6 tips para prevenir y tratar esguinces de tobillo

Para evitar posibles lesiones futuras en el tobillo es importante realizar una buena rehabilitación tras sufrir esguinces de tobillo.

Los esguinces de tobillo son un tipo de lesión bastante común. Los deportistas suelen padecerla más frecuentemente. Consiste en una distensión o desgarramiento de los ligamentos que sujetan los huesos del tobillo.

Los esguinces de tobillo mal curados pueden derivar en problemas como:

  • Dolor de tobillo cronificado
  • Inestabilidad crónica en el tobillo afectado
  • Artritis articular del tobillo
  • Lesiones que no mejoran y precisan de cirugía reconstructiva. Aunque es infrecuente.

Por ello es importante tener en cuenta algunos aspectos.

Consejos para prevenir esguinces de tobillo

Entrenamiento propioceptivo

Es un entrenamiento fundamental que busca fortalecer los ligamentos y prevenir la aparición de nuevos esguinces de tobillo. El entrenamiento propioceptivo es muy utilizado con deportistas.

Su función principal es preparar al tobillo para responder ante futuras lesiones. Generalmente se recomienda que sean supervisados por un/a fisioterapeuta para evitar agravar lesiones.

Visita este artículo: Cómo cuidar la salud de las rodillas, tobillos y muñecas

Equilibrio entre ambas piernas

Todas las personas suelen mantener una extremidad predominante. Esto provoca que la otra extremidad no se desarrolle como debería. Tener un tobillo más resistente que el otro supone un problema, ya que aumenta el riesgo de sufrir lesiones futuras.

Es necesario entrenar ambas piernas por igual, para prevenir los esguinces de tobillos. Asimismo, es fundamental un equilibrado desarrollo muscular, de ambas extremidades potenciando la musculatura y el buen estado de los ligamentos.

Entrenamiento muscular

Un adecuado entrenamiento muscular reforzará de forma óptima la zona del tobillo. Esto ayudará a prevenir esguinces y demás lesiones. La musculatura que protege nuestros tobillos, cuando se haya en buenas condiciones, puede ayudarnos a prevenir los esguinces de tobillo.

Entrenar y potenciar la musculatura no solo implica intensidad de ejercicio, sino también actividades de equilibrio y coordinación.

Eliminar el miedo

Tras un esguince de tobillo, muchas personas sienten miedo de que la lesión se repita. Esto genera algunas limitaciones de origen mental, tanto en la postura como al realizar ciertas actividades.

Para que el tobillo afectado sane adecuadamente es necesario también que se equilibre con el otro, de forma que no sufra atrofia muscular. Esto podría provocar que aparezcan recidivas del esguince.

Un buen tratamiento recuperador ayuda a movilizar adecuadamente el tobillo. De esta forma la persona perderá el miedo ante una futura lesión. Por ello, tras el tiempo de reposo aconsejado por el/la fisioterapeuta, es fundamental que el tobillo reciba los estímulos adecuados.

Lee también: Remedios caseros para tratar los pies y tobillos hinchados

En cuanto al tratamiento

Primer abordaje de los esguinces de tobillo

Cuando sufrimos esguinces de tobillo es esencial seguir unas sencillos indicaciones:

  • Reposa. Sobrecargar la zona lesionada puede resultar doloroso y dificultar su recuperación.
  • Aplica hielo. Emplea compresas de hielo o coloca el tobillo dentro del agua helada por periodos de 15 segundos cada dos o tres horas. Siempre teniendo en cuenta el umbral de resistencia de cada persona.
  • Coloca una venda compresora. La compresión de la zona puede ayudar a disminuir la hinchazón. No la ajustes de forma que comprometa la circulación sanguínea y retírala cuando te dispongas a dormir.
  • Eleva el tobillo. Colocar la zona por encima del nivel del corazón puede ayudarnos con la hinchazón, sobre todo al acostarnos.

Rehabilitación de los esguinces de tobillo

Sólo cuando se supere el periodo de reposo indicado por el/la médico que nos supervisa podremos plantearnos iniciar la rehabilitación. De este modo, una vez reducida la inflamación de la zona afectada, se introducirán progresivamente ejercicios de movilidad.

La fisioterapia de rehabilitación buscará que recuperemos la movilidad completa, así como la fuerza, la estabilidad y flexibilidad del tobillo afectado. Será el propio profesional quien nos guíe durante el proceso, atendiendo a la gravedad de la lesión y nuestras características individuales.

  • Vanmeerhaeghe, A. F., Tutusaus, L. C., de Antolín Ruiz, P., & i Ortigosa, N. M. (2008). Efectos de un entrenamiento propioceptivo sobre la extremidad inferior en jóvenes deportistas jugadores de voleibol. Apunts. Medicina de l'Esport43(157), 5-13.
  • Urrialde, J. M., Núñez, S. P., & del Olmo, A. B. (2006). Inestabilidad crónica de tobillo en deportistas. Prevención y actuación fisioterápica. Revista Iberoamericana de Fisioterapia y Kinesiología9(2), 57-67.
  • Cruz-Díaz, D. (2013). Inestabilidad crónica de tobillo: tratamiento mediante movilizaciones articulares y un programa de entrenamiento propioceptivo. Validación de la versión española del cuestionario" Cumberland Ankle Instability Tool".