6 tips para conseguir unos glúteos más grandes y redondos

Elena Martínez 26 mayo, 2016
Además del ejercicio localizado también debemos aplicar cremas y tratamientos para facilitar la tonificación y la eliminación de grasas en la zona, a la vez que conseguimos hidratarla para mejorar su aspecto

La genética es la base, pero también la excusa a la hora de definir nuestros glúteos.

La mayoría de mujeres quieren unos glúteos redondeados, firmes y sin celulitis y, en los últimos años, también se han puesto de moda los que destaquen más por su tamaño, siempre y cuando el resto del cuerpo tenga un peso equilibrado.

En este artículo te damos a conocer 6 tips que te ayudarán a agrandar y redondear tus glúteos de una manera bonita y saludable

1. Tonifica los diferentes músculos de los glúteos

Casi todas conocemos algún ejercicio que nos han recomendado para fortalecer y agrandar los glúteos. No obstante, al hablar de esta zona debemos tener en cuenta los tres músculos principales: el mayor, el medio y el menor.

Por este motivo es importante que, a la hora de elaborar una rutina de ejercicio de tonificación, realicemos aquellos que incluyan los tres tipos de músculos.

Debemos practicar ejercicios de tonificación al menos tres veces a la semana. 

No olvides leer: Los mejores ejercicios para tener glúteos perfectos

2. No te olvides de estirar

No te olvides de estirar

Tan importantes como los ejercicios de tonificación son los estiramientos previos y posteriores al ejercicio.

Esta combinación de contracción y relajación muscular es la que nos va permitir que los músculos del glúteo ganen volumen con una forma redondeada y bonita, además de evitar tensiones musculares en otras partes del cuerpo.

No te olvides de incluir las piernas, las caderas y las lumbares en los estiramientos, ya que están directamente relacionadas con los glúteos.

3. Aumenta el consumo de proteína

Para ganar músculo hay que consumir suficiente proteína. No obstante, en nuestra dieta no debemos tener un consumo excesivo de proteína animal, ya que podría perjudicar a nuestro hígado y nuestros riñones.

Por ello debemos buscar el equilibrio con la proteína vegetal.

Asimismo, debemos asegurarnos de incluir una ración de proteína en cada comida, que puede ser:

  • Carne.
  • Pescado.
  • Huevo.
  • Lácteos.
  • Legumbres.
  • Frutos secos y semillas.

Hay otros alimentos, como los cereales integrales o el aguacate, que también contienen cantidades importantes de proteína muy saludable.

Siempre que comamos proteína, sobre todo si es carne o pescado, la acompañaremos de vegetales (jugos, ensaladas, verdura al vapor, etc.).

4. Incrementa las grasas saludables

Comer-más-grasas-saludables

Además de proteína, si queremos hacer crecer una parte de nuestro cuerpo también debemos consumir grasas. No obstante, hay que tener en cuenta que no todas las grasas son iguales ni cumplen la misma función en nuestro cuerpo.

Las grasas que necesitamos son las más naturales, sin procesar, para que nuestro organismo las identifique y las acumule allí donde las necesitamos, en especial, si son partes del cuerpo sometidas a ejercicio.

Además, el consumo de estas grasas aumenta nuestro metabolismo, por lo que incluso nos puede ayudar a perder peso en otras partes del cuerpo como, por ejemplo, en la cintura.

Incluye estos alimentos en tu dieta:

  • Aceites vegetales de primera presión en frío: oliva, coco, sésamo, lino, germen de trigo, onagra.
  • Ghee (mantequilla clarificada).
  • Aguacate.
  • Aceitunas.
  • Frutos secos y semillas.
  • Yema de huevo.
  • Pescado azul.

5. Hidrátate la piel cada día

hidratar los glúteos

Es imprescindible que tengamos la constancia de hidratarnos cada día los glúteos para mejorar el aspecto y la elasticidad de la piel, darle firmeza y prevenir estrías y celulitis.

Además, las grasas de la loción hidratante también pueden contribuir a ganar más volumen.

Elige cremas hidratantes lo más naturales posibles, ricas en aceites esenciales y vegetales (almendra, aguacate, argán, jojoba, etc.).

Masajéate de manera circular, con el puño cerrado o con un hueso de aguacate. También puedes dar el masaje de manera vertical, desde los pies hasta la cintura.

Hazlo cada día y, en especial, después de hacer ejercicio y salir de la ducha.

¿Quieres conocer más? Lee: Cómo saber si necesitas beber más agua: ¡Descubre las señales de la deshidratación!

6. Prueba las ventosas

Hay una técnica que podemos hacer en casa para agrandar y redondear los glúteos de manera natural.

Solamente necesitamos unas ventosas, que se venden por internet o en centros de material de fisioterapia y masaje.

Son unas ventosas de plástico con un método de succión que nos permite masajear cualquier parte del cuerpo y mejorar la circulación de manera local.

Si nos las aplicamos de manera habitual, incluso combinándolas con la hidratación y el masaje, podemos notar cómo la zona va ganando volumen, pero también firmeza. Es incluso una buena técnica para reducir la celulitis.

Debemos realizar los masajes circulares con las ventosas después de aplicar un aceite en la piel, para que puedan resbalar y moverse con facilidad. Si las dejamos fijas podrían provocarnos un moratón.

Te puede gustar