6 tips para cuidar de tus oídos

Este artículo ha sido verificado y aprobado por Gerardo Paganelli el 4 diciembre, 2018
Si tienes que exponerte a niveles de ruido muy elevados es conveniente que protejas tus oídos con tapones para evitar daños. Tampoco conviene sobrepasar el 60% del volumen en aparatos electrónicos

¿Cómo escuchas el mundo? El sonido del tráfico, la música, la voz de quienes te rodean… Nuestros oídos son una ventana al mundo que debemos saber cuidar y preservar.

Pero ¿lo haces de la manera correcta? ¿Qué cuidados sigues? ¿Cómo los tratas? No te preocupes, te damos unas pautas sencillas para que cuides de tu audición.

Recuerda cuidar de tus oídos

Solemos pasarlo por alto. Pensamos que el ir perdiendo la audición es solo un problema de las personas mayores. Algo que nos ocurrirá llegados los 70 o los 80.

Sin embargo, no es así. Y aún más, dependiendo de los hábitos que llevemos en el presente mantendremos su salud de cara al mañana.

En otras ocasiones, también nos acordamos de nuestros oídos cuando nos duelen, cuando tenemos molestias. Una higiene incorrecta o la falta de limpieza pueden ocasionarnos infecciones o incluso otitis.

Esto tan doloroso como peligroso si no se trata de la manera adecuada. Pero veamos ahora qué tips debemos tener en cuenta.

1. Cuidado con las nuevas tecnologías

Cuida tus oídos de las nuevas tecnologías

Hay que tenerlo en cuenta: El uso excesivo de reproductores portátiles de música digital, una vez sobrepasan los 85 decibelios, pueden generar riesgos muy serios en nuestros oídos.

Esto puede hacernos perder la audición poco a poco. Es decir, en unos años podríamos empezar a escuchar mucho menos de lo que pensamos.

El mayor riesgo lo tienen sin duda los más jóvenes, e incluso los niños.  Ellos están expuestos de manera constante a estas tecnologías, lo que les ocasiona una pérdida auditiva casi imperceptible.

¿Y sabes qué síntomas nos puede dar este fenómeno? Zumbidos en los oídos, escuchar sonidos constantes, dolores punzantes que aparecen de pronto, etc. Y, cómo no, perder agudeza auditiva.

2. Infecciones, gripes y resfriados

La gripe y el resfriado pueden afectar a los oídos

Debes tener especial cuidado cuando estés sufriendo gripes o resfriados. Es más probable que suframos una infección cuando atravesamos estos estados.

Una infección muy elevada puede ocasionarnos una pérdida de audición. No lo dudes, si sientes dolor en los oídos, tienes fiebre y te sientes mareado con una incómoda opresión, acude a tu médico para que te ofrezca tratamiento.

3. Aparatos sonoros

Aparatos sonoros, un peligro para los oídos

Casi nunca lo tenemos en cuenta. Puede que en ocasiones tengas encendida la televisión y que, a la vez, tengas los auriculares puestos.

Cuando exponemos nuestros oídos a múltiples estímulos sonoros estos padecen por la sobreexcitación. Esto, a largo plazo, va dañándolos de modo irreversible.

Y todavía dos consejos más:

  • Cuando tengas puesto tu Mp3 o cualquier otro aparato en tus oídos, nunca lo eleves más allá del 60%.
  • Tampoco los escuches más de hora y media. Sí, hora y media es lo que nos recomiendan los otorrinos, a pesar de que solemos tener por costumbre estar mucho más.

4. No introduzcas objetos extraños en tus oídos

o introduzcas objetos extraños en tus oídos

Es más frecuente de lo que pensamos. Muchas personas suelen introducirse horquillas, lápices u otros objetos con el fin de rascarse o de retirarse cera de los oídos. Es muy peligroso, podemos ocasionarnos lesiones muy graves dañando la membrana interior.

Incluso no se recomienda el uso de bastoncillos de algodón para limpiar nuestros oídos. Lo que suelen conseguir es arrastrar hasta el interior la cera, algo que puede ser también muy dañino para la salud de nuestros oídos.

5. Cuidado con la humedad

Cuidado con la humedad en los oídos

Cuando te des una ducha o cuando vayas a la piscina, recuerda ponerte unos pequeños tapones habilitado para ello. No es algo que practiquen muchas personas.

En ocasiones se nos olvida o no le damos importancia al hecho de que quede algo de agua en el interior de nuestros oídos. Pero es un riesgo que, a largo plazo, puede ocasionarnos infecciones u otitis. Así que recuerda: ¡Usa tapones!

6. A la hora de hablar por teléfono…

Cuida tus oídos al hablar por teléfono

Hay veces que estamos horas. Ocurre también con la gente más joven. Nos pasamos mucho tiempo con el auricular del celular en alguno de nuestros oídos.

¿Y qué ocurre cuando colgamos el teléfono al finalizar la conversación? Sentimos cierto adormecimiento en ese oído, como si nos zumbara. Es algo muy peligroso. Lo ideal es que vayas pasándolo de un oído al otro para no sobrecargarlo, descansando así nuestra mano.

Otro aspecto curioso es que solemos tener siempre predominancia por uno de los oídos, al igual que lo tenemos de la mano e incluso de los ojos. A la hora de hablar por teléfono casi siempre utilizaremos la misma oreja. Así que tenlo en cuenta y recuerda ir cambiarlo cada cierto tiempo.

Como ves, estos tips no son muy complicados de seguir ni de adaptar a nuestra vida diaria. Te aseguramos que seguir una higiene correcta y hacer un buen uso de los aparatos electrónicos será fundamental en tu salud auditiva.

No te olvides de pasar una revisión de vez en cuando con un especialista. Esto te permitirá mantener una salud adecuada de tus oídos.