. Así evitaremos que las vibraciones negativas se adueñen de nuestra vida

Una de las cosas que hemos aprendido con el paso de los años es que existen energías positivas y negativas cuya presencia influye en nuestro estado de ánimo.

Mientras que las buenas vibras nos contagian y nos hacen disfrutar de cada experiencia, las negativas nos pueden invadir y provocar graves problemas.

La cosa es que no siempre sabemos identificarlo y, muchas veces, nos dejamos llevar hasta el punto de sentirnos atrapados e infelices.

Por esta razón es importante revisar nuestros cambios de ánimo y energías, relacionándolo con el ambiente al que estamos expuestos y las personas que nos rodean.

Si bien es normal padecer ciclos de negatividad ante ciertas circunstancias, se debe atender con cuidado para que no afecte nuestra calidad de vida.

Por fortuna, recuperar su equilibrio es relativamente fácil y solo depende de la actitud con que se asuma.

A continuación te compartimos 6 señales para saber en qué momento es necesario hacerle frente a las malas energías.

1. Mal humor y sensación de nervios

cambios de humor

Tener cambios negativos en el estado de ánimo puede ser muy perjudicial para la salud física y mental.

Sentimientos como la ira, los nervios y el estrés impiden pensar con claridad y pueden tener graves consecuencias tanto a nivel individual como social.

Es muy importante aprender a controlarlo, identificándolo y tomando control de las emociones fuertes.

Tomarse unos minutos para respirar y reflexionar puede ayudar a alcanzar la calma sin alterar el equilibrio energético.

Este ejercicio relaja la mente, evita la huida y permite evaluar qué fue lo que provocó esas reacciones en el pensamiento.

Lee también: Esconder y fingir emociones afecta a tu pareja

2. Ansiedad y depresión

El estilo de vida moderno ha incrementado de forma considerable el número de pacientes que tienen que lidiar con los síntomas derivados de la ansiedad y la depresión.

Aunque, por lo general, se manifiestan de forma leve y momentánea, estos sentimientos pueden conducir a fuertes episodios de negatividad.

De hecho, ambos trastornos psicológicos son más frecuentes en las consultas médicas en comparación con las enfermedades combinadas.

Lo más preocupante es que algunos ignoran sus síntomas iniciales y permiten que pase el tiempo sin darle algún tipo de solución.

Por suerte, está comprobado que la práctica de una técnica de relajación y el ejercicio físico pueden aliviarlo sin necesidad de fármacos.

3. Constantes quejas

quejas

Quejarse de las situaciones o de las personas nunca traerá soluciones ni nada positivo para la vida. Por el contrario, se puede convertir en un obstáculo y una fuente de energías tóxicas.

Si bien muchas personas estarán dispuestas a escuchar y aconsejar para aliviar esas quejas, la mayoría preferirá mantenerlas alejadas.

Este tipo de actitudes son bastante dañinas y pueden tener graves repercusiones en las relaciones sociales.

En otras palabras, las quejas disminuyen las buenas vibras y van aumentando la negatividad tanto en el entorno como en el pensamiento.

4. Dificultades para mantener las relaciones sociales

Las personas con pensamientos negativos tienen más dificultades para establecer relaciones sociales duraderas que aquellos que ven el lado amable de cada situación.

Al atravesar por un ciclo de malas vibras, las interacciones con otros resultan agotadoras y pueden tornarse incómodas.

Aunque en casos como la ira y el estrés es mejor pasar un tiempo a solas, practicar la comunicación y la escucha activa puede ser la mejor manera de superarlo.

5. Tensión y dolor de cabeza

dolor de cabeza en el trabajo

A pesar de que las principales consecuencias de la negatividad se manifiestan en la forma de pensar, no se puede negar que también afectan a nivel físico.

Los continuos dolores musculares, las cefaleas y la sensación de tensión son respuestas comunes del cuerpo ante el exceso de malas vibras.

La práctica de una actividad placentera, estar rodeado de personas positivas y las técnicas de relajación son los mejores remedios para aliviarlo.

Visita este artículo: Qué alimentos aumentan el dolor de cabeza

6. Continuas peleas en el trabajo y el hogar

Las continuas discusiones en el lugar del trabajo o el hogar son un indicativo evidente de malas energías.

Tener dificultades para solucionar los inconvenientes mediante el diálogo y caer con facilidad en las peleas puede deberse a las vibras negativas del ambiente.

En este caso es importante revisar la actitud de los demás implicados y el entorno al que están sometidos.

La aromaterapia, la limpieza general y los sonidos de relajación pueden ayudar a mejorar la actitud de todos.

¿Lista para deshacerte de la negatividad? Aprende a identificar en qué momentos trata de invadirte y fortalece tus pensamientos para superarlo.

¡No permitas que interfiera en tu vida!

 

Te puede gustar