Consejos para adelgazar sin privarse de comer

Este artículo ha sido verificado y aprobado por la pedagoga en educación física Elisa Morales Lupayante el 12 marzo, 2019
Elena Martínez Blasco · 3 enero, 2016
Adelgazar sin grandes sacrificios es posible. Cambia algunos hábitos a la hora de comer y verás resultados asombrosos, menos kilos sin privarse de comer. Se trata de comer de forma inteligente.

Muchas personas tienen en algún momento la voluntad de perder peso. Sin embargo, nadie quiere privarse de comer. Y, ciertamente, muchas personas esquivan la actividad física. Entonces, ¿es posible adelgazar comiendo y sin acticidad física? Es posible adelgazar comiendo adecuadamente. Además, es más saludable y efectivo a largo plazo que recurrir a dietas milagrosas o a pastillas mágicas.

En este artículo te damos consejos que te van a ayudar a perder peso sin dejar de comer, es decir aprender a comer de una manera más inteligente. Sin embargo, esto debe ser acopañado de actividad física. No solo para adelagzar sino por una cuestión de salud.

Formas de adelgazar sin privarse de la comida

Remedios para adelgazar bien

De nada sirve perder peso si no lo hacemos con sentido común y teniendo en cuenta nuestra salud. Por eso en este artículo compartimos consejos para adelgazar comiendo de manera inteligente. De este modo, también el sistema digestivo y la salud en general se benefician.

Lee también: Bebida de alcachofas y pomelo para adelgazar

Beber agua antes de comer

Beber un vaso de agua media hora antes de la comida activa nuestro sistema digestivo y nos da sensación de saciedad, lo cual nos ayuda a comer con más lentitud y menos ansias.

Este sencillo remedio hace que uno se sienta satisfecho comiendo menos. Además, que no sufra por tener que dejar de comer cuando, en otras circunstancias, hubiese continuado comiendo.

Masticar más

Masticar más

Lo hemos oído en numerosas ocasiones y, sin embargo, cuando estamos en la mesa nos olvidamos. Debemos masticar más la comida, hasta casi poder beberla. No solamente porque es mucho más saludable para el aparato digestivo, sino porque de esa manera comeremos menos cantidad y asimilaremos mucho mejor los nutrientes.

Mezclar menos

Puede ser que comamos alimentos muy sanos. No obstante, si los combinamos de manera incorrecta, más allá de las calorías que tengan, pueden engordar más, ya que el estómago tiene que trabajar más para digerirlos.

Algunas de las mezclas más inconvenientes son las siguientes:

  • Frutas en la comida, en especial las dulces y las cítricas. La manzana y la pera sí que se pueden comer.
  • La leche con otros alimentos.
  • La carne con el pescado.

Intenta hacer comidas más simples, combinando una parte vegetal, algo de carbohidratos (pasta, arroz, patata, etc.) y una ración de proteína (carne, pescado, legumbre, huevo).

Merendar los postres

Los postres suelen estropear una comida saludable ya que los comemos justo después de una comida completa. Dificultan la digestión y el cuerpo los almacena directamente como reservas.

Nuestra propuesta es sustituir el postre por una infusión y comérnoslo unas horas después, a media tarde, como merienda. Si es un postre con un alto contenido en grasa o azúcar, te sugerimos que lo acompañes de una manzana, ya que la fibra de esta fruta minimizará sus efectos dañinos.

Desayunar bien

Desayunar bien

Podemos desayunar temprano o a media mañana, pero no deberíamos saltarnos esta comida Las personas que no desayunan para perder peso quizás no se han dado cuenta que su organismo necesita esos nutrientes y que, si no los recibe por la mañana, los va a reclamar a lo largo del día.

Comer por la mañana engorda mucho menos que hacerlo por la tarde o la noche, un momento en el que ya casi no vamos a gastar energía. Además, nos permitirá cenar menos cantidad lo que, efectivamente, contribuye a perder peso.

Te recomendamos que desayunes cada día y, si es posible, que incluyas alimentos nutritivos y saciantes como la avena, los frutos secos, la fruta, el pan integral, etc.

También lee: 6 errores comunes que arruinan la calidad de tu desayuno

Añadir especias

Algunas especias culinarias deberían estar siempre a mano en la cocina, ya que además de tener propiedades medicinales y dar sabor a los platos, también son excelentes remedios para adelgazar. Esto se debe a que aumentan el metabolismo del cuerpo, lo cual permite quemar más calorías sin hacer ningún cambio en nuestra rutina.

Las especias que tienen esta virtud son el jengibre y la cayena. Las podemos usar en todo tipo de guisos, sopas, cremas, batidos, postres, infusiones, etc.

En resumen, para adelgazar debes generar hábitos saludables que no solo consisten en comer menos. Y, sin dudas, la actividad física sería un complemento ideal para adelgazar y para mantener tu salud general.