6 señales de energías negativas que debes procurar limpiar

Daniela Echeverri Castro · 3 diciembre, 2019
Las energías negativas pueden impedirnos disfrutar de lo bueno de cada momento y generarnos un malestar mayor. Por ello, debemos aprender a lidiar con ellas, de la mejor manera posible.

La sensación de que un ambiente está «cargado», el malestar emocional y el cansancio pueden llegar a atribuirse a las energías negativas. Según creencias populares, estas aparecen como consecuencia del rencor, la envidia y otras emociones que no se han gestionado correctamente y se han dejado «acumular».

Dado que de una forma u otra el malestar termina afectando el estado de ánimo, hay personas que realizan rituales de limpieza (lo que vendría a ser una especie de catarsis) para «liberar» las energías negativas y dejar espacio para un ambiente más saludable.

Los rituales pueden consistir en bailar, limpiar la casa de cierta manera, salir a correr un rato, hacer risoterapia, dibujar, pintar… cada quien elige la opción que mejor le resulta.

A continuación te compartimos 6 señales de que hay energías negativas acumuladas y que es momento de liberarlas para poder sentirte mejor.

1. Estás de mal humor continuamente

Estar constantemente enojado y encontrar solo la negatividad en todo lo que haces, vives y respiras es una señal de que algo no está bien en ti y que llevas aún sin darte cuenta, un malestar interno no resuelto.

Si el enojo no te deja vivir tranquilamente y solo te causa problemas, es momento de que hagas una pausa y busques la forma de resolver el conflicto contigo mismo. Recuerda ser amable y paciente contigo mismo en el proceso. Y si lo necesitas, ve al psicólogo.

Descubre: ¿Por qué siempre estoy de mal humor?

2. Te quejas constantemente

quejas

En ocasiones, es inevitable quejarse de algunas cosas para desahogarse. Ahora, cuando esto se convierte en una constante en tu vida, es posible que tengas energías negativas acumuladas, como consecuencia del estrés de la rutina.

Quejarse de las situaciones o de las personas y quedarte no está mal, siempre y cuando esto no se convierta en una forma de vida. Recuerda que, si bien la queja puede dar cierto alivio, no es suficiente para obtener bienestar a largo plazo.

Pon en práctica las medidas que necesites para sentirte mejor. ¿Necesitas romper con la rutina? Comienza a practicar alguna actividad física de tu agrado, como la zumba o algún tipo de baile. ¿Necesitas salir más? Trata de caminar todos los días media hora. ¿Necesitas relacionarte con otras personas? Apúntate a un curso y haz amistades nuevas.

Ten en cuenta que tú tienes el poder para diseñar tu realidad. 

3. Sientes un cansancio extremo

El cansancio extremo (físico y mental) que no desaparece con una buena noche de sueño no solo puede ser un signo de que nos estamos alimentando mal o que algo no va bien con la salud. También puede ser un síntoma de que estás cargado de energías negativas.

4. Tienes dificultades para socializar

Si bien no siempre es el caso, es posible que si tienes energías negativas acumuladas tengas dificultad para relacionarte eficientemente con otras personas e incluso contigo mismo. Como mencionamos antes, cuando todo te causa molestia y te cuesta ver lo bueno de cada momento y situación, pueden presentarse dificultades en el ámbito social.

Prestar atención, practicar la escucha activa, gestionar eficazmente las críticas e interpretar lo que otros te dicen puede resultar difícil cuando estás saturado. Las conversaciones te agotan, tienes la sensación de que los otros no se sienten agradados contigo (o incluso se burlan de ti) y cada palabra que te dicen (y dices) te causa malestar y preocupación.

Haz una pausa, reconecta contigo mismo, deja ir lo malo y vuelve a empezar. Vale la pena.

5. Experimentas tensión y dolor de cabeza

dolor de cabeza en el trabajo

El dolor de cabeza suele ser uno de los síntomas más evidentes de que existe un malestar emocional. A nivel popular, se suele decir que es una señal de que estás cargado de energías negativas y que debes hacerte «una limpieza».

Si consideras que es tu caso, procura buscar un método de alivio: medita, baila, haz deporte, sal a caminar, juega con tu mascota, pero no te quedes con los pensamientos rumiantes y el cuerpo lleno de tensión.

La práctica de actividades agradables, rodearse de personas positivas y recurrir a las técnicas de relajación cada vez que sea necesario son algunos de los mejores remedios en estos casos.

Descubre: La aromaterapia para sentirse mejor

6. Tienes más roces y peleas

Tener dificultades para solucionar inconvenientes mediante el diálogo, sentirte constantemente agredido, mantener una actitud defensiva para todo y pelear por cualquier cosa son señales de que tienes energías negativas acumuladas.

Cuando estás saturado no solo estás mal contigo mismo, también estás mal con los demás. Tienes mayor propensión a las malas interpretaciones, los roces y a las peleas. Por ello, es necesario buscar la forma de aliviarse para poder volver a estar bien con los demás.

Date tiempo para reencontrarte contigo mismo, recupera tu equilibrio y dialoga con quien necesites para despejar las malas vibras.

Conclusión

Como las energías negativas pueden perjudicar tu bienestar, es importante que aprendas a reconocer sus señales y a hacer los respectivos ajustes para evitar que persistan en el tiempo y te sigan causando malestar.

Si consideras que necesitas ayuda para gestionar tu malestar, considera acudir al psicólogo.