6 signos de que tu intestino está enfermo

Katherine Flórez·
21 Mayo, 2020
El intestino es un órgano expuesto a una gran cantidad de sustancias que pueden causar malestares y otras afecciones. ¿Cómo saber cuando ocurre un problema?
 

El intestino es un órgano visceral ubicado a la altura del abdomen, entre el estómago y el recto. Este forma parte del aparato digestivo y se divide en dos grandes porciones.

Las partes principales del intestino son el intestino grueso y el intestino delgado. Aunque conforman un mismo órgano y cumplen funciones similares, hay diferencias importantes entre ambos.

El objetivo de este órgano se centra en sintetizar los alimentos. En el intestino delgado se degrada la mayoría de ellos; el resultado es absorbido por células epiteliales, se dirige luego al torrente sanguíneo y se distribuye por el resto del organismo a través de este.

Dicho proceso culmina en el intestino grueso, que sintetiza el bolo alimenticio y absorbe sales minerales y agua para convertirlo en materia fecal, que es expulsada posteriormente.

El intestino: importante y frágil

Los trastornos intestinales son más comunes de lo que se suele pensar; con frecuencia estos se asocian con problemas digestivos, aunque también pueden ocasionar otros síntomas. La manera más sencilla de localizarlos es evaluando las molestias relativas a la zona donde se sitúa el intestino.

 

Los dolores en el abdomen, la molestia estomacal y la hinchazón son los principales indicadores. No obstante, existen otro tipo de signos, menos comunes, encargados de delatar enfermedades o problemas en el intestino.

6 signos de que tu intestino está enfermo.

Síntomas para enterarte de que tu intestino está enfermo

Estos son algunos de los síntomas que te pueden ayudar a intuir que algo no va bien con tu intestino y que quizás sea necesario acudir a consulta cuanto antes.

Ten en cuenta que la información que aquí se expone no reemplaza de ninguna manera al diagnóstico médico. Por lo tanto, ante la duda, lo mejor será acudir al profesional cuanto antes y seguir todas sus indicaciones.

Ansiedad por el azúcar

Ante el consumo de dulces y otras sustancias azucaradas, los grupos bacterianos que residen en el intestino sufren diversos desequilibrios. Una investigación de 2008 publicada en Annual Review of Nutrition da cuenta de estas vías alternativas de absorción intestinal.

 

El problema con ello es que, en un principio, al percibir el deseo por este componente, se lo consume de manera normal, pero con el pasar del tiempo se presenta una ansiedad excesiva.

Aunque esta relación entre el consumo de azúcar y la ansiedad está bajo investigación todavía, sí se sabe que es posible desarrollar una adicción por los alimentos endulzados, sobre todo los procesados. Esto se detalla en un estudio publicado en Current Opinion in Clinical Nutrition and Metabolic Care.

Ingerir azúcar sin control puede provocar diversos problemas para la salud; uno de los más conocidos es el sobrepeso. Como detalla un estudio publicado en Critical Reviews in Clinical Laboratory Sciences, esto puede venir acompañado de otros problemas que conducen a enfermedades cardiovasculares o a la diabetes.

Problemas psicológicos

Hombre que sufre depresión.
 

Es normal sentir ‘mariposas’ u otras reacciones en el estómago cuando se experimenta ansiedad, nervios y otras emociones. Efectivamente, estudios han demostrado que la relación intestinos-cerebro es bidireccional, como se detalla en uno publicado en Progress in Neuro-psychopharmacology & Biological Psychiatry.

De este modo, los problemas psicológicos como la depresión, el estrés y la ansiedad pueden ser signos de alguna deficiencia en el intestino. Esto se debe, en parte, a la acción de la serotonina.

La serotonina es un neurotransmisor encargado de producir bienestar, tranquilidad y felicidad en el organismo. Este químico se produce en el intestino y el cerebro, como explica un estudio publicado en Frontiers in Neuroscience. Por este motivo, el estado de ánimo puede advertir cómo se encuentra el órgano.

Te puede interesar: Serotonina: importancia y funciones

Glucosa en exceso

Una de las principales funciones intestinales es la síntesis de los alimentos, incluido el azúcar. Si hay alguna deficiencia, el exceso de glucosa eleva el contenido de azúcar en la sangre y da pie a enfermedades como la diabetes. Además, los procesos metabólicos se también se alteran y el ciclo de transformación energética puede fallar.

