6 sorprendentes ejercicios para el cerebro

Ángela Aragón·
16 Julio, 2020
Aunque a veces nos pase desapercibida, la monotonía es poco estimulante para la mente. Por ello, incluir actividades nuevas cada día es uno de los sorprendentes ejercicios para el cerebro que puedes poner en práctica. Te contamos más.
 

Con los años, el estrés y las preocupaciones la mente llega a funcionar de un modo distinto al que estábamos acostumbrados. Sin embargo, existen algunos sorprendentes ejercicios para el cerebro que puedes poner en práctica en tu día a día.

De hecho, un pionero en este campo fue el sociólogo Paul Dennison, quien ideó un programa con diferentes estrategias para promover la estimulación cognitiva.

Si te animas a probar este tipo de ‘gimnasia’, continúa leyendo. Te lo contamos.

6 sorprendentes ejercicios para el cerebro

Aunque algunas funciones cognitivas estén más o menos lateralizadas en un hemisferio cerebral u otro, las ideas que a continuación proponemos son ejercicios que involucran a varias estructuras al mismo tiempo.

Con estas sencillas estrategias haremos trabajar a la mente a partir de estímulos de lo más diverso y, así, evitar que se acomode a ocupaciones repetitivas y poco novedosas.

La postura al dormir y su impacto en la función cerebral
 

Visita este artículo: 7 secretos de tu cerebro que te gustará conocer

1. Utilizar la mano no dominante para realizar actividades cotidianas

Emplear la mano no dominante para hacer tareas rutinarias como fregar los platos, abrir la ventana, llamar al timbre, saludar o peinarse nos hace entrenar la lateralidad de otro modo.

Dado que la plasticidad es una nota característica del cerebro humano, ante tales situaciones este se adaptará a las nuevas demandas haciendo que otras áreas también participen.

Descubre: ¿Eres diestro o zurdo? Esto es lo que significa tu lateralidad dominante

2. Marcha cruzada

Los movimientos corporales son asimismo una fórmula importante para promover la estimulación a nivel neuronal. Por ejemplo, tocar la rodilla derecha con el codo izquierdo y repetir esta misma rutina a la inversa es una forma de mejorar la coordinación y la psicomotricidad.

Es más, como señala una reciente revisión de Joyce Gomes-Osman y colaboradores, las habilidades que el ejercicio físico promueve tienen una influencia directa en la salud cerebral. Por ello, la posibilidad de incorporar este tipo de actividades resulta fundamental de cara a la prevención del deterioro cognitivo.

 

3. Recordar números de teléfono

En este caso se trata de mirar en la agenda qué números utilizamos con mayor frecuencia y trata de recordarlos. Podemos empezar con un par de ellos e intentar ir añadiendo alguno más cada semana.

En tal sentido, la práctica basada en la repetición y en dividir la serie de dígitos en unidades más pequeñas (por ejemplo, en grupos de dos o tres cifras) son pasos básicos para retener el material que deseamos memorizar.

Si perseveramos en este ejercicio, el cerebro se mostrará poco a poco más receptivo y estaremos ampliando el margen con el que este procesa la información.

Los-10 teléfonos-móviles-que-más-radiación-emiten

4. Escuchar música es también uno de los sorprendentes ejercicios para el cerebro

En los últimos años las terapias basadas en la música han recibido una creciente atención dado su efecto sobre el estado emocional y cognitivo de las personas.

 

Así, un artículo publicado en 2018 en la revista científica Frontiers in Medicine destaca el rol que juega la estimulación auditiva rítmica como herramienta de rehabilitación en algunos cuadros de demencia.

En concreto, sus beneficios para reducir la agitación y la ansiedad, así como para facilitar la memoria episódica han sido contrastados. Por este motivo, escuchar melodías puede ser, a su vez, uno de esos sorprendentes ejercicios para el cerebro a incorporar entre los quehaceres diarios.

Lee también: Beneficios de la música en la salud

5. Evitar la monotonía

A medida que nos acostumbramos a las mismas actividades, el nivel de atención y alerta disminuye. Esto es así porque nos ‘habituamos’. No obstante, nada mejor que cierta dosis de novedad para activar al propio sistema nervioso.

Es decir, aunque la rutina es necesaria para crear orden y favorecer el aprendizaje, también es cierto que introducir variaciones evita el aburrimiento y, por supuesto, el ‘confort’ en el plano mental.

 

De este modo, es posible contemplar alternativas como cambiar la ruta cuando volvemos a casa, relacionarnos con otras personas o asumir retos de mayor dificultad. Todas estas son opciones que despiertan la curiosidad y la intuición y que ayudan a aplicar destrezas que permanecerían ‘dormidas’ si no las practicáramos.

cuando-un-perro-es-educado-por-varias-personas_eu3lg

6. Guardar los objetos en sitios diferentes

En la misma línea con lo que acabamos de comentar, reconoceremos que colocar todo siempre en el mismo lugar promueve la aparición de automatismos. En tales circunstancias el grado de atención que se requiere es más bien bajo.

Sin embargo, alterar la posición de algún elemento de casa nos exigirá pensar la nueva ubicación, memorizarla y recordarla. Esto, sin duda, supone otra modalidad de gimnasia para la mente, la cual, además, es fácil de realizar en el entorno más próximo como es el hogar.

 

¿Probarás estos sorprendentes ejercicios para el cerebro?

Como vemos, la mente humana se nutre de continuas experiencias que la hagan sentirse ‘viva’ y deseosa de superarse.

Los recursos que hemos planteado son solo algunos de los sorprendentes ejercicios para el cerebro que puedes llevar a cabo en cualquier momento.

¿Te animas a intentarlo?

 
  • Cabral, D. F., Rice, J., Morris, T. P., Rundek, T., Pascual-Leone, A., & Gomes-Osman, J. (2019). Exercise for Brain Health: An Investigation into the Underlying Mechanisms Guided by Dose. Neurotherapeutics : the journal of the American Society for ExpEerimental NeuroTherapeutics16(3), 580–599. https://doi.org/10.1007/s13311-019-00749-w
  • Clements-Cortes, A., & Bartel, L. (2018). Are We Doing More Than We Know? Possible Mechanisms of Response to Music Therapy. Frontiers in Medicine5, 255. https://doi.org/10.3389/fmed.2018.00255
  • Cooke, M. L., Moyle, W., Shum, D. H. K., Harrison, S. D., & Murfield, J. E. (2010). A randomized controlled trial exploring the effect of music on agitated behaviours and anxiety in older people with dementia. Aging & Mental Health, 14(8), 905–916. https://doi.org/10.1080/13607861003713190
  • Efffendy, E., Prasanty, N., & Utami, N. (2019). The Effects of Brain Gym on Quality of Sleep, Anxiety in Elderly at Nursing Home Care Case Medan. Open Access Macedonian Journal of Medical Sciences, 7(16), 2595–2598. https://doi.org/10.3889/oamjms.2019.397; texto completo
  • O’Regan, L., & Serrien, D. J. (2018). Individual Differences and Hemispheric Asymmetries for Language and Spatial Attention. Frontiers in Human Neuroscience, 12, 380. https://doi.org/10.3389/fnhum.2018.00380
  • Riès, S. K., Dronkers, N. F., & Knight, R. T. (2016). Choosing words: left hemisphere, right hemisphere, or both? Perspective on the lateralization of word retrieval. Annals of the New York Academy of Sciences, 1369(1), 111–131. https://doi.org/10.1111/nyas.12993; texto completo