6 sencillos ejercicios para reducir la inflamación y mejorar la digestión

Daniela Castro 2 diciembre, 2016
La práctica habitual de estos ejercicios te ayudará a regular tu tránsito, a reducir la inflamación abdominal y a eliminar las molestias digestivas a la vez que mejoras tu flexibilidad

La práctica regular de ejercicios es uno de los hábitos más recomendados para mantener una buena salud física y mental.

Este tipo de actividades beneficia los principales sistemas del cuerpo y, a su vez, es la manera más eficaz de eliminar el exceso de calorías y grasa.

En la actualidad existen muchas facilidades para ponerlo en práctica todos los días, y está comprobado que no es necesario acudir a un gimnasio para disfrutar sus bondades.

Además, hay una amplia variedad de rutinas de entrenamiento que, además de ayudar a tonificar y perder peso, contribuyen a mantener el bienestar general del organismo.

Por ejemplo, existen una serie de movimientos cuyos efectos nos ayudan a reducir la inflamación y minimizan las dificultades digestivas.

Estos se pueden llevar a cabo en cualquier espacio libre y actúan como complemento de los remedios tradicionales.

¿Te animas a hacerlos en casa?

1. Rodillas al pecho

El ejercicio de rodillas al pecho es una de las mejores actividades para combatir la inflamación abdominal y los gases.

Lee también: Bebe este té para acabar con la grasa abdominal

¿Cómo hacerlo?

  • Acuéstate boca arriba sobre una colchoneta para yoga, con las piernas extendidas y los brazos a los costados del cuerpo.
  • Inhala y lleva las rodillas hacia el pecho con un movimiento lento.
  • Sostén ambas piernas con las manos y procura despegar el coxis del suelo.
  • Asegúrate de mantener la espalda y los omóplatos apoyados en el suelo.
  • Mantén la postura un minuto, respirando lentamente.

2. Postura del niño

Postura-del-nio-para-aliviar-dolores

La postura del niño es una actividad relajante que beneficia los músculos de la espalda baja y las piernas.

Su práctica disminuye los síntomas causados por el estreñimiento y las dificultades digestivas vinculadas al estrés.

¿Cómo hacerlo?

  • Ponte de rodillas, siéntate sobre los talones y acomoda los pies de tal manera que los dedos gordos queden juntos atrás.
  • Inhala profundo y, al exhalar, inclina el torso hacia adelante y abajo llevando las manos al frente.
  • Mantén el cuello relajado y la frente rozando el suelo.
  • Sostén la postura hasta un minuto.

3. Sentada girando espina

Sentada girando espina

Esta postura permite aumentar la flexibilidad del cuerpo, tonificar el abdomen y presionar los órganos digestivos para estimular la eliminación de los desechos.

¿Cómo hacerlo?

  • Siéntate sobre una alfombra y forma un ángulo de 90 grados con el tronco y las piernas extendidas.
  • A continuación, dobla la rodilla derecha con un movimiento lento y gira la cadera hacia la derecha.
  • Usa el codo izquierdo como ventaja frente a la rodilla derecha y trata de llegar hacia atrás sin sentir dolor.
  • Conserva la posición 30 segundos, descansa y repite con el lado contrario.

4. Postura de la silla

Este tipo de sentadilla está diseñada para combatir los gases, reducir la inflamación y otros síntomas propios de las molestias digestivas.

Además, ayuda a mejorar el equilibrio y tiene beneficios en los glúteos y las piernas.

¿Cómo hacerlo?

  • Párate derecha, con los pies separados a la anchura de las caderas.
  • Flexiona un poco las rodillas y lleva las caderas hacia atrás como si fueses a sentarte en una silla.
  • Extiende ambos brazos sobre la cabeza y trata de mantener la posición un minuto.
  • Inhala y exhala suavemente hasta finalizar el ejercicio.

5. Puente

Puente con pesas

El puente es una postura sencilla que nos sirve para tonificar el abdomen, las piernas y los glúteos.

Su práctica regular disminuye la tensión, el dolor de espalda y los problemas estomacales comunes.

¿Cómo hacerlo?

  • Boca arriba, con las rodillas flexionadas y la planta de los pies apoyada en el suelo, levanta las caderas hacia arriba, sujetando el cuerpo con las manos alrededor de los tobillos.
  • Mantén la pelvis elevada unos 30 segundos y regresa a la posición inicial con un movimiento lento.

6. Triángulo extendido

Triángulo extendido

Este ejercicio es una forma interesante de relajar los tendones de la articulación de la cadera y la rodilla.

Su práctica ayuda a aliviar el tránsito intestinal lento y controla la inflamación y el malestar digestivo.

Visita este artículo: Los mejores alimentos de fácil digestión

¿Cómo hacerlo?

  • Párate derecha, con los pies separados a la anchura de los hombros.
  • Separa los pies aproximadamente un metro con un paso lateral.
  • Inspira y sube los brazos a la altura de los hombros con las palmas hacia abajo.
  • Gira el pie izquierdo a 90 grados, y el pie derecho a unos 60 grados, a la izquierda.
  • Espira e inclínate con un movimiento lento hacia la izquierda.
  • Desliza la mano izquierda sobre la pierna del mismo lado y baja tanto como puedas.
  • Gira el cuello para mirar la mano derecha levantada.
  • Continúa respirando y trata de aguantar de 20 a 30 segundos.

¿Estás tratando de mejorar tus problemas digestivos? Anímate a practicar estos simples ejercicios y comprueba que son muy útiles para encontrar alivio.

 

 

Te puede gustar