6 sencillos tips para mantener tu piel hidratada

Una piel saludable, elástica y resistente debe mantener una buena hidratación. Para esto te presentamos algunos tips que te ayudarán a lograrlo a través de una alimentación sana y de otros factores para tener en cuenta.

Lucir una piel bonita es síntoma de buena salud, pero no siempre es fácil mantener tu piel hidratada, ¿cierto? Esto no tiene que ser realmente un problema si llevas una alimentación sana libre de grasas, dulces industriales y comida chatarra.

Sin embargo, sabemos que no siempre es posible. Además, cada persona tiene un tipo de piel muy particular. Dependiendo de sus características, tu piel reacciona distinto a los productos cosméticos que aplicas.

Por ello, debes observar la reacción de tu piel al probar uno u otro sistema para cremas y productos que prometen mantener tu piel hidratada. Además, puedes sacar provecho de los siguientes tips. Verás que muy rápido tu piel empieza a verse saludable e hidratada.

1. Toma suficiente agua

Rehidratación como medida más importante en la gastroenteritis

Esta es la forma más natural, rápida y eficiente de mantener tu piel hidratada. Si no hidratas tu cuerpo por dentro de nada sirve intentar hacerlo por fuera.

Recuerda que la belleza física viaja desde el interior hacia el exterior y según cómo te cuides se reflejará en tu piel.

Lo ideal es que tomes agua natural y fresca sin edulcorantes ni saborizantes extra. Desde luego, debes evitar los refrescos y las aguas de sabores no naturales.

Si lo tuyo no es tomar agua prueba añadir algunas frutas, pero sin licuar. Refrigera o agrega hielos si quieres combatir el calor.

Esto aportará sabor y un toque distinto sin incorporar calorías extra. En caso de que extrañes el azúcar, agrega un poco de miel, pero reduce la cantidad gradualmente. Si haces esto, verás que en unos meses te acostumbras a tomar agua natural.

Visita este artículo: 4 razones para beber agua tibia en lugar de fría

2. Más infusiones y menos refrescos

Sabemos que mantener la piel hidratada es complicado cuando añadimos refrescos a nuestra rutina. Sin embargo, los hemos adoptado como hábito porque nos permiten tomar algo con sabor, dulce y además, nos aportan energía.

De entre las infusiones que son sumamente beneficiosas para la piel destacan el té verde, el té blanco, la manzanilla, la lavanda, el romero y el tomillo.

Para dar un toque distinto de sabor puedes agregar algunas frutas o especias. Un buen ejemplo es la siguiente infusión:

Infusión de canela con vainilla y pera

Además de refrescarte con un delicioso sabor, los ingredientes de esta infusión te ayudan a disminuir el dolor de las articulaciones y las náuseas.

Ingredientes

  • 1 trozo de canela en raja
  • 1 ramita de vainilla fresca
  • ½ pera
  • 3 cm de jengibre
  • 1 taza de agua hirviendo

Preparación

Añade la canela, la vainilla, la pera y el jengibre al agua hirviendo. Deja reposar por unos 10 minutos y cuela. Puedes tomar la infusión tibia o añadir algunos hielos si deseas combatir el calor.

3. Prepara tus propias cremas caseras con aceites naturales

Aceites esenciales para sentirte calmado

Otro tip para mantener tu piel hidratada es aplicar cremas realmente humectantes, pero creadas con ingredientes naturales. De esta forma puedes tratar los problemas específicos con un solo producto y a un bajo coste.

Bastará con utilizar un poco de crema base y el aceite que tengas en casa. El aceite más común es el de oliva y resulta de gran ayuda porque es rico en ácidos grasos y antioxidantes que regeneran la piel y la mantienen humectada.

Ingredientes

  • 150 ml de crema corporal base o neutra
  • 2 cucharadas de aceite de oliva extra virgen
  • 1 frasco de plástico con tapa

Preparación

En el frasco combina la crema con el aceite de oliva hasta que todos los ingredientes queden bien incorporados. Usa la crema siempre que la necesites en lugar de tu crema habitual.

A esta crema puedes agregar de 3 a 5 gotas del aceite esencial de tu preferencia para añadir aroma, y el contenido de una cápsula de vitamina E si quieres mejorar el efecto hidratante.

4. Usa jabones naturales y suaves

¿Has notado que tu piel está particularmente seca de un tiempo a la fecha? Si es así y estás segura de consumir suficientes líquidos, tal vez el problema tiene que ver con los jabones que usas.

La recomendación es usar jabones neutros y de ingredientes naturales. De esta forma te aportarán aceites naturales en lugar de eliminarlos.

Es importante que antes de comprarlos revises las etiquetas. Los mejores son los que tienen ingredientes como glicerina o aloe vera.

Lee también: Jabón casero de glicerina, propóleo y arcilla para la dermatitis

5. Evita el exceso de calor al bañarte

Evita los golpes de calor con estos consejos

Sabemos que en la época de mucho frío tomar una ducha caliente es un verdadero deleite. Sin embargo, si te excedes con el calor puedes estar eliminando los aceites naturales de la piel.

Lo ideal sería bañarnos con agua fresca, pero si quieres más calor procura que el agua solo esté tibia. Piensa que el agua demasiado caliente también afecta a la circulación así que podrías estar causando problemas a futuro.

Para mantener tu piel hidratada, si te encanta el agua muy caliente, procura no permanecer en ella por más de 15 minutos. Después, aplica suficiente cantidad de tu crema hidratante.

6. Come suficientes frutas

Las frutas son los mejores aliados que puede darte la naturaleza para mantener tu piel hidratada. Además de ser deliciosas suelen contener un alto porcentaje de agua. Procura incluir al menos dos frutas al día.