6 sorprendentes ejercicios para el cerebro

Ángela Aragón 23 mayo, 2016
Aunque no lo relacionemos, la monotonía es perjudicial para nuestra capacidad de concentración. Uno de los mejores ejercicios para el cerebro es incluir cada día actividades nuevas en nuestra rutina

Con los años, el estrés y las preocupaciones la mente se resiente y deja de funcionar como estábamos acostumbrados.

Si este es tu caso, si estás en exámenes, tienes ansiedad o los años te están pasando factura, te proponemos unos ejercicios para el cerebro.

Antes de pasar a describirlos, es bueno que sepas cómo funciona tu cabeza. Como sabes, tenemos dos hemisferios, el izquierdo y el derecho, y cada uno tiene una función diferenciada.

En el caso del izquierdo, se ocupa de la parte verbal y del análisis lógico. Por su parte, el hemisferio derecho aborda la faceta no verbal y la creatividad. En este sentido, las mejores actividades serán aquellas que conecten los dos lados.

1. Ejercicios para el cerebro: Brain gym

La postura al dormir y su impacto en la función cerebral

Esta gimnasia para la mente potencia la creatividad, la concentración, la psicomotricidad y facilita el aprendizaje. El sociólogo Paul Dennison propone una serie de ejercicios para el cerebro en 26 sencillos movimientos corporales que unen los dos hemisferios.

Se recomienda calentar con respiración torácica, así como beber un poco de agua antes del brain gym. Asimismo, lo ideal es practicarlo todos los días, repitiendo cada ejercicio diez veces durante 30 segundos.

Visita este artículo: 7 secretos de tu cerebro que te gustará conocer

2. Marcha cruzada

Levanta progresivamente la rodilla derecha y dirige el codo hacia la misma para después volver a la primera postura y hacer lo mismo, pero con las otras extremidades, ¿te preguntas que tiene que ver esto con la mente?

Esta sencilla rutina optimiza el balance de nuestra actividad nerviosa, cuestión que se manifiesta en una mejora de la psicomotricidad y la concentración, especialmente necesaria para trabajar tu creatividad.

3. Recuerda números de teléfono

Los-10 teléfonos-móviles-que-más-radiación-emiten

A diferencia de los anteriores, aquí no necesitas más actividad que la cerebral. Analiza tu agenda y selecciona primero tus números más habituales y trata de recordarlos.

Incluye en tu día a día dicha tarea y verás cómo tu cerebro comienza a mostrarse mucho más receptivo a la hora de memorizar.

La memoria es una parte de nuestra actividad cerebral necesaria para desarrollar facetas tan importantes como la creatividad, ya que solo podemos imaginar a partir de lo que ya sabemos. En este artículo encontrarás trucos para trabajar la memoria.

4. Escucha música

Algo tan lúdico como la música puede convertirse en tu principal compañero contra el estrés y en el estudio. En este ámbito destaca la investigación del doctor Tomatis, quien demostró que la música de Mozart ayudaba en terapias contra la depresión.

Así surgió el “Efecto Mozart”, toda una corriente de estudio psicológico y musical que afirman que el ritmo y las melodías de este compositor potencian la oxigenación del cerebro y, por tanto, favorecen la concentración, convirtiéndola en un ejercicio sorprendente para el cerebro.

Lee también: Beneficios de la música en la salud

5. Huye de la monotonía

cuando-un-perro-es-educado-por-varias-personas_eu3lg

Hacer cada día lo mismo relaja el cerebro y, por tanto, los niveles de atención decrecen y, con ellos, perjudicamos nuestra capacidad de concentración.

Teniendo en cuenta esto, uno de los mejores ejercicios para el cerebro es variar tu ruta a casa y abrirte a nuevos métodos de socialización.

Conocer a personas nuevas conecta los dos hemisferios, por lo que resulta particularmente interesante. Por un lado, la intuición y la curiosidad se despiertan y, al mismo tiempo, practicamos la lógica, así como nuestras destrezas verbales.

6. No lo guardes todo en el mismo sitio

En la misma línea de lo que decíamos antes, reconoceremos que colocar todo siempre en el mismo lugar facilita la aparición de automatismos y que, por tanto, tendremos un nivel bajo de atención.

Sin embargo, alterar la posición de algún elemento de casa requerirá pensar la nueva ubicación, memorizarla y recordarla, lo que supone una gran sesión de gimnasia para la mente, sin necesidad de más elementos que tú y tu casa.

Estos son algunas herramientas complementarias a las tradicionales, que puedes encontrar aquí. Estos ejercicios sorprendentes para el cerebro son fáciles y rápidos de desarrollar. Solo tienes que introducirlos en tu rutina.

¡Anímate!

Te puede gustar