 

Piel afectada

Cuando el tejido cutáneo presenta acné y otro tipo de eczemas, puede ser un signo de desequilibrio en el intestino. Un estudio publicado en Gut Pathogens sugiere que los problemas intestinales pueden alterar la función de la barrera epidérmica. Sin embargo, aún no está definido de qué manera se da esta relación ni qué tan importante es la injerencia de la salud intestinal en la aparición del acné.

Pese a estas cuestiones inconclusas, la investigación citada afirma que hay “suficiente evidencia” como para relacionar el estado de la piel con el de los intestinos. Con ello, ciertas condiciones como el acné, la psoriasis, la rosácea o irritaciones de la piel pueden estar relacionadas con el intestino.

Lee también: Remedios naturales para cuidar tu piel

Inestabilidad digestiva

6 signos de que tu intestino está enfermo
 

Los problemas asociados con la digestión son quizás el principal signo de que algo no anda bien en el intestino. Todo comienza con gases, hinchazón abdominal y diarrea, causadas por la alteración en las bacterias encargadas de proteger el intestino.

El desequilibrio en la flora intestinal se da por la aglomeración de sustancias nocivas, las cuales imposibilitan la absorción nutritiva de la mayoría de los alimentos. Tal y como describe un artículo publicado en Acta Médica Peruana, esto puede conducir a un síndrome de intestino irritable.

Halitosis

Ligado a la deficiencia digestiva, la función estomacal puede verse interrumpida por el desequilibrio bacteriano en el intestino. Un estudio publicado por el Journal of Natural Science, Biology and Medicine comprobó que los problemas gastrointestinales también pueden originar la halitosis.

Cuidar el intestino es proteger todo el cuerpo

Por lo explicado anteriormente, queda claro que la salud del intestino y de todo el sistema digestivo en general está vinculada con el bienestar del resto del organismo. Desde luego, todo esto es muy importante, por lo que es recomendable tener hábitos saludables y llevar una dieta equilibrada.

 

Para finalizar, es importante reiterar que el diagnóstico médico es fundamental ante cualquiera de las situaciones mencionadas con anterioridad. Si padeces alguno de estos síntomas, consulta con el profesional.

 
  • Sugar Absorption in the Intestine: The Role of GLUT2 George L. Kellett, Edith Brot-Laroche, Oliver J. Mace, Armelle Leturque Annual Review of Nutrition 2008 28:1, 35-54
  • APA Ahmed, Serge H.a,b; Guillem, Karinea,b; Vandaele, Younaa,b Sugar addiction, Current Opinion in Clinical Nutrition and Metabolic Care: July 2013 - Volume 16 - Issue 4 - p 434-439 doi: 10.1097/MCO.0b013e328361c8b8
  • Stanhope KL. Sugar consumption, metabolic disease and obesity: The state of the controversy. Crit Rev Clin Lab Sci. 2016;53(1):52‐67. doi:10.3109/10408363.2015.1084990
  • Maes M. Depression is an inflammatory disease, but cell-mediated immune activation is the key component of depression. Prog Neuropsychopharmacol Biol Psychiatry. 2011 Apr 29;35(3):664-75. doi: 10.1016/j.pnpbp.2010.06.014. Epub 2010 Jun 20. Review. PubMed PMID: 20599581.
  • Bornstein J. C. (2012). Serotonin in the gut: what does it do?. Frontiers in neuroscience, 6, 16. https://doi.org/10.3389/fnins.2012.00016
  • Bowe, W. P., & Logan, A. C. (2011). Acne vulgaris, probiotics and the gut-brain-skin axis - back to the future?. Gut pathogens, 3(1), 1. https://doi.org/10.1186/1757-4749-3-1
  • Guzmán Calderón, Edson, Montes Teves, Pedro, & Monge Salgado, Eduardo. (2012). Probióticos, prebióticos y simbióticos en el síndrome de intestino irritable. Acta Médica Peruana, 29(2), 92-98. Recuperado en 11 de mayo de 2020, de http://www.scielo.org.pe/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S1728-59172012000200009&lng=es&tlng=es
  • Aylıkcı, B. U., & Colak, H. (2013). Halitosis: From diagnosis to management. Journal of natural science, biology, and medicine, 4(1), 14–23. https://doi.org/10.4103/0976-9668.107255
  • Aylıkcı, B. U., & Colak, H. (2013). Halitosis: From diagnosis to management. Journal of natural science, biology, and medicine, 4(1), 14–23. https://doi.org/10.4103/0976-9668.107255