6 tipos de pescado que no debes consumir

Katherine Flórez 5 febrero, 2018
Existen pescados con un alto contenido de grasa lo que da pie a que se acumulen niveles elevados de mercurio, convirtiéndose así en un alimento perjudicial para la salud.

Uno de los alimentos más saludables y deliciosos del mundo es el pescado, razones por las cuales debe integrarse en la dieta alimenticia. Incluso suele ser el eslabón de la salud, argumento más que suficiente para médicos y profesionales en nutrición a la hora de recetar algún producto alimentario.

No obstante, existen muchas cosas relacionadas con algunos pescados que son poco conocidas por las personas del común; una de ellas es el mercurio.

El mercurio y el pescado

Pescado en mal estado

Con el paso del tiempo diversas investigaciones se han encargado de confirmar la presencia de metales pesados en los organismos de los peces, dentro de estos sobresale el metilmercurio (compuesto orgánico derivado del mercurio).

Este componente desfavorece de sobremanera la salud del ser humano, siempre y cuando consuma pescados con altas cantidades del mismo.

Pero no es solo el mercurio es el encargado de afectar al organismo de las personas, también existe otro tipo de agentes presente en la grasa de dichos animales. Se trata de elementos contaminantes, los cuales provienen del entorno donde viven.

Objetos como el plástico o elementos químicos fuertes son los encargados de contaminar a los pescados que terminarán en la mesa como una “saludable” cena.

Por otra parte, un elemento como el mercurio no puede ser procesado por el organismo humano; éste se acumula hasta conseguir cantidades graves para el mismo.

Lee también: 5 pescados que debes evitar

Pescados que debes evitar consumir

Teniendo en cuenta la información sobre la contaminación de algunos pescados, también se hace justo conocer cuáles son los más afectados por el mercurio. A continuación se los expondremos.

Atún rojo

Uno de los más vendidos por la industria pesquera es el atún, del cual existen diferentes especies. En el presente caso, el atún rojo no debe consumirse de forma regular.

Esta advertencia gira en torno a los niños y a las mujeres embarazadas. Este tipo de pescado debe ingerirse una vez a la semana máximo.

Visita este artículo: Empanada de atún con masa casera

Panga

Dentro de los pescados menos saludables a nivel mundial se encuentra el panga. Éste es procedente de Vietnam y posee gran acogida entre los comensales por su facilidad de ingesta.

Al no poseer espinas puede comerse con más tranquilidad y en filete, de la misma manera que el lenguado, pero es más económico. Sin embargo, su información nutricional es débil, comenzando por la poca cantidad de ácidos grasos omega 3 en su interior.

Por otra parte, la panga, en su mayoría, está infestada por un herbicida llamado trifluoralina, el cual puede afectar la salud del ser humano.

Cazón

Cazón

Es uno de los más comunes en la cocina española, incluso se utiliza como una variante más económica al pez espada; no obstante, su tamaño exagerado se presenta como una gran desventaja.

Debido a ésta, la grasa contribuye a acumular cadmio (metal nocivo) y mercurio. Ambos no aportan grandes beneficios al ser humano, por lo tanto, evitar su consumo es lo más acertado.

Caballa

La caballa suele ser ingerido con regularidad en muchas regiones, especialmente en restaurantes. A pesar de ello, la Organización Mundial de la Salud (OMS) lo declara como un alimento peligroso.

Éste es uno de los cuales posee mayor cantidad de mercurio en su interior; en ese orden de ideas, lo más sensato es no comerla, o por lo menos hacerlo de manera poco regular.

Tilapia

Tilapia

Si el pescado mencionado anteriormente es común (caballa), qué decir de la tilapia; sin duda alguna es uno de los más atrapados, comercializados y consumidos.

A pesar de ello, también está considerado como uno de los pescados más peligrosos para la salud del organismo. Es más, la tilapia se llega a comparar con el tocino debido a su alta cantidad de grasa; ésta da pie a la aparición el colesterol (LDL) alto o malo, como también se le conoce.

Con base a lo anterior se concluye disminuir la porción de tilapia, especialmente si se padece artritis, asma o enfermedades cardíacas.

Emperador

En vida, el pescado emperador se alimenta de otros peces más pequeños; esto gracias a su gran tamaño. Dicho factor lo convierte en un enorme almacén de grasa, la cual da pie a reservar altos niveles de mercurio.

Siendo tan alto su contenido lo más acorde es evitar su ingesta o la inclusión definitiva en la dieta.

Te puede gustar