6 signos de que estás comiendo mucha azúcar

Los signos de que estás consumiendo mucho azúcar son muy similares a los que provocan la adicción a las drogas, en grandes rasgos. Esto se agrava cuando casi todos los alimentos se adulteran con esta sustancia, con el objetivo de crear este efecto.

Unos de los primeros alimentos que te aconsejan dejar de consumir cuando quieres hacer una dieta saludable es el azúcar. Consumir este alimento en exceso es perjudicial para el cuerpo. 

La Organización Mundial de la Salud (OMS) recomienda que el consumo de azúcar debería ser muy moderado. En concreto, señala como cantidad tolerable unos 50g al día y como aconsejable un máximo de 25g.

Sin embargo, la realidad es que nuestro consumo de azúcar suele estar muy por encima de lo recomendable. Esto se debe a que no solo le añadimos azúcar a los alimentos, sino por la cantidad de “azúcar oculto” que contienen muchos de ellos.

El azúcar es una de las pocas sustancias químicas puras que comemos, junto con la sal. Esta sustancia dulce no aporta ningún tipo de nutrientes, por lo que solo tiene calorías vacías. Además, las calorías que aporta el azúcar son fáciles y rápidas de absorber, por lo que cuesta obtener una sensación de saciedad, por lo que podemos ingerir más de la cuenta..

Azúcar

Síntomas de que estás comiendo mucho azúcar

1. Agotamiento general

El efecto que genera es comparable a las drogas estimulantes. En primer lugar, se produce una rápida subida de energía, pero al poco tiempo desciende a niveles inferiores a los deseables. Como resultado, al pico inicial, le sobreviene un proceso depresor.

La reacción general a este cansancio es recurrir a refrescos de cola u otros estimulantes que también están azucarados. Por tanto, iniciamos de nuevo el mismo ciclo.

Por ello, te recomendamos endulces tus bebidas con edulcorantes u otros ingredientes que te ayudarán a recuperar la energía y no obtener los efectos perjudiciales de esta sustancia.

Ver también: Elimina el agotamiento físico y mental de manera natural

2. Ansiedad por comer más dulce

Percibir demasiados pensamientos relacionados con alimentos azucarados es un signo de que estás comiendo demasiado azúcar. Es posible que hayas establecido una relación de dependencia hacia ella.

La razón de que ocurra esto está en nuestra propia naturaleza. Para sobrevivir necesitamos glucosa. Así, cuanta más glucosa ingerimos, nuestro cerebro nos lleva a consumir más.

Te recomendamos leer: Las bebidas gaseosas dulces dañan nuestro cuerpo y te mostramos cómo

Por ello, a los productos más impensables, como a los aperitivos o a la carne, se le añade azúcar, con el fin de hacernos “adictos” a ese producto y consumir más.

3. Cambios de humor

Cambios en el humor

Si pensamos en las dos señales anteriores, este signo de que estás comiendo demasiado azúcar se comprende con facilidad. Cuanto más comemos, más queremos.

Esto significa que cuando acabamos de tomar dulce nos encontramos mejor. Por el contrario, cuando notamos su ausencia, nos enfadamos. Lo curioso es que ha llegado el momento en que las variaciones de ánimo se vinculan con cualquier comida.

Casi todos los alimentos que han pasado por un proceso industrial contienen glucosa, por lo que este síntoma de síndrome de abstinencia aparece ya casi con cualquiera de ellos.

4. Aumento de peso

Una vez que nuestra mente ha obtenido la cantidad de azúcar necesaria para funcionar, el cuerpo la metaboliza en forma de grasa. Puesto que el páncreas no puede segregar la cantidad de insulina necesaria para digerirla, el hígado la cataloga como grasas y aumentas de peso.

Sin embargo, la glucosa presente en las frutas no es tan perjudicial como la de estos productos. Por ello, si estás tratamos de tener una dieta sana, tomar varias piezas de fruta sigue siendo beneficioso.

5. Problemas en la piel

Digerir azúcar requiere una sustancia denominada insulina. Esta es una potente molécula que se segrega cuando el organismo detecta un aumento de los niveles de glucosa en sangre.

Muchas personas presentan especial sensibilidad a la misma, de forma que, una de las consecuencias es que su piel comienza a secarse y a escamarse sin remedio. Sin embargo, cuando el cuerpo tiene diferentes problemas con la insulina, lo más normal es que se desarrolle algún tipo de diabetes.

Es cierto que el mercado te proporciona muchos productos para mejorar el funcionamiento de la insulina. No obstante, te sugerimos que antes de recurrir a estos, disminuyas el consumo de azúcar para averiguar si ésta es su causa o, por el contrario, como hemos mencionado, se debe a alguna enfermedad como puede ser la diabetes.

 

 

  • American Diabetes Association. (1933). General Information. Journal of the National Medical Association. https://doi.org/10.1093/bja/aet528
  • Taurand, S. (1988). Insuline (2). Soins; La Revue de Reference Infirmiere. https://doi.org/10.1017/S0022112062001196
  • Mur, A. M. (2008). Glucosa